26 de agosto de 2019

De mamuts, óperas y vuelos internos (SA15)

Lunes, 26.08.19- De Addo a Port Elizabeth a Ciudad del Cabo (SA15)
Monito que viene a visitarnos a la cabaña
Esta noche no ha habido murciélago: no sabemos qué habrán hecho los limpiadores, pero claramente envolvía al ventilador de aspas del techo, porque se lo dejan encendido. Cuando llegamos la noche anterior no había manera de apagarlo, y nos enfrentamos por un rato a una noche con la esquizofrenia del radiador y el ventilador a todo trapo a la vez. Imagino una de las noches más frías de mi vida, ríete de la Laguna Colorada, pero al final, mis compas logran lo que no consiguieron con batman. Así que la noche pasa sin incidencias y a la mañana nos hemos de lanzar de nuevo (yawn) a la busca del animal exótico. 



No aburriré con los bichos que vemos y fotografiamos hasta la saciedad, porque ya lo hice ayer. Lo único para contar es el susto del mamut. Salimos por uno de los desvíos de la carretera, a un camino menor y cuando estamos en una curva (luego no vemos el horizonte) sale el mayor elefante del mundo, caminando a bastante velocidad hacia nosotros. Estooo... de qué va? Las amables imágenes de ayer quedan eclipsadas por comentarios de gente tipo "son muy malos los elefantes". Nos metemos con el coche hacia un ladito, y subimos las ventanillas: yo no sé si nos va a embestir, pero la verdad, sería algo mucho más glamuroso que reportar al seguro que la verdad, "se nos cerró una puerta encima". Me veo en la devolución del coche: "esta raya es el colmillo del mamut, este bollo la trompa dando al techo, esta cicatriz en mi mejilla, resultado de mi lucha hasta que conseguí reducirlo..." En fin, que el tío pasa como si nada a nuestro lado, muy cerca, y entonces vemos a otros cuantos, menores, siguiéndole. Oh, no me hablen, así es la jungla. 


Mamut viene hacia nosotros

Mamut duda

Mamut pasa

Salimos ya al final de la mañana porque según el mapa, el parque se extiende también por la costa, y hay una zona llamada "Colchester" donde podremos pasar un rato en la playa. Pero al salir nos anuncian que no está abierto, así que no nos queda otra que ir a Port Elizabeth, a pasar el resto de la tarde. La profe de Mini (mastermind de este viaje) ya había dicho que "PE no merece la pena"  realmente es otro de esos lugares que refuerza la idea de "Sudáfrica parece siempre las afueras" que dice Mo. Yo creo que los países pobres ("en vías de desarrollo", eufemismo donde los haya, yo me pregunto si no estamos nosotros "en vías de desastre") siempre parecen las afueras. Sudafrica es un país pobre donde hay una minoría de ricos, que casualmente son blancos, y que viven detrás de alambres de espinos. El resto, como en Marrueco, India y Brasil, son "las afueras".


Ejemplo comercios con encanto- Port Elizabeth
Aparcamos con cierta ansiedad porque está la calle desierta, aparte de un hombre uniformado que duerme la siesta sobre el césped del Museo de Arte Nelson Mandela. Bajamos hacia el centro, que tiene atracciones tipo "la ópera", y una se pregunta cuándo la imagen se va a plegar, como en "Inception", y aparecer otra realidad de la que estamos. Porque en esta calle es creo la primera vez que paso algo de miedo en Sudáfrica: locales cerrados, grupos de hombres que claramente no tienen nada que hacer en las esquinas, tiendas de esas sin género en los estantes. 

Por fin llegamos a una plaza-parque, la Donkin Square, con su faro, silueta de Nelson, y de gente que va a votar en las elecciones de 1994. Mucho viento. 


Donkin Sq


Bajamos hacia el mar, y hay una plaza llamada Market Square, con una estatua de la Reina Victoria, con eso lo digo todo. De vuelta al coche pasamos por "la ópera": aquí lo único que puedo añadir es, si pudiera, el emoji de uno al que le explota la cabeza.



En el aeropuerto tenemos que devolver el coche, y a la preocupación de siempre sobre medidas y peso de equipaje (en los vuelos internos operan distintas reglas que en los internacionales) hay que añadir la de devolver el coche con el tema del elefante. Afortunadamente no se lo toman personal, como aquella vez que yo rayé un coche de alquiler nada más llegar al UK por el típico error de conductor continental de pegarnos demasiado al lado derecho. Aquí simplemente toman los datos, y además son majos y nos imprimen la tarjeta de embarque. Del vuelo a Ciudad del Cabo qué puedo decir: que hacía tiempo que no volaba interno y es una gozada en comparación con las molestias de los vuelos internacionales (aún tengo flashbacks de la pesadez extrema de revisión de pasaporte en Marruecos). Mientras escribo esto, ya bien entrado Octubre, y con la amenaza del Brexit ahí en Halloween, se me cae el alma a los pies.


Vuelo Port Elizabeth-Cape Town

Como volamos mañana a mediodía, esta noche dormimos en el hotel del aeropuerto, así que antes de salir, por lo que pueda pasar, comemos una pizza. En la furgoneta que nos lleva de la terminal al hotel vamos con "la extraña familia", que al día siguiente cogerán nuestro mismo vuelo, hasta Doha. La madre es una señora negra muy alta y obesa. El padre, un blanco delgado y pequeño, con una gorra hacia atrás, así como el "Príncipe de Bel Air". Y llevan dos niños, cuyo fenotipo aún no aclara qué broma les depara la genética. Su equipaje es monstruoso.  Al llegar al hotel, agradable sorpresa porque ni de lejos podía imaginar lo chulo que es. Hotel Verde, se llama, porque todo en él es ecológico y sostenible. Y sin murciélago. Me estaré aburguesando?










4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantan tus crónicas, y las espero tras cada viaje, aunque no comente ;)
Mila esker!
Nati

Di Vagando dijo...

Ohhh NATI, muchas gracias! De verdad: no te imaginas la ilusión q me hacen estos mensajes... primero pq siempre pienso q nadie aparte de los q comentan leen, pero sobre todo porque me lo paso muy bien escribiéndolos y saber q hay gente ahí afuera con quien hacen "click" es muy especial.

Ya solo me queda un día, q realmente no es nada, solo los vuelos de vuelta... y no veo vacaciones en el horizonte, así q en muchos meses no habrá más crónicas. Pero allá por primavera... volveré con más, seguro. :)

Muxus

di

molinos dijo...

Ya me he puesto al día. El finde he estado en Almendralejo en una fiesta. Mi vida es un descojone de planes extraños. No he visto elefantes ni kudus pero sí muchísimas ovejas, caballos y vacas, siempre desde el coche... o sea casi como Sudáfrica pero sin afueras porque eran todo encinas. Ahora que lo pienso Extremadura se da un aire a sabana africana.

Ah, casi lo olvido, no he comido frutti di mari pero sí un jamón extremeño espectacular.

Di Vagando dijo...

Me encantan las ovejas, caballos y vacas.. y me parto con "desde el coche" :):)... un safari por la Ejpania profunda.

Bueno, perdona, si hablamos de jamón ... eso es q está en otra liga... mmmm

besis

di