29 de noviembre de 2011

Di Cristina Barcelona

El otro día escuché una entrevista a Woody Allen en la que contaba que le encantaban las grandes ciudades, llenas de gente, bullicio, vibración cultura. El jueves a mediodía, desde el taxi que nos llevó a mi colega Cristina (nombre falso, exigencias del divague) y a mí al centro de la ciudad, me sentí como las protagonistas de "Vicky Cristina Barcelona" (Allen, 2008) , colgada una vez más de las fachadas modernistas de las calles de la condal.


Al salir del aeropuerto, la primera imagen de Barcelona son siempre las palmeras. Esto significa, sin excepción vacaciones y cierto exotismo: vuelvo a la península, ese lugar que, desde hace 14 años, está asociado a cosas buenas. Luego la hilera de taxis negros y amarillos, y la conversación con la taxista mientras nos lleva hacia El Raval, donde se celebrara el congreso en los dos días siguientes. Le voy señalando a Cristina, que solo ha estado en Barna un par de veces, la esquina tal, o la balconada cual. Creo que puede notar mi emoción-la belleza de Barcelona me exalta-y me pregunta porqué no vuelvo a vivir aquí. Y supongo que, sin perder un minuto de lo que pasa por la calle le intento resumir que mi problema es que me faltan vidas: una para comerme Londinium, otra para que me devore Buenos Aires, una para perderme en La Paz, otra para encontrarme en Barcelona, una para navegar en el DF, otra para ir a la deriva en Madrid.



El congreso, bien. Intenso, lleno de gente interesante de todo el mundo: China, Finlandia, Argentina, India, Italia, Estados Unidos, México. Mucha comida, riquísima, en todo momento. Conversaciones, debates, mesas redondas, charlas. "Ustedes, los ingleses, siempre lo hacen todo muy limpio y estructurado", me dijeron en una pausa de café (no había té, terrible, a mi no me gusta el café) y galletas (las galletas sí). Lo tomé como un cumplido, quien sabe. Muchos parabéms, más obvios.



Ensalada mixta, pescado con berenjenas, el postre a elegir helado-bizcocho-arroz con leche. No hay crema catalana, ni fruta del tiempo. "Qui té por de Virginia Woolf?", en nuestra misma calle. La mirada de una africana. El gato de Botero, Cristina hace fotos, y algo en una terraza, solo con americana. Mucha gente por las Ramblas, qué hay en el Liceo, la casa de los paraguas, Cristina compra una peonza luminosa que se tira al cielo. Una garrafa de agua, la del grifo es potable, pero mejor no. Cierta desesperanza: "no sé a dónde vamos a llegar". Oigo catalán en los que pasan, que para mí es La Yaya. Butifarra en lugar de txistorra. Pan tumaca. Nadie ha votado al PP: los entrelíneas de las conferencias, los comentarios abiertos de los taxistas, las discusiones políticas con mis amigos de Barna. Vamos al Quimet Quimet la noche del sábado a tomar unos pintxos: Cristina está muy interesada en saber qué son las tapas. Acabamos en el Marsella, el antro de la Absenta. Imposible no recordar al mezcal, aquella otra noche en aquella otra ciudad (guiño). El Raval multicolor podría ser Brixton. Los colmados de toda la vida son pakistaníes y abren mil horas, en aras de "la libertad".



Woody, no me gustó la peli, quiero un guión como el de "Manhattan" para una ciudad como mi Barcelona, pero te redime la foto de la carátula que incluyo. Ni Di ni Cristina se encontraron con Javier Bardem en un restaurante de lujo ofreciendo llevarnos a Oviedo en su avioneta a "beber vino y hacer el amor".



Bobo, Woody: no sabes que en castellano a esto último se le llama Follar.



9 comentarios:

  1. REgreso yo hoy de un curso de un día en la ciudad condal.... Casualidades....

    Quimet & Quimet con Juana...una noche que no puedo/debo olvidar. Genial cerveza, mejores pinchos!!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, los ingleses lo hacéis todo muy limpio y estructurado. Y además, sois muy pulcros: basta con pensar en el abuelito de Paul en "A Hard day's night". Hasta los punkies son pulcros.

    Has salido muy guapa con el pelo teñido de rubio. Seguramente, la parte masculina que te oyó la presentación no se enteró ni del peo; pero eso es otra cuestión. Ya se leerán las Actas cuando se publiquen.

    La absenta es dura, amiga mía; a mí me hunde. Nada que ver con la suavidad expansiva del mezcal.

    Tienes que ir a más congresos, para que Peda y Mini establezcan una relación permisiva y festiva cuando te ausentes. Y de paso, te aireas.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como describes la ciudad condal....supongo que esa visión te la da la distancia...los que estamos aquí no la apreciamos de esa manera. Gracias por la inspiración.

    ResponderEliminar
  4. Hola a tod@s, enmedio de un día de Industrial Action de los servicios públicos en el UK. Creo q me va a dar para un divague...;)

    DIVA, me vas esquivando!! AGAIN!!!! NO se quien es Juana, pero saludos para ella. Seguro q estas xmas me vuelves a dar esquinazo. Eres Lo Peor.

    NAN, mira, una observación asi contracultural.. los espanioles (por no hablar de los franceses) cuando presnetais sois unos seniores muy seriotes. Los ingleses, casi ineludiblemente comenzamos las charlas ocn una broma, autodeprecatoria, claro. Los franceses son los maestros del tomarse a si mismo muy en serio (earnest al maximum). Creo q e suna de las razones por las q me costaría irme de aqui.

    Jo, no me pongas de Johannson, prefiero ser Pe, y eso q su papel en la peli de Allen (trastorno perosnalidad límite) no me gustó.. ahora todos los ingleses creen q todas las espanis somos así, al borde de un ataque de nervios.

    Queremos más mezcal. Y tequila.

    VALLE, qué sorpresa, vives en Barna! Creo q tal vez tengas razón, tienes un día q pasearte como si fueras nueva y te quedarás impresionada. Yo para ir al trabajo a veces cojo un tren desde el q veo parte d elos "sights" de Londinium (London Eye, Westminster Abbey, Big Ben, y todos los rascas q estan construyendo, incluído el enorme Shard), y sigo pensando "Q suerte tengo de vivir aquí". Ahora s elo ensenio a Mini y le hago enumerar. Por cierto, hoy ene l bus he ocnocido a una pareja de vitoria q se volvían ya y me decían q les ha gustado pero q "muycha gente, bullicio, caos". Y yo: "sí, si, sí, más, más , más!!""

    muchos muxus

    di

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo va la jaranilla por el Reino Hundido? Si tanta carita de liberal angélico no auguraba nada bueno.

    Oyes, que por Pe varias veces he roto la botella de cerveza en la barra y he salido a la calle sujetándola por el gollete a batirme a segunda sangre. Pero en esa foto Escarlatina está muy bien.

    ResponderEliminar
  6. Nan, Reino Hundido esta "not waving but drowning" como dice el poema. Os cuento mi dia de huelga con pegatinas sin ir a la huelga esta noche. Recortes recortes recortes cuando antes el discurso era education education education. Pobre Perfida Albion.

    Vale, pues hare de escarlatina en "lost in translation", q me gusta esa peli. Sabes q tuve una etapa de rubiavetusta? Era algo asi como Milady: malefica disfrazada de rubia virginal.

    Te muxu

    ResponderEliminar
  7. Espero, en una de esas vidas para paises, le dediques una, o media nomàs, esto es chico, a Montevideo, Repùblica Oriental del Uruguay, cerquita de tu Buenos Aires. :)

    ResponderEliminar
  8. Fiorella, ya estuve en Montevideo hace mucho, 2004.. me encantó! Qué guapa es la gente.... y qué rico el chiropán en aquel mercado...

    y el edificio futurista tipo blade-runner.. si lo buscas lo he colgado en algún punto del divlog

    besos

    di

    ResponderEliminar
  9. Ah,pero bueno, si llegan a volver por acá se comen un asado como se debe y no solo un choripan, que una tiene parrillero en la casa y es buena asadora,ejem...ejem..:). Ni idea como encontrar esa foto en tu blog. Hay muchos edificios de estilo decò por acà, mucho decadente, que me encantan. Te dejé respuesta en el mail.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.