24 de febrero de 2010

Crisis, sartenes y madres enfadadas

Prometía ser un día tranquilo, organizado y con cierto atractivo de remate de rebajas.

Tenía reunión en la ciudad y quizá me sobraban un par de horas para mi solita. Aún afectada por la fiebre del sábado noche, decido pasar de coger el coche e irme en AVE: relax, libro, café, paz, pipí… No sé que tiene el tren que siempre me ha gustado. Me parece el mejor modo de viajar, sin duda.

Por la mañana, más prisas de las normales para no perder el tren, polluela que vomita desayuno, pollito que le mete puñetazo, yo jurando en arameo, me enfado, nervios… Aún así logro el objetivo de ser puntual, los dejo en el cole y parto para la estación. De camino, hago stop en una farmacia, que me den algo para el pecho porque no respiro bien. Me drogo y continúo mi camino. Subo al tren y por fin, PAZ: esa gran desconocida.

Llego a la ciudad. Reunión monotema: Mierda de ventas, puta crisis, no aguantamos, yo no se hacerlo mejor, bla, bla, bla…. Me repatea la gente que dice las cosas por decir y que no aporta ninguna solución. No hay tantos caminos, ni tantas verdades, ni tantas formas de poder hacer las cosas bien. Hay quién por meter baza y asegurarse una intervención dice cosas del tipo: Hemos de encontrar el modo de aumentar las ventas. Ese sí es un gurú. No necesitamos problemas, sino soluciones.

Otros para que vean que están al día dicen lindezas tipo: podemos hacer publicidad en las redes sociales, es que eso del facebook es la pera, me lo enseñó mi hija el otro día y… Pero que tendrán que ver las redes sociales con nosotros. Hoy nada desde luego.

Otro apunta emocionado: si no, podemos vender por Internet y ofrecer descuentos a las comunidades de vecinos. Eso y a las asociaciones de notarios y también vender cocacolas y aceite y regalar patatas fritas y de paso sacamos a pasear al perro… Pero, ¿hay alguien que toque al suelo? La gente se grilla, no concreta, elude la cuestión, divaga mucho a mi pesar. No lo soporto. Hay veces que parece un diálogo para besugos.

Me duele el pecho de tanto toser. Intento poner cordura: tenemos 1 bala solamente y hay que hacer diana. No podemos permitirnos fallar así que vamos a concentrarnos en un tema y dejamos lo de las cocacolas y el facebook para cuando seamos ricos. Así acaba la reunión. Si llevara yo la voz cantante duraría 1 hora, como no la llevo dura 4 horas. Vamos a comer, a ver si con la tripa llena se ve mejor lo de la crisis. Banalidades, generalidades y frugalidades nos acompañan en la comida.

A las 17:00 me voy con excusa. Tiempo para mi solita. Necesito pantalones. Los encuentro. Perfecto. Visito el templo del consumismo y me agencio 4 sartenes de oferta y 4 platos especiales para las cenas de los churumbeles. Pienso: que poco glamour Diva…

A las 20:00 estoy de nuevo en el AVE, con mis bolsas del Corte de REBAJAS conteniendo platos y sartenes. ¡Cómo pesan y qué ruido hacen! Estoy cansada. Me felicito por haber ido en tren y no tener que conducir, aunque pienso si realmente podría haberme agenciado las sartenes otro día. ¡¡Vaya cante!! No puedo evitar acordarme de Martirio y versiono: Con mi portátil y mis sartenes, arreglá pero informal.


Llego a casa. Respiro fatal. Los pollitos han plasmado su arte en la pared de sus respectivas habitaciones. Me enfado. Les grito. Lloran. Se los hago borrar con la goma. Se enfadan. Están cansados. Amenazas. Decimos cosas que no queremos, que no sentimos y que no deberíamos. Es muy difícil esto de educar. Me enojo. Se duermen.

Me culpo: para dos momentos que me ven en el día, se encuentran siempre una madre enfadada.

13 comentarios:

  1. Hello Diva.
    ¡Cuánto te entiendo!
    Me explico.En primer lugar: "los gurús" Organizan reuniones para explicarnos en 2 horas lo que todos sabemos en cinco minutos. Pero tienen que justificar su sueldo y sus pocos logros, ¡así que a por los de abajo! Eso sí, ante la crisis, toca apretar el cinturón de los demás.
    En segundo lugar, los de las ideas "geniales". ¿En qué mundo viven? Hay algunos que se creen Bill Gates o Steve Jobs pero que no han tenido la suerte de nacer en Sillicon Valley.
    En tercer lugar: "tiempo para mi, paz" En fin, palabras muy bonitas que debieron existir alguna vez antes de que todos tuviéramos la "gran idea" de tener polluelos.
    En cuarto, y último lugar, tu última afirmación sobre "para dos momentos del día que me ven..". No te martirices, ellos te siguen queriendo igual porque, gracias a Dios, no piensan como un adulto y para ellos hay cosas mucho más importantes. Además, en cuatro días ellos estarán pensando lo mismo que tu sobre sus polluelos.
    En fin, que ánimo y ¡a por ellos que son pocos y cobardes!
    Buen día.
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Joder, Diva, parece mentira el dinero que tus padres invirtieron en tu educación. Tenías que haber soltado a voz en grito lo de "¡¡TODA CRISIS ES UNA OPORTUNIDAD!!"

    ResponderEliminar
  3. Mi fiel OH.

    Es que me repatea la gente que no dice nada y sólo apunta generalidades a las que es imposible oponerse: subiremos ventas, aumentaremos beneficios, venderemos más, pagaremos más, nos querremos todos, cederemos el paso a los ancianitos, bla, bla, bla... porque como no concretan nada, qué vas a decir.

    En cuanto a lo de los polluelos, mi hermana me dijo una vez que, con los hijos se tiene como una cuenta correinte afectiva. Hay ingresos y cargos, pero lo importante es que el saldo sea positivo. Cuantos menos cargos mejor, como siempre, ja,ja,ja...

    Ayer tocó cargo...

    ResponderEliminar
  4. Y después de gritar eso, me hubieran quedado dos alternativas: hacerme el harakiri en público o desnudarme y empezar a correr por la sala de reuniones. Ninguna de las dos atrayentes a mi parecer.

    Y eso que desnuda gano, eh?

    ResponderEliminar
  5. Ese cargo de conciencia que te entra después de reñir a tus pollatres es jodido..., pero en el fragor de la batalla algo hay que hacer... alguno de los padrescolegas de hoy en día habría maldecido por lo bajini pero a los artistas les habría tenido que decir que su mural en la pared era estupendo, que qué arte, y que únicamente si no les importaría la próxima vez hacerlo con el lápiz en lugar de con el rotulador, y habrían puesto a su disposición una espectacular caja metálica de 65 lapiceros multicromáticos para que la pseudobronca no les afecte de modo traumático en el futuro, y finalmente llamarían al psicoterapeuta más cercano para preguntar , una vez más, si están haciendo lo correcto.

    ResponderEliminar
  6. Ababol, ¿dónde dices que se pueden comprar esas cajas de lápices de 65? pseudoculpables?

    ResponderEliminar
  7. Bueno, lo de enfadarse forma parte del duro juego de educar y de marcar los límites, lo de gritar es para echar lo malo fuera que si no dentro se pudre, otras veces es un efecto teatral muy socorrido. Luego están los ratos de besitos robados, y fiebres con cama compartida ... Esperemos que eso sea lo que recuerden.

    ResponderEliminar
  8. Ayer Amanita, fue una haka en toda regla: ojos desorbitados, lengua fuera, caras amenazantes...

    Hoy creo que aún me quieren...

    ResponderEliminar
  9. Diva-misma aversion a las reuniones. En mi gremio son letales. A muchos les gustan (a los q hablan en ellas sin fin, todo sea por no currar). Yo las haria de 10 minutos: problemas pin-pin-pin. accciones: pan-pan-pan.

    ResponderEliminar
  10. En algunas quedaría bien lo del pin-pan-pun. FUEGO!!!

    ResponderEliminar
  11. Oh que ilusión!!!! ¡¡¡¡tu empresa también es imbécil!!!! No estoy sólo...

    ResponderEliminar
  12. Gonzalo,

    Podriamos intercambiar cromos una temporada...

    ResponderEliminar
  13. Good morning Diva:
    ¡buenísimo lo de los hijos y la cuenta corriente afectiva!
    Me lo apunto.
    Bye

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.