13 de abril de 2012

Definición de hijo

No sé como llegó hasta mi esta definición de Saramago pero me encantó. La quise retener y no pude. Tampoco la guardé, ni la copié. Nada. Hoy de casualidad ha vuelto a aparecer y he decidido divagarla para que no vuelva a perderse.


Un hijo es un ser que nos prestan para un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestro peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.

Sí, es eso. Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente al de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo?

No es nuestro, ¿recuerdan?. Fue apenas un préstamo.



19 comentarios:

  1. Tus hijos no son tus hijos... Kahlil Gibran

    ResponderEliminar
  2. Gracias Annie. Volvemos a coincidir... :·)

    ResponderEliminar
  3. Hola Anónimo,

    Buen poema ese que apuntas. Tienen cosas en común. Tampoco lo recordaba.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo cristalino que no son mías...para nada.

    Tus hijos te hacen ver el fraude que eres.

    ResponderEliminar
  5. Tan cierto que duele Moli. Impostando una vez más.

    ResponderEliminar
  6. Perfecta la definición.

    Y que resoplamos de alivio cuando sale por la puerta para seguir su vida independiente y pensamos: misión cumplida. Claro, eso desde el prisma del infinito egoísmo del ser humano y siendo papá. Seguramente mamá pensará de otra forma.

    ResponderEliminar
  7. Hijos criados trabajos doblados dice el refrán y si están casados: triplicados.

    No acaba nunca, Jota, nunca. Podrás suspirar de alivio porque marcha pero la preocupación no se acaba...

    ResponderEliminar
  8. Pues yo, con tu permiso,copio y pego por algún lado. Como dice Jota, me parece perfecta y no quiero que se pierda en mi memoria.
    Yo diría que este apartado no le llevo muy bien: "de cómo cambiar nuestro peores defectos para darles los mejores ejemplos", pero estoy en ello.

    Un saludo, te leo pero no me había decidido a escribir nunca.

    ResponderEliminar
  9. Hola Torre, bienvenid@ a DD! ¿Eres lagartijo o lagartija? Sólo por acertar con las vocales y eso...

    Nunca es tarde si la dicha es buena. Me alegro de que te haya gustado.

    Pasa cuando quieras, aquí estamos.

    ResponderEliminar
  10. Esta frase es de Saramago? Tienes la referencia completa? (libro, artículo). No sé...

    A mí me da vértigo q tu hija de 3 anios, dentro de poco, ya no existirá. Como ya no tendrás más al bebé q fue. Está claro q es emocionante ver cómo crecen, pero para mí, cuando veo las fotos o videos de bebé, o cuando se tambaleaba con un anio, o la media lengua de los dos... todo eso no volverá. Por eso hay q vivir cada momento a tope: si una a veces, para animarse a hacer cosas piensa: "qué narices, no tendré X anios más", tb se puede pensar q no los tendrás con esta edad más.

    Tengo claro q con los anios, la relación se vuelve menos física. Con la adolescencia, los intentas abrazar y besar, pero no es como ahora (se escapan, y eso es lo natural). No te metes en la cama abrazados, o los coges en el regazo si lloran. A eso no se le puede llamar de otra manera q una PERDIDA, aunque le pongamos todo tipo de normalizaciones.O así lo viviré yo, q la estoy todo el día sobando...:)

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  11. No te hacía yo sobona, querida. Tenemos eso en común. Gracias a Dios mi polluela también lo es, en cambio a pollito si le das un beso se limpia la mejilla. Aunque en el fondo le encanta. Eso con 10 años, imagina lo que será con 14....


    No tengo la referencia de la frase. Sorry.

    ResponderEliminar
  12. http://www.jotdown.es/2012/04/maruja-torres-el-periodismo-esta-propiciando-el-miedo-de-la-sociedad/

    ResponderEliminar
  13. La deuda es gordísima y eterna. Tengo un panfleto de una universidad (privada, to be honest) pinchado en el corcho de la cocina que dice: la pregunta no es qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos sino qué hijos vamos a dejar a este mundo. Pues eso.

    Por lo que he leído, la atribución del poema a Saramago es dudosa. En todo caso, me gusta.

    En cuanto a lo de sobona, yo te imagino sobona pero sólo de tu Mini, no "niñera" en general. No sé, imágenes que sea crea una.

    Besos de fin de semana,

    Carmen

    ResponderEliminar
  14. Da gusto q mi admirada Maruja nos cuelgue enlaces de entrevistas... veo q no me guarda rencor por mi ridículo incidente con ella aquel día en Barcelona. Gracias Maruja.

    CARMEN, no sé si darte el título de "mejor psiquiatra online" pq has dado bang: no soy "niniera" en absoluto y estas efusiones las reservo a mi hija. Pero sí q es verdad q con los bebés me sale algo atávico, q si me os dejaran, tb les daría bien de cuddles (pobres).

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  15. Carmen eso que comentas de que hijos vamos a dejar a este mundo lo acabo de ller en una entrevista que le hicieron a Leopoldo Abadia, vetustiano y autor de la Crisisi Ninja. Casualidad.

    ResponderEliminar
  16. El posesivo a veces genera confusión, no hay que ser tan literal, no lo somos cuando decimos "mi jefe", "mis amigas", "mis padres". En ese sentido tus hijos sí son tus hijos (y no los del vecino).

    Además, la idea de préstamo es perfectamente compatible con la idea de pérdida. No sé, no lo veo.

    ResponderEliminar
  17. Muy bonito y con mucha sabiduría, pero discrepo con el final: da a entender que un hijo pierde cuando abandona el nido.

    No creo que eso sea perderlo y además (desgraciadamente) hay otras formas de perder un hijo no tan poéticas, y mucho más duras.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.