5 de mayo de 2016

Elecciones para alcalde: me enfrento con un tory



Elecciones de alcalde en Londinium. Voy a votar a última hora, voto en contra, más que a favor: que no salga el tory de turno, Zac Goldsmith (en la izquierda en la foto), hijo de millonario, más de lo mismo, o peor que Boris. En la derecha el candidato laborista, Sadiq Khan, hijo de emigrantes pakistaníes y de conductor de autobus.




Londinium es dos ciudades, y hay una que no me gusta nada: la mega-Montecarlo, donde companias ficticias compran propiedades millonarias en el centro que tienen vacías, y que expulsan a los ricos de siempre hacia Zona 2, y luego todo es un castillo de napies que cae, donde unos empujan a otros fuera de la zona donde antes se podían permitir, y todos pierden, perdemos. Lo explica muy bien este artículo "Londinium está fallando". Tras leerlo, hay una sensación de apocalipsis, de sálvese quien pueda, de fue bonito mientras duró, de mí misma mirando mi vida aquí como un suenio, desde un futuro no tan lejano.

Ojalá que no. Ojalá el cacareado sentido común british pare esta máquina. Y no sé si ninguno de los candidatos lo logrará, porque la hidra tiene demasiadas cabezas -que necesitan más que un alcalde y su equipo- para cercenarlas todas. Pero quiero creer que alguno, por lo menos, lo intentará. Y ese no es Goldsmith.


A la salida de la Polling Station (Colegio Electoral), una pareja con la escarapela azul de los conservatives nos han preguntado por el número de nuestra tarjeta de voto, y la siguiente interacción ha ocurrido:

-No hemos recibido la tarjeta... (Nota: minutos antes, votando, no nos han pedido nada, ninguna identificación: solo el nombre, y nos han tachado de una lista. Como si quiero mandar a Rose que vote por mí)

-Ah, entonces vuestra dirección

-Para qué?-pregunto, y la mata de pelo del tipo toma protagonismo: es un pelo enorme, con ondas, muy pegado al cráneo (no flequillo suelto). Es un pelo que solo puede ser conservative. O sea, el hombre no ha tenido elección

-Tranquila-se ríe-no vamos a llamar a tu casa...

-De verdad? Ya lo dudo-le increpo- me habéís mandado emails sin suscribirme...

-Nosotros? Los conservatives?

-Sí -yo a todo esto muy sonriente-, y te aseguro que no son bienvenidos..

-No estás con nosotros? -el pelo sigue sin moverse

-Trabajo para el NHS (Servicio Nacional del Salud), con eso te lo digo todo... (zasca!)

-Pero...

-Sí, y no entiendo porqué se me identificó como simpatizante... he intentado unsuscribe y me seguís enviando...

-Oh, de verdad que te quitaremos (todo esto sin saber mi nombre)...


Y entonces se lanzan a preguntar lo mismo a gente que sale... que espero les hayan soltado más zascas!


Porque amo a Londinium: Fuera Tories!

8 comentarios:

  1. El tablero de la fotografía está MAL puesto: el escaque más a la derecha del jugador ha de ser blanco, que no negro.

    En ajedrez esta situación es anormal (ilegal, se dice). Otra cosa es que, en política, las situaciones ilegales sean lo normal. En ese caso me callo, pues la foto, por descriptiva, sería de lo más acertada.

    Un antecedente a lo anterior (dos políticos jugando a que “juegan” al ajedrez) es la del recientemente fallecido Helmut Schmidt contra el lenguaraz Peer Steinbrück; se les ve, en elegante contraluz, concentrados, sesudos, asín muy tipo-estadistas, muy «de mí te puedes fiar, ¡¿acaso no ves lo intelectual y reflexivo que soy, so gilipollas?!»… ¡y con el tablero al revés! Ridículo.

    En cine este mismo error se da mucho: Blade Runner, The Silence of the Lambs, History of the World: Part I, Never Say Never Again… Aunque la cagada peor (por contraste con lo seriote o grave de la película) es en The Seventh Seal.

    ResponderEliminar
  2. El artículo del link cuenta algo que no solo sucede en London y desde este lado del charco se ve como "obvio". La economía del "libre mercado" es un modelo donde se reconcentra el poder econòmico desprotegiendo y "echando" a los trabajadores hacia las màrgenes en todos los sentidos posibles que se entienda margen, social, físico,etc....OJalà que no, como decìs vos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hombre, yo siempre digo que a esta gente alguien tiene que ponerle las copas y limpiarles las casas, ¿no?

    Un posible contrapeso (y consecuencia de lo que cuentas) a esa tendencia a tener sociedades cada vez más polarizadas, más injustas, con más desigualdades, más invivibles, y que viene desde el mismo pensamiento conservador, (aunque no solo desde ahí), es el rechazo creciente a la inmigración. Sin emigrantes, sin la (más o menos) libre circulación de las personas, por arriba y por abajo, estos modelos son insostenibles.

    ResponderEliminar
  4. Ganó Khan, ¡bien! A ver ahora...

    ResponderEliminar
  5. Bien. Aunque no me queda muy claro si ha ganado el laborismo o si (afortunadamente) ha perdido el racismo.

    ResponderEliminar
  6. Pues empujando, empujando, a la clase obrera y media baja, un año de éstos me encuentro con que vivo en Alepo y tengo que re-entrar en Europa por Turquía, como refugiado de guerra.

    ¿Y si llamamos a Madame Guillotine? Ah, Di, que a ti no te gusta el derramamiento de sangre, que prefieres la soga... Pues a mí la soga me da como repelús.

    ResponderEliminar
  7. hey babies, uno breve q he d eterminar la serie de japon, o se me olvidara todo... ayer ya tomó sadiq posesión pero... en la Catedral de Southwark!! Rodeado de curas por todos los lados!!! Pero qué eh ejto??? Eso sí, le están dando cania diciendo q nos va a poner a todos mirando a la Meca... la imbecilidad de unos y otros me deja aturullada... LAICISMO YA!

    muxus, q volvemos a tokyo

    di

    ResponderEliminar
  8. La icimos buena, permitiéndoles tanto poder.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.