13 de abril de 2017

Nieve (R6)

Jueves (Santo), 13 de Abril 2017

eso son copos

La ventana de la habitación del Matrimonio Alnorfini (también de Drácula) es enorme y a las 7:30 me despierta la luz. Me escondo bajo la almohada (enorme, soy de almohada leve, al contrario de mis padres que aprendo que un poco más y duermen sentados, como los reyes antiguos). Las predicciones del tiempo de anoche-nieve y bajo cero- de momento no se cumplen-al menos la primera. Cuando me atrevo a mover las cortinas (como buena vampira, tímidamente), lo constato. Pero el cielo está "de nieve".


Poco a poco se va levantando la tropa,  y enseguida estamos en la mesa, cada loco con su tema: el Peda prepara unos tés, y Parras se ha metido a freír huevos fritos y bacon (tiene fondo el estómago de este hombre?). Afortunadamente es seguido solo por Lisi, que se apunta a un bombardeo. Yo pongo muesli a un yogur muy rico. Y entonces confirmamos, todos a una, que sí, lo que está pasando en la ventana es que comienza a nevar. Furiosamente.

Hago cálculos: si pudiera llevar más capas las llevaría, pero es que no podría meterme los brazos del abrigo, así de claro. Hago auditoría, y a día de hoy llevo las siguientes capas o niveles: 1. legendaria camiseta de tirantes de la Yaya, 2. camiseta termal abanderado manga corta, 3. jersey cuello alto negro fino, 4, jersey verde gordo, 5. americana, 6, abrigo. Por debajo, ni que decir tiene que medias bajo los vaqueros negros, y calcetines. Y por encima, fular (que en un punto pasa tb a cubrir cabeza, en plan integrándome con la población femenina en las iglesias), boina, y bufanda de forro polar. Estas son mis pintas, el glamour un sueño lejano.



Nada más salir, giramos la calle y Mini, la que nunca tiene frío, y a la que he obligado a que se pusiera una camiseta de manga larga entre el jersey gordo y la de manga corta, anuncia que... tiene frio en las piernas!!!  Puede parecer una pequeña inconveniencia, pero no nos importa: confirmamos que nuestra hija es humana.  Mientras se sube con su padre a ponerse medias debajo de los pantalones, el resto del grupo permanece en un porche y constata que nieva una pasada y dan ganas de cantar el oh Blanca Navidad. Al lado del porche están instalando, en la fachada de un pub irlandés,  una elevación de madera que suponemos hará las veces de "terraza" en verano . Esto es algo que venimos observando desde que llegamos, ya en Moscú. Yo me pregunto si es un ejemplo más de gentrificación y en un tiempo Rusia estará llena de cafés y terrazas con esas estufas y mantas que abundan en Dinamarca o en Londinium (en esta última, sin mantas), o bien algo que hacen todos los años, y cuando llega el frío las quitan. Desde luego parece mucho curro quitar y poner eso, pero a su vez veo absolutamente cero aplicación al concepto terraza digamos que de comienzo de Agosto a finales de Junio. Igual me equivoco.


La primera parada es el palacio Strogoff . El tema que absolutamente dominan los rusos es el de las calefacciones: entras donde sea y enseguida entras -valga la redundancia-en calor, aquí no hay medias tintas. Así que nos metemos en el hall pese a que la taquilla está más que cerrada, y un hombre -tal vez no antipático sino solo ruso- nos debe decir q rien. Aún así vagamos un poco, y le señalamos si podemos pasar a la tienda de recuerdos, que no tiene otra salida que ese hall (para qué tener abierta la tienda de un museo si este está cerrado y el guarda da la bienvenida a los potenciales clientes con mala cara? Me fascina este país).


Al salir, sigue nevando. Por no repetirme y no aburrir al personal con este divague, durante todo el día nieva y nieva y nieva sin parar. Ah, pero no solo nieve así tipo "Eduardo Manostijeras", no: se trata de Tormenta de Nieve tipo "Expedición Terranova" donde perecieron el Capitán Scott y el resto. Nieve que te pega en la cara, se te mete en los ojos, le cubre el abrigo, la boina... nivel leyenda.


Entramos en una iglesia. Las iglesias ortodoxas no tienen sillas, viene a ser un rollo como en Japón: la gente va, pone sus velas, habla con sus santos, y se va. Hay filas para los santos (o, tal vez líderes, como dice mi padre) más populares, y están tras un cristal que la gente besa. El tema fómite también nivel épico, imaginamos, ya explorado en el divague de ayer. 


Enfrente hay un edificio Art Deco maravilloso, que era la antigua fabrica de máquinas de coser Singer. La cúpula es semiacristalada y hoy en día alberga una librería: alguien puede imaginar un fin mejor para un edificio? En la planta baja hay bastante papelería y souvenirs... en la de arriba ya hay libros y Mini se hace fotos con Harry Potter en ruso. 


Una de las imagenes más conocidas de San Petersburgo es la Iglesia de la Sangre Derramada. Mis compas de viaje quedan atrapados por su magia, extra bajo la nevada,  y yo me debato comparándola con la de San Basilio, que parecía de mentira, con el cielazo azul de fondo. Hay que entrar pues los mosaicos merecen mucho la pena y mientras hacemos fila para las entradas veo a los soldados de Napoleón de la batalla de Boldorino muriendo congelados ante mí. Nieva sin conocimiento. Dentro, los mosaicos son muy chulos y, al igual que mi iglesia favorita del Kremlin, llegan hasta el techo. Hay muchísima gente: claro, la poca que se ve en la calle es porque están todos agolpados aquí.


Hay que tomar un café o una sopa o un vodka o lo que sea, y el kuniadísimo  nos lleva a un bar de hipsters muy cool. Nos sentamos en la ventana que tiene un alféizar importante y, más importante, el radiador debajo. Sorpresa en la carta! Hay "Cacaolat"!!! El camata tiene el cuajo de preguntarnos si lo queremos caliente. "Podría matarte" es lo que dice mi mirada. Nos lo trae en unas tazas de esas metálicas como esmaltadas de las abuelas, todo muy trendy. No todos los miembros del grupo toman Cacaolat, solo las niñas. Mis padres toman capuchos y Els Nens, por supuesto, birra. Antes de salir, las niñas le preguntamos al camata si es Cacaolat-Cacaolat... no lo sabe, pero lo mira y constata: es Cacaolat!!


En este punto hay un motín: Lisi, Sori y Fashion se plantan y anuncian que de ninguna manera van a seguir La Lucha Contra Los Elementos, no son la armada invencible. Que se retiran al apartamento y quién puede culparles: ahí fuera parece la Antártida. Mini también hace un moonwalk con bomba de humo, así que me quedo con Els Nens: Parras y el Peda.



Nuestro primer objetivo -guiados por Parras-es Eliseyev Emporiumuna tienda Art Deco de principios del SXX donde venden comida tipo gourmet y también hay cafetería. Está en Nevsky Prospekt (si hay que aprender una sola palabra en ruso que sea esta: avenida, pero qué bonito es prospekt!). Se trata de un recinto cuadrado con distintas áreas donde se centran en un producto: pattisserie, embutidos, quesos, y tal. Todo muy "fantasía" (palabra que usan mucho Los Jekes, parece ser que prestada de una youtuber o influencer, que para eso son milennials). Decía, que el colmo de la fantasía-aparte de la palmera central- son unos zapatos de Cenicienta de chocolate. Os gustará saber que no compro nada.  Mi estado basal es no comprar nada: no me gustan las cosas, llenar la casa de titos, y mi mente de imágenes de vertederos llenos de plástico. Lo que de verdad me gustaría hacer en la vida es vender lo que he cometido el error de comprar. Parras comenta, ante mi inquietud, que acaba de vender un juego de pesas que nunca ha usado, ("como es evidente" añade luego la arpía de su novia), pero es demasiado esfuerzo anunciarlo, leerte los emails y luego hacérselo llegar al pobre comprador. 









No sé si he comentado que está nevando, así que a la salida de esta tienda, vamos en busca de otro establecimiento: giramos por otra calle, cruzamos un puente  y acabamos en el 57 de Liteynyy Prospekt , Podpisnie Izdaniyauna librería de lo más cool. Allí descubro, por un libro de esos que una solo ve en estas largas paradas de las librerías del mundo, que en Miami hay increíble Art Deco, unos edificios para morirse fotografiando, y decido que, cuando deje de hacer boicot a los USA (3 anís y pico y no hay impeachment antes?) igual puede ser un destino.... (en realidad me mueve el calor, he dicho que no viajaré a lugares fríos EVER again?). También ojeo un libro de John Berger "Ways of looking", que promete y "In America" de Sontag. Hay una escalera genial que trepa por las estanterías que nos preguntamos si los clientes también podemos usar.




Casi enfrente de la librería está, según Parrakas, la "Biblioteca Nacional", un edificio precioso amarillo con una portada de templo griego. Desde la calle, no vemos claro cómo entrar: hay rejas y luego el jardín nevado, y gente que sale y entra por la rampa de la entrada, pero no hay verja que atraviese la valla. Entonces descubrimos un pequeño edificio al lado de las verja, por el que entra y sale gente. Nos metemos, a nuestra derecha se accede a una farmacia y a nuestra izquierda hay una ventanilla con seguridad y puertecilla de entrada y salida. Escondemos las cámaras y pasamos entre el resto de rusos. Salimos de la casita, atravesamos el jardín y accedemos al edificio, por la portada romana. Entramos en una especie de recepción, que termina en dos puertas custodiadas por tres cancerberos: una mujer y dos hombres, todos con mala cara (o, de nuevo,  simplemente rusos). Disimulamos mirando una mini exposición de fotos pero nos hacen un marcaje firme. En un punto nos acercamos a la puerta y el del bigote de Miguel Strogoff, nos increpa de manera ruda, voz alta: "ndjkchnwighv chc ciuhiweh vgnciwei". Entonces Parras pronuncia lo que hoy sabemos es palabra mágica: "Bibliotekka". Como por arte de birli birloque , su bigote se relaja, los ojos se destensan y su cabeza comienza a asentir,  repitiendo "bibliotekka, bibliotekka", a la vez que nos indica con su amable gesto que pasemos las dos puertas y seniala una puerta a la izquierda "bibliotekka, bibliotekka".





Así es como los tres nos encontramos en lo que es blanco y en botella: pasillo blanco, olor a desinfectante, gente extraña vagando. Es un hospital, y lo más probable es que siquiátrico, porque tiene un aire de sanatorium de mediados de siglo. A toro pasado, es fácil todo, se trata del Gorodskaja Mariinskaja boljnica, pero sigo sin saber a qué grupo de pacientes se dedican.

Total que, una vez allí, nos da igual: nos empapamos de la Biblioteca del maldito hospital, que es un cuarto grande donde hay de todo: libros, máquinas de escribir, fotos, jeringuillas de metal, cosas de escritorio (incluída una perforadora de plástico actual, al lado de las antiguedades)... y muchas cosas locas. Ni que decir tiene que allí hay otro funcionario enojado que sale de su cubículo al vernos, y entonces pronunciamos la palabra mágica, y él asiente, sonríe, y se vuelve a su silla.


Ahora cobra sentido la farmacia mientras salimos, y nos vamos partiendo de risa. A mí estas son las "aventuras" que me gustan de viajar, más que ver el obelisco que sea... pensamos que Mini se va a ver decepcionada cuando se entere que hemos tenido una "aventura" y ella no estaba.










Por el tema llamémoslo "Elementos", decidimos ir visitando supermercados para entrar en calor. Bueno, en realidad no nos lo admitimos y simplemente nos decimos que es para encontrar el muesli de Moscú, que no está en el super de cerca de casa. Els Nens se meten en una auditoría de supermercados, que son curiosos en Rusia. Cada uno es una copia más o menos del anterior: habitaciones que se comunican unas con otras, todo muy cutre... quién recuerda los lineales de Tesco! Pero de cada uno que entramos salimos con algo nuevo...




Iniciamos el largo camino a casa, a saber dónde estamos. En una calle encontramos un lugar que nos atrapa primero por su escaparate: máquina de escribir de época, grabadora de esas gigantes tipo rusas. Nos asomamos y vemos un local medio desangelado, con unas pocas mesas pero... oh, qué belleza, las paredes! Están pintadas con imágenes que combinan el concepto donut y el pasado (si es revolucionario, mejor, pero no enteramente): Lenin sosteniendo un donut, los trabajadores levantados que portan banderas cuyo símbolo es un donut, una estatua ecuestre con donut, viejos vinilos pegados a la pared, asimilación de donuts. Oh! Es un café, probablemente de la época soviética que solo vende donuts!!! (Nota: los donuts son típicos de Leningrado y si se busca, hay mil webs con listados "las mejores 12 tiendas de donuts en SP". Sin embargo, como este sitio nos encontró a nosotros, que andábamos perdidos ya de recogida, yo no tengo ahora ni idea de cómo encontrarlo.  Y lo he buscado, os lo aseguro. Pero tal vez sea parte de su magia: no os lo puedo enlazar. Sin embargo, no puedo resistirme a colgaros fotos y fotos, que se harán extrañas en un divague donde no está la catedral famosa, ni el edificio Singer, pero hey). 




Entramos y pedimos uno para cada uno (17 rublos por donut, o sea, 3 por un euro) y unas bebidas. Pero nos quedamos tan enganchados que acabamos pidiendo como doce ("la docena", es muy cuñao el Parras) y les llevamos los que quedan al resto de grupo que se batió en retirada. 



Nota: Unas horas tras la publicación de este divague, SuperLux ha encontrado el café de donuts soviet: se trata de Leningradskiye Pyshki en la Zagorodny Prospekt. Hay que volver! (o ir, los que no habéis estado).


















Pero antes de llegar a casa aun descubrimos otro antro genial, un restaurante llamado CCCP , todo eskai rojo, lleno de posters de los que me encantan, incluido Yuri Gagarn, y con un bufet ruso al que podría someterme solo por hacer fotos a lo loco en esta cantina solo-para-nostálgicos. Pero a estas alturas ya estoy aburrida de la comida rusa.  eso que esta noche volveré a cenar pelmeni (los tortellinis rusos en sopa), pero en fin. 









Cruzamos calles, dejamos huellas en parques nevados, pasamos por canales y por fin, vemos la cúpula de San Isaac en la lontananza: llegamos a casa!! Allí está el que pensábamos humillado y derrotado ejército rojo, digo, de los gallinas, pero que sin embargo aparecen tan felices, calientes y sin echar en falta haber llegado al Círculo Polar Artico. Pero todos tenemos hambre y cuando los tres últimos hemos entrado en calor, nos armamos de nuestros ropajes y salimos en  busca de los prometidos carbonara para Mini.


El restaurante elegido por el Peda está en la calle enfrente de Almirantazgo, y nada más entrar, los siete, con el jaleo propio de siete espanioles nos damos cuenta que tal vez no sea el local para nosotros: parejitas con velas, luz baja, y un pianista en directo. Tenemos flashbacks de Ryan Gosling en La La Land, y segun Parras, al hombre le da un pequeño infarto cerebral cuando nos ve entrar. Decidimos que no, que tal vez otro que hemos visto de camino, que también tenía carbonara.

El de la puerta duda al vernos: como si no estuviera seguro de si tiene sitio, pero jefe, si solo tiene dos mesas llenas! Una de ellas los tipos van con pajarita, pero luego descubrimos que es no era lo único ruso del restaurante: hay pantallas de television en dos paredes a todo trapo, es también tirando a oscuro y la decoracion más bien parece un bar de copas que un restaurante. Hay elementos de decoración tipo lo que una imagina en la casa de Trump. Qué les pasa con el dorado?


Pero la cena está buena (escasa, dice Fashion) y por fin podemos volver a casa, como podemos, por las calles nevadas... esperando que para el día siguiente brille el sol y la nieva se derrita, como en los cuentos.




18 comentarios:

  1. ¡Pero por favor, Di…!

    Si el tirador de la puerta de entrada al local era también una rosquilla o buñuelo estaríamos sin duda hablando del mítico Leningradskiye Pyshki. Hoy, como todos menos tú, Di, sabemos, dicho café está dedicado a los muchos seguidores del buñolismo. Además, ojo, hablaríamos del au-tén-ti-co Leningradskiye Pyshki del número 10 de la Zagorodny Ave., no del otro de la franquicia que está Yegorova St., 2, que es, aunque siéndolo, menos, digamos, buñolista, más postconciliar, con más aggiornamento, menos legítimo.

    Aunque la aclaración sobre, el buñolismo (del ruso каждому, y este del griego χριστιανισμός) es una religión monoconsumista basada en la vida y enseñanzas de Andrés Costafreda Montoliu —Donut Corporation Española ® (1962) y Grupo Panrico ® (1984)—. Los buñolistas profesan, profesamos, que, aunque favorezca las caries y ciertos desórdenes metabólicos e inmunitarios, la ingesta a lo loco de calorías en los viajes redime del sufrimiento que, precisamente, dichos fatigosos viajes producen.

    ¿Que qué busca el buñolismo? Muy fácil: «Fomentar la vida buñolista entre sus fieles, adaptar mejor las necesidades de nuestro tiempo a los postres y piscolabis (piscolabis, de ahí lo de Pyshky del Leningradskiye) susceptibles de cambio, promover todo lo que ayude a la diabetes, fibromialgia, colon irritable, migraña, fatiga crónica, lupus, artrosis y osteoporosis gracias a la ingesta a lo loco de azúcares refinados y otras mierdas, y, en suma, fortalecer lo que puede contribuir para llamar a todos al seno del verdadero, único y universal buñolismo en nuestra sociedad globalizada y de consumo» (Costafreda Montoliu, Andrés: Reflexiones de un hombre en acción: el placer de trabajar y vivir, Gestión 2000, 1998. ISBN 84-8088-227-1. Pág. 12).

    ResponderEliminar
  2. Bueno, ya está bien. No puedo más. Basta de disimulos. Aunque hoy quede al descubierto mi profesión tengo que confesaros que llevo cerca de cinco años intentando echarle el guante a Di. Pero no hay forma. Por más que se acumulan las evidencias, no hay forma. ¿O sois tan inocentes de pensar que Di viaja por viajar; vamos, que le gusta en general pasar frío en Rusia o en viajes iniciáticos del norte al sur de Latinoamérica o, en particular, en Fukuyama esperando al bus de vuelta a Nishimoto, o comer mal y dormir peor fuera de casa en toda ocasión, o ser timada por taxistas anónimos rusos o por los hosteleros griegos aquellos que no recuerdo ahora el nombre…?

    Abrid ya los ojos: si Di viaja tanto es sólo para delinquir a tutiplén (o a porrillo, como decimos en nuestra jerga mientras, de lo muy profesionales que somos, bebemos por la noche sin mesura y hasta las tantonas en la soledad de nuestro desaseado apartamento, tenemos un affaire frustrante con la fiscal del distrito y nos estamos siempre divorciando de nuestras esposas a las que seguimos queriendo aunque a nuestra, y no a la suya, manera).

    Pero hoy he de confiar en vosotros, en la colaboración ciudadana, para conseguir mi tan anhelado objetivo. Cualquier dato que me facilitéis será, tenéis mi palabra, investigado.

    Veréis, vestirse obedeciendo la ley de la cebolla (capas y más capas) como suele hacer Di es muy práctico en los países de frío, sí… ¡Pero también lo es para asaltar bancos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El modus operandi es siempre el mismo, lo tengo sobradamente caracterizado: tras asaltar el banco y salir tranquilamente dejando atrás el fragor de las sirenas del banco asaltado y las de los vehículos patrulla policiales que acuden atropelladamente, se despoja de la primera capa con la soltura de quien ojea una revista en la pelu o con el prosaísmo de la striper que en pleno número está con la cabeza en lo mucho que ha subido ese mes la factura de la luz. Y claro, el despiste policial es total pues la descripción de la sospechosa no se corresponde con su nuevo look menos, digamos, acebollado.

      Imaginaos en San Petesburgo: «A todas [interferencias] las patrullas: buscamos [interferencias] a una mujer con abrigo, vaqueros negros, fular-burka y flequillo-borroka». Pero nuestra investigada, aunque al huir mantenía los vaqueros negros y el fular-burka, y mantenía y mantiene el flequillo-borroka, ya iba, já, con americana: imposible dar con ella. ¿Qué fue del abrigo? «¡Pues registrad la papelera más próxima al primer banco que asaltó, so tontos, que entre el vodka y el frío estáis empanaos!» fue mi consejo en cuanto, desesperado, Jürgen Stock me envió un wassap por burofax (ay, la burocracia de la Interpol me puede).

      Pero, siguiendo con las recientes fechorías de nuestra anfitriona en Rusia, como los tocados eran sólo tres (fular-burka multiusos, bufanda de forro polar y boina) al igual que las prendas de abajo (vaqueros negros, medias y calcetines) y, en cambio, las prendas de arriba seis (abrigo, americana, jersey verde gordo, jersey cuello alto negro fino, camiseta termal abanderado manga corta y legendaria camiseta de tirantes de la Yaya), necesariamente no podía despojarse al mismo ritmo que las prendas de arriba de las de abajo y los tocados conforme iba con sus secuaces asaltando banco tras banco.

      Parece complicado calcular las combinaciones que, sin repetir indumentaria, empleó, lo comprendo. Pero es fácil si, como yo, os abrís una hoja de Excel y aplicáis las leyes de las matemáticas discretas, en concreto las de las ordenaciones o agrupaciones de un determinado número de elementos, o combinatoria.

      El caso, así me lo han reportado, es que las papeleras de San Petesburgo estaban llenas de abrigos, boinas, medias, bufandas de forro polar, calcetines, jerseys gordos verdes, jerseys finos negros de cuello alto o vuelto (según los gustos), vaqueros negros, camisetas termales Abanderado ® de manga corta… Vamos, que con lo recogido, y así me lo han reportado también, montaron un mercadillo que ocupaba desde la Nevsky Prospekt hasta el Puente del Palacio que lleva a la Isla Vasílievski.

      Pero no os aburriré describiendo en lo que iba quedando la vestimenta tras cada golpe; simplemente acabaré advirtiendo a quien se atreva a hacer lo que ella en Rusia, que cuando por la radio policial busquen a alguien arropado sólo con camiseta de tirantes de yaya, calcetines y boina es el momento de dejarlo. Mirad que de seguir entonces asaltando bancos o la policía o la pulmonía os acabará cogiendo. ¡Que no os pueda como a ella la codicia!

      Porque eso es lo que le sucedió a Di y a sus compinches según su propia aunque involuntaria confesión que guardo como oro en paño.

      ¿Que a qué confesión me refiero? «Darlings!!!Y si os digo q, por fin, a los virus rusos les ha dado por la expresión corporal? Sí... desde q llegamos el martes por la noche Lisi et Sori han estado aquejados por un catarro descomunal, q a mí no se me manifestó hasta el sábado (timidilllo) y en su plena potencia el domingo» (Di Vagando, 24 de abril de 2017, 22:20).

      ¿Más claro? Agua.

      Es cuestión de tiempo, es cuestión de tiempo… ¡Pero caerá!

      Eliminar
  3. LUX!!! Amado líder!!! pero cómo lo has enocntrado?! te digo q pasé un buen rato ayer buscando y, como no tenía ni idea sobre le mapa además... nada (encontré muchos otros, eso sí, ninguno tan bonito!)

    En la misma calle (me doy cuenta en el mapa q dejamos pasar un patio de ajedrez!) estaba el restaurante CCCP, pero tampoco lo veo! Encuentro un "Hostal CCCP" pero no el restaurante! No parece lo mismo! (en fin..)

    El buñolismo me ha encantado como concepto, no me gusta lo de donut cuanod eso son claramente rosquillas, pero blandas, no como la s q hacen en mi familia para Navidad q son como... mmm... se rompen como polvo... riquísimas (cuánto falta para navidad?!). Pero buñolismo queda además muy surrealista, como el café con Lenin y los trabajadores dándole a la rosquilla.

    Pero! Aclaremos q los buñuelos NO tiene abujero, aunque sí, lo veo, esto son buñolos.

    LUX! Lo has encontrado: todos dicen I love you!

    di

    ResponderEliminar
  4. ARGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH LUX!!!! se han cruzado nuesros mesnajes, y así xcomo yo estoy entonando un poema panegírico... tú ... TU TE OLVIDAS DEL NOMBRE DE PANOS PANETIS!!!!!!

    En serio???

    Y me voy a leer el segundo q me has dejado ya cabreadísima con lo de Panos y encima retiro ya todo lo dicho en el anterior comentario

    ResponderEliminar
  5. Ay.

    NO debría reírte as gracias (tras lo de Panetis), pero es q con perlas como estas

    "si, como yo, os abrís una hoja de Excel y aplicáis las leyes de las matemáticas discretas"

    me muero.

    De todas formas, a los dioses pongo por testigo q no viajaré más al frío... Tendré q desarrollar otras técnicas delictivas... por ejemplo... PEDIR UN RESCATE (ramsonware) a loS divagantes!!! cOMO LO OÍS: O soltáis la gallina o no hay más divagues de viajes q sé os encantan... :)

    LOVE

    di

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué condición la humana: Se conoce que hasta la diversión nos aburre!

    ¿Qué fue de los comentaristas, del entusiasmo? ¿También esto era pasajero? ¿Cómo ocurre con todo, con el tiempo es nada? ¿Es la madurez prever la decepción, confirmar siempre lo que se temía; matar, invocando a la sensatez, a los compromisos prosaicos del día a día, cualquier sorpresa que aunque agradable asome algo desatada?

    Sí, era pasajero.

    Compruebo que hice bien en no hacer caso; en borrar lo que era sólo cuestión de tiempo que se borrase, que se perdiese como lágrimas en la lluvia de regreso de Orión o cuando arribemos al fin a Ítaca, la que nunca engaña.

    Suspiro. Pestañeo.

    Me llevo el dorso de mi abierta mano a la frente, inclino hacia atrás la cabeza, y con los ojos entornados* musito lastimosamente: Ubi sunt, ubi sunt…?


    (*) Asín-tipo Raphael, en concreto.

    ResponderEliminar
  7. Puede que te diversifiques demasiado poco, Luxindex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo:

      Te diré porque no es que me diversifique demasiado poco, es que no lo hago en absoluto: éste es el blog más espontáneamente amable e interesante de los que conocí. ¿Cuántos blogs conoces en los que el autor siempre responda los comentarios con empatía y acierto; cuántos en los que los comentaristas, también cultos y nada pedantes, tengan (o tuvieran) la santa paciencia de entablar conversación? Yo aprendo mucho y gustosamente aquí de las cosas más variopintas.

      No le encuentro sentido a la justificación que ciertos blogueros esgrimen para no responder a los comentaristas: «Es que entonces estaría todo el día haciéndolo». ¡Qué quieres, yo eso lo entendería si lo dijese Miguel de Cervantes y pocos más! ¿Son conscientes esos blogueros de los millones de páginas de elevada literatura que, por mucho que vivamos, nos moriremos sin disponer del tiempo para leerlas? ¿No entienden que, si acaso, el principal aliciente es la simpática interactuación con ellos y con los demás comentaristas?

      Además, este blog tiene una preciosa cualidad que lo empareja con el acto creativo, tan escaso en otros blogs. Verás, a mí me interesan muy pocos temas en esta vida, pero con frecuencia la forma en que Di expone y los demás comentan (o comentaban) me reaniman tela intereses que creía muertos y enterrados: me refiero al feminismo y, en general, a la política; o a países que no tengo (o tenía) ni el más mínimo interés en visitar; o ciertos libros y películas… Pero, insisto, es la forma tan viva que tanto una como los otros tienen de hablar de lo que sea, esa refrescante o imprevisible manera, lo que me contagia ganas de atender, lo que me despierta el interés. Entre todos perfeccionan el título del blog a las mil maravillas: Divagando, divagando… Por eso, al menos para mí, no hay blog tan estimulante.

      Entonces, ¡¿para qué diversificarme?!

      Eliminar
  8. Pero LUX! NO te aflijas! MIra,e tsa maniana venía escuchando musica aleatoria y ha aparecido una canción q me ensenió NaN o tu (no me acentua la u este ordenador), una canción de Krhae "No todo va a ser follar, no todo va a ser follar... tambien habrá que informarse sobre las ballenas, poner le voto en al urna, cambiar el lavaplatos, decidir si la nueva placa ha de ser vitro o de inducción" y todo eso...

    Muxus y en serio q sigue la serie, a ver si este finde le doy y paso d ela vida q interfiere

    LOVE

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, no, Di, estaría bueno! Yo hablaba de la participación de los comentaristas, no de la tuya, tan constante.

      De todas formas, entiendo que ellos todos tengan también placas que cambiar y ballenas sobre las que informarse, ¡cómo no comprenderlo si a mí también me pasa! ¡Cómo censurar que cada uno haga lo que le dé la gana cuando no hay contrato o compriso de por medio!

      Así pues, en mi comentario simplemente me lamentaba de lo que hace tiempo vengo barruntando: también esto, y mira que es desenfadado, se rige por ciclos rigurosos. Vamos, que todo lo que comienza, termina. Grrr.

      Putas ballenas…

      Eliminar
  9. Como colaborador habitual de la Interpol, he de compartir una información que no hace sino romper los esquemas tradicionales de los asaltos a bancos que tanto nos preocupan.
    Se está desarrollando una nueva técnica en el mundo del lumpen, que lejos de ser una corriente pasajera, promete cambiar el ciclo delictivo.
    Se trata de asaltar bancos en pelotas con una bolsa de papel de la Agencia Tributaria en la cabeza.
    Se acabaron los tiempos de describir al sospechoso con la descripción de sus vestimentas.
    Se da por terminada la era de los atracos tensos, donde la acumulación de tensión escénica devenía sin remedio en tiroteos y actos violentos.
    Ha nacido el eco- atracador- nudista !
    Por fin un brillo de imaginación en la historia de la delincuencia internacional !
    A partir de hoy, los atracos nunca más serán aburridos y ñoños !

    ResponderEliminar
  10. Debido a mis habituales problemas de agenda, dejo a Lux el análisis pormenorizado de esta nueva técnica de atracar bancos, pues seguro estoy que su pluma es capaz de diseccionar los aspectos jurídicos, policiales y sociales, que el eco-atraco-nudista viene a ofrecer a una sociedad más que harta de unos atracos aburridos y tradicionales.
    Al grito de " desvalijados sí, pero con una amplia sonrisa ", la población mundial se inclina ante esta nueva técnica delictiva.

    ResponderEliminar
  11. Freír huevos fritos me parece un exceso de fritura.

    ¿Te das cuenta de que vestida así, si resbalases y cayeras de costado en una calle con cuesta irías rodando irremisiblemente hacia abajo, atropellando peatones, sin que pudieras hacer nada para evitarlo?

    Qué desilusión. Siempre pensé que lo de Perspectiva Nevsky era un nombre usado solamente para la Nevsky.

    También yo podría pasarme la vida sin comprar nada, salvo alimentos, bebidas y libros.

    Ese libro de Berger basado en el programa de TV que hizo, y que yo llamo “modos de ver”, es fantástico... ¡pero me parece totalmente innecesario ir a Rusia para comprarlo allí!

    “Rusia y la Biblioteca Nacional de los Locos según Parrakas”. Otro libro necesario que todavía no está escrito.


    https://www.youtube.com/watch?v=JD275yqJmDY

    ¡Ya he recuperado el ordenador que tenía en un establecimiento de un arreglador de ordenadores!

    ResponderEliminar
  12. Y para que quede claro cómo de quién y para quién es este blog, de tener un himno sería este:

    https://www.youtube.com/watch?v=pK_0DHgxfdA

    He puesto la versión de Los Manolos, en lugar de la de Sisa, porquepone la letra y es más fácil de entender.

    ResponderEliminar
  13. Darlings, sois tan monos que he tenido q montar un divague para daros las GRACIAS...

    Pelukitas LUX, no te metas con las ballenas.. ya sabes q son mi animal tótem, y son cais tan sociales ocmo los divagantes... q cuando vuelvan a tner ordenador o timepo enseniaran la patita...

    DRIVER .. no me ha quedaod claro.. se atraca en pelota pikad apero con media en al cabeza?

    NAN, aun me estoy riendo con lo de "freir un huevo frito"... me iba a justificar conq esto lo escribi una noche rusa y hacía -9 fuera pero es q JOER, LO REIVINDICO!

    Love

    di

    ResponderEliminar
  14. Di, se atraca en pelota picá y con una bolsa de la Agencia Tributaria en la cabeza.
    Es mucho más eficaz que la media, porque ya estamos acostumbrados a soltar la pasta cuando vemos las siglas de la Agencia.
    Creo que los profesionales lo llamáis el efecto Paulov !!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.