30 de junio de 2012

Un cuadro de Munch y una foto del Pedalista


Hoy hemos visitado la exposición de Edvard Munch en la Tate Modern, y me he quedado con este cuadro: "Trabajadores de camino a casa", de 1915. Dicen que sus figuras estáticas de sus pinturas en las décadas 1880-90, cambian para mostrar a gente en movimiento, como esta fila de hormigas humanas, que caminan hacia el observador. El poder de la imagen es tremendo.




Para quien conozca Londinium, hemos seguido el camino a la orilla del río, por el South Bank, hacia el metro en Waterloo. Y ahí estaba esta foto, esperando al Peda. 



18 comentarios:

  1. Desde que se creó la Sociedad del Espectáculo, no por casualidad sino por una necesidad imperiosa de la persistencia de la hegemonía, la instauración más necesaria era la de El Olvido. Sin olvido, no hay dominación persistente que valga.

    Mi memoria infantil es precisa. Gracias a eso, recuerdo las discusiones en las escasas comidas familiares entre mi hermano mayor, 15 años más que yo, y mi padre. No digo que las “entendiera” (teniendo en cuenta que mi padre murió a los pocos días de cumplir yo 11 años): digo que las recuerdo. Desde el Desastre del Anual hasta aquel presente, lo recordaban todo; y todo dato histórico les servía para apuntalar sus opiniones. Yo oía las palabras, aprendía, trazaba algunos hilvanes, pero no sabía de qué estaban hablando.

    Ahora lo suyo es “olvidar”. Una red de Circos Que No Cesan suministra el material para la memoria cercana y media, con payasos, trapecistas del hambre y hasta ridículos domadores: o sea, Telecinco como ejemplo a reflejar. Y fuera de la red de circos banales, los grandes personajes son los Payasos de la política: la pareja del tonto y el listo. Así, cada uno de nosotros, según nuestra tendencia natural, odiamos a uno (que para nosotros es el Tonto) y por eliminación hacemos que apoyamos al otro (que para nosotros pasa a ser el Listo). Somos felices. Pero lo que digan, no importa. ¿Recordar lo que dijeron antes de las últimas elecciones? ¡Qué barbaridad, hombre! Ni siquiera lo que han dicho la semana pasada cuenta. Ni siquiera lo que digan hoy: ¡porque sabemos que es mentira, que forma parte del juego espectacular! Y como hemos olvidado lo de hace seis meses, seis años, sesenta años... no sabemos descifrar la mentira.

    El cuadro de Munch es un aldabonazo: no nos relata la mentira, sino la verdad del hombre. No tiene sentido, sin embargo, salvo para los que no practicamos el olvido. ¿Sabe el espectador que en aquellos años la jornada laboral, físicamente dura, era cercana a las 12 horas? Aunque nos parezca mentira, por razones demográficas nuestros bisabuelos, tatarabuelos, etc., pertenecían a ese grupo de trabajadores industriales. Pero por un ¡milagro! nosotros tenemos televisión de plasma, visitamos museos, tenemos estudios, coche y casa. Todo ha sido un milagro: nadie recuerda que lucharon de todos los modos posibles para que se produjera. Y como lo hemos “olvidado”, nos oponemos a cualquier lucha diciendo que “luchar” no sirve para nada. Claro que es más fácil hacerlo cuando no tienes nada que cuando crees que lo tienes casi todo y te da miedo a perderlo.

    Pero la humanidad, hace 3 años menos de 100 años, era así. Hombres derrotados, manchas difusas, que parecen estar volviendo a casa, con los hombros cargados, sin rostro discernible. Solo uno “da la cara”, iluminado, y mira al “fotógrafo”, es decir al pintor. Sabe que no están volviendo a casa, sino que están marchando hacia el futuro, para enviarnos un mensaje: “No olvidéis”. Y por eso da la cara, porque quiere ser recordado como un hombre, como uno de los nuestros. ¡pobre imbécil!

    Siempre, en todas las épocas, hay hombres así (incluyo a las mujeres, no es cosa de género): pobres imbéciles que conocen el pasado, se asustan con el presente y querrían cambiar el futuro. Pero lo primero que hacían los reyes era matar al mensajero.

    Me ha resultado duro, Di, desayunarme con este cuadro: la imagen de lo que fue, de todo lo que ganamos y de todo lo que perderemos. Abajo, la foto del Peda funciona como una precisión esa precisión cíclica. Parece un juego para turistas y niños (si pagas la entrada y te subes), ese ahora abajo, ahora arriba, volvemos a bajar. Pero es una representación velazqueña del Sistema. El subeybaja no se produce por “errores” (subsanables) del Sistema: es una representación del propio Sistema, fundamentado en ciclos: a veces nos engaña con el crecimiento perpetuo y, cuando estamos arriba, nos dice que “no es posible” crecer así. Por tanto, ¡hala, a bajar toca!

    ¡Espléndida combinación, la del cuadro y la foto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras NáN, estás sembrao un domingo por la mañana, mucho mejor que yo... Me gustan tus comentarios.

      Muy bien Fernando!! ;·)

      Eliminar
    2. Es que anoche solo bebí mezcal. Tuve la sabiduría de no combinarlo con güisquis, y eso se nota Diva. A saber qué combinaciones indeseables harías tú.

      Eliminar
    3. Ya lo dice el refrán, NáN: "Para todo mal, mezcal. Para todo bien...también" El comentario me ha gustado casi tanto como la entrada ¡cuadrazo!

      Eliminar
    4. Vaya, C.S., vamos sumando puntos de coincidencia y de Conocimiento General del Medio.

      Eliminar
  2. "Pobres imbéciles que conocen el pasado, se asustan con el presente y querrían cambiar el futuro".

    Cómo me ha gustado tu comentario, NaN! Ayer decidí no comentar, aparte de lo q me impactó este cuadro (colgado en la pared como es bastante grande, realmente sientes q van hacia ti/a por ti) precisam para q si a alguien se le ocurría pasar por aquí, pudieran ser libres de encontrar sus propios enlaces entre el cuadro y la foto.

    Tampoco dije q a Munch le influyó mucho el desarrollo del cine, y estos cuadros recuerdan a aquellas escenas en las q la gente salía corriendo en las salas cuando venía un tren y creían q se les venía encima.

    Mi reflexión vino al hilo de lo siguiente q le escuché a manolo delgado la semana pasada en un podcast. Hablaban de eurovegas, estaba jordi évole tras el artículo q publicó "eurovegas go home" en contra de esa monstruosidad, y delgado, estando de acuerdo, nos planteaba cómo madrid y barcelona y todas estas ciudades son ya eurovegas. Ciudades donde el trabajo, como el de estos hombres alienados del cuadro, ha sido expulsado (para alienar a otros hombres en asia) y han convertido a las ciudades en parques temáticos, plataformas turíticas para servir al visitante. A las senioras mayores del centro de barcelona se les ha expulsado para hacer nuevo hoteles con encanto, y qué nos queda a los habitantes? "Hacer de extras, de figurantes de nuestras propias ciudades, pasar por allí", decía delgado.

    El Londinium Eye (la noria) representa esto a lo bestia. Pero estamos muchos figurantes q podemos hacer una obra aparte, la cosa es sabernos encontrar...

    muxu dominguero

    di

    PS:Me voy a hacer de extra a un cumple al parque... HACE SOLLLLLLLLLLLL. Llevaré propaganda subversiva.. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reitero en mi comentario anterior, pero esta vez dedicando a ti querida y en lo referente a Delgado. Curioso ese mundo donde creyéndonos protagonistas, somos sólo figurantes.

      El cuadro pierde si no es al natural, pero es muy inspiring. El cielo rasgado del Peda en el ojo de la noria me gusta. Es un foto del aifon? Las que yo saco con el aifon siempre salen mal...

      Eliminar
    2. Diva, el otro día estuve en un curso donde se habló de "leaderhip" y "followership". Todos somos followers en algún punto, y tal vez líderes. Depende del contexto. Porej, en tu casa puedes ser líder de coladas, aunque luego en el trabajo no quieras liderar nada, o en la vida decidas ser un figurante pasivo versus uno activo.

      El programa del iphone se llama instagram... salen fotos muy chulas, prueba.

      muxusss

      di

      Eliminar
  3. Coincido totalmente con los primeros párrafos tan elocuentes, he mirado otra vez para ver si de verdad había leído bien tu nombre. Después ya no estoy de acuerdo. También antes las mujeres tenían 10 hijos y ahora ya no. Las cosas pasan por muchos motivos, no por uno solo y la lucha, es uno de ellos solamente. La mayor parte de la gente prefiere el dinero a la persona, de los de arriba y de los de abajo.

    ResponderEliminar
  4. Me refería a NáN

    ResponderEliminar
  5. No creo, Cour. En realidad hay mucha más gente buena de lo que parece. Sólo que esa corriente de bondad soterrada ni es evidente ni sale en los papeles. Si no fuera por la solidaridad oculta estaríamos a tiros por la calle con un 25% de paro y con dos millones de familias sin ningún ingreso. Es sorprendente lo que un pequeño acto de bondad y de conciencia puede hacer para cambiar las cosas: nosotros, por ejemplo, no estamos como esos obreros del cuadro gracias al sacrificio de los Santos mártires de la revuelta de Haymarket. Esta emocionante historia, para los que no la recordeis, aquí;
    http://es.wikipedia.org/wiki/Revuelta_de_Haymarket

    ResponderEliminar
  6. No hay nadie malo en el regazo de su madre, luego estoy harta de ver actuaciones que hielan el corazón, especialmente las que por una idea y por interés propio se olvidan del otro. No olvides que somos el resultado de los que sobrevivieron y que tenemos colmillos.

    Hay unos que ponen la sangre, otros que se revisten con los hechos en los que no tuvieron nada que ver y viven satisfechos y otros que ocupan los cargos y se lucran. Por honrar un comportamiento admirable no te haces bueno.

    Para poner un poco de humor, ver dispute, visto el panorama, me encantó que se hundiera.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Ferdinandea

    Ese es el hombre para mí. Me alegra que hayas y estés en un momento con mejor gente.

    ResponderEliminar
  7. Si no he entendido mal, Cou, estás contra los que ocupan cargos y se lucran, pero no contra los que lucharon ni contra los que luchan ahora mismo. ¡Bienvenida al club! Nos vemos en las calles y en la barricadas.

    ResponderEliminar
  8. "Si no he entendido mal, Cou, estás contra los que ocupan cargos y se lucran" a costa de sangre ajena... qué bonito considerarse descendiente de algo heroico y que eso sirva para no tener que enjuiciar lo que pasa hoy y con los que hoy están en el poder. Yo considero que la acción siempre es personal. El chico de la consuelo me cazó totalmente.

    Me han encantado los tres primeros párrafos de tu primera entrada. Después ya haces un vestido que no le va bien al santo ;-)

    No creo en la violencia. Si actúo imponiendo poder, mal, como el otro, cual es la diferencia entre los dos. Que mis ideas son mejores y yo..., eso es justificarse y el otro lo hará también.

    ResponderEliminar
  9. No, si no estoy dando ideas: lo que digo es que si la primera vez te gustó, es porque "parecía" que aceptabas la lucha (de hace un siglo), pero luego te las arreglas para negar la posibilidad de lucha de hoy.

    Bastaba con que dijeras que "había entendido mal", que ni hace un siglo ni hoy ni nunca: que por lo que a ti respecta se quede todo, siempre, como está.

    Ya me extrañaba a mí que estuviéramos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  10. NáN, lamento haberte decepcionado. Lucha puede utilizarse en muchos sentidos, algunos muy malos, si lo utilizas como resistencia pasiva, sí. Gandhi doblegó con ella a los ingleses pero no pudo con los suyos. En la India no funciónó, y los musulmanes e hindúes se masacraron y se segregó Pakistan y todavía están en guerra y odiándose.
    La violencia crea más problemas de los que resuelve, siempre, a menos que aniquiles al otro, lo borres de la faz de la tierra. (Toda acción tiene reacción, y una escalada de violencia es más que una metáfora). Creo de Gandhi: Sé el cambio que quieres ver en el mundo.

    C.S. tienes toda la razón. Es que el tema que llevo ahora me supera y tengo los mis miedos desatados.

    ResponderEliminar
  11. Siempre respeto si uno da conscientemente la vida por los demás, que tenga ideas acertadas o equivocadas, es menos importante. El hecho es el hecho.

    ResponderEliminar
  12. Hola, muchas gracias a los tres. Esto ya lo he dicho otras veces pero solo repetir que no solo es violencia quemar un contenedor o dar una paliza. Hay contratos, sueldos, condiciones violentas.

    Sobre lo de ponerse estrellitas por luchas pasadas, no lo veo así. Tambien he explicado en otros divagues mi posición de gratitud, admiración y esperanza de poder haber sido una de ell@s si hubiera estado allí (desde las sufragistas hasta los de Haymarket q nos recuerda CS). La acción es personal, pero ha de sumarse a otras muchas acciones personales para mover algo.

    Estoy con CS: no son mayoría los de los colmillos. O lo quiero creer. Tb hemos hablado mucho en este blog de lo q parece q crea/alimenta los colmillos. Yo trabajo intentando ayudar a q no los desarrollen, y en grupo debemos trabajar para q los q los tienen, dejen de ganar.

    os mando besos

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.