14 de abril de 2012

Un poquito de por favor!

Que nos jugamos mucho. Que el turismo es de lo poco que nos queda funcionando en este país. No os dais cuenta que hasta el Banderas viene desde Los Angeles a vestirse de Nazareno, de forma seria, formal, casi piadosa me atrevería a decir. No hace un musical de su paso por la procesión malagueña. Al revés. El tío se lo toma en serio.

A eso es a lo que estamos acostumbrados y eso es lo que la gente quiere ver: saetas, capirotes, tambores,  lágrimas, flagelaciones y demás rituales. Pero... ¿esto?, ¿a quién se le ha ocurrido la idea? Recuerdo una vez en el país de mi cobloguera que asistiendo al cambio de la guardia en el Palacio de Buckingham, la banda que acompañaba la ceremonia dejó de tocar ritmos marciales y comenzó a interpretar el sensacional tema de Henry Mancini "The Pink Panther". Ni que decir tiene que nos fuimos en el acto. Defraudados. Nada más impropio para un cambio de guardia. Pues lo mismo. Que sí, que vaaale, Jesús ha resucitado y todo cristiano tiene que estar contento. Digo yo que se puede demostrar la alegría de muchas formas. Por poner un ejemplo, el Aleluya de Haendel. Ahí lo tienes: un tema clásico pero resultón. Una apuesta segura para Semana Santa y que además no resulta tan... tan... ¿impropia? ¿chotuna? ¿bizarre?. No sé lo que pensaréis divagantes, pero a mi no me cuadra en absoluto eso de ver desfilar una procesión con la canción del verano. Llamadme reaccionaria.


11 comentarios:

  1. Voy mirando procesiones, marchas, en distintas partes del mundo para ver qué es lo que se pone de manifiesto:
    En Brasil, la mujer, es la preside las carrozas, fecundidad, etc.
    En América, es energía, optimismo, las mujeres por supuesto enseñando la pierna, pero no hay una preponderancia, hay globos de personajes populares de ficción, el mercado?
    En la semana santa lo único con imagen real son las imágenes religiosas, se pone de manifiesto el triunfo de la muerte frente a la vida, una madre llorando y un hombre joven muerto, los encapirotados sin cara son como... almas? Cualquier intento de poner algo temporal ahí, canta, y no bien.

    ResponderEliminar
  2. Pero, Corageous, justamente era la procesión del resucitado, donde se supone que la vida triunfa sobre la muerte. Creo que es justo al revés.

    Si los de las orquestas están contentos, al igual que los costaleros, y tocan y bailan el eu ti pego este, pues tan contentos todos!

    ResponderEliminar
  3. Diva, ese video es de Alhama de Murcia. Yo, que soy murciana, te puedo asegurar que es difícil que haya algún sitio donde se tomen la Semana Santa más en serio que aquí. Las procesiones de Cartagena o Lorca (que son las que conozco) son espectaculares y las recomiendo.
    El baile del Cristo Resucitado es una mera anécdota que espero que se repita en años sucesivos. Olé por ellos.

    ResponderEliminar
  4. En la procesión no hay resucitado, solo el triunfo de la muerte sobre la vida, la vida inerme ante el dolor y su final, lo que ponen los que la ven, es la esperanza de la resurrección. Así lo veo yo. De ahí que sean un poco fúnebres.
    Quizás es que esté un poco depre!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente Diva, la sociedad va de cabeza a la debacle, ya no hay respeto, ya no hay principios. Ahhh, aqeullos anios en los q iban descalzos!!!! y cuando había sangre en los nudillos! Y los cilicios??? Buf, ya lo dejo, me voy a dar una ducha fría q me estoy poniendo...

    ResponderEliminar
  6. Cou yo creo que has querido decir lo que el Niño apunta. Al final resucita. No en la procesión de viernes santo pero sí en la de domingo de resurrección. Me parece un análisis diferente el tuyo.
    Animo con esa primavera!

    Niño, no te compro la música. No me vale cualquiera.

    Anónimo de Murcia. Seguro que lo que dices es cierto pero sigo sin ver la necesidad de poner la canción del verano en la procesión. A mi personalmente no me gusta, me da la sensación de coña.

    Di, menos mal que piensas como yo. Y eso que ya te daba por perdida. Lo de la sangre en los nudillos ees en Calanda de tanto tocar los tambores. Toda una experiencia ver la rompida de la hora en viernes santo. Totalmente recomendable.

    ResponderEliminar
  7. Pues Diva, yo estuve en Híjar o Calanda, o no sé cual, y me pareció tb muy poca seriedad... todos por las penias tocando el tambor con botellines de AMbar en el suelo... un choteo. Donde esté la Piedad en Vetusta, una cofradía como Dios manda y la Iglesia nos ensenia, donde solo dejan entran hombres (tras un pago sustacioso de capital, para solo entren los adecuados, como el titulo de la peli "Let the right one in") y las mujeres van de manolas al final de la procesión, como tiene q ser.

    Menos mal q en Vetusta alguien preserva los valores.

    ResponderEliminar
  8. Yo he estado en Calanda al mediodía y por la tarde y no he visto lo de los botellines. O era en Híjar o era de noche. En Vetusta no he tenido el placer.

    ResponderEliminar
  9. juajauajuajajauaaaa en fin... para qué opinar.

    ResponderEliminar
  10. ¿Esto va de invertir en religión para atraer el turismo? Hostia...

    Hoy estoy espeso...

    ResponderEliminar
  11. Sí que estás espeso, Jefe Basa. La religión no quiere inversiones ni invertidos. Lo ha dicho el obispo de Alcalá, que me suena a Aquel Alá. La religión solo acepta donaciones y daciones (y no, malotes, no estoy pensando en niños receptores, sino en la pasta).

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.