15 de mayo de 2016

Mi vecino Totoro (Tonari No Totoro, となりのトトロ ) de Hayao Miyazaki

Hoy ha sido la celebración del Mini-cumple, junto con una amiga. nos hemos llevado a todos los niños de clase más algún amigo de fuera al cine: 21 enanos de 8 años en la sala: mis disculpas a los adultos que estaban allí simplemnte intentando ver una peli de animación.

Hemos elegido un clásico de 1988 de Hayado Miyazaki, el famoso director japonés del Studio Ghibli que ganó el oscar  (que no recogió como protesta por el bombardeo de Iraq), años depués en 2001 por "El viaje de Chihiro". Aún recuerdo el impacto de Chihiro, muy pre-Mini. Ya divagué sobre ella aquí "Soy una niña, hay escapatoria?", en el Pleistoceno del divlog, capturando precisamente el espíritu feminista de la obra de Miyazaki. Otros de sus temas son el medio ambiente y el pacifismo.

No quiero contar la trama, pero he querido que este divague sea una nota para no olvidar, porque la peli me ha llevado de nuevo a Japón: aún no he terminado las crónicas y me ha dado añoranza de ese viaje que aún no he terminado, precisamente porque no está procesado: falta que escribir, falta que ver y seleccionar las fotos, falta poner la guía arriba, junto con sus compañeras, y eso no ocurrirá hasta que "haya cerrado" Japón.

Los personajes de las pelis japonesas tiene todos los ojos muy redondos: solo los ancianos que aparecen pueden ser japoneses, y suelen ser todos terriblemente decrépitos. Las dos niñas protagonistas recuerdan mucho a Chihiro (la hermana mayor Satsuki, de unos 10-12 años, espigada y chicazo, con pelo corto y minifaldas como solo se ven en Japón) y a Ponyo (la pequeña de 4 años, Ponyo, Ponyo, es una niña pez... Miyazaki se inspiró en Tomonoura este pueblo maravilloso de pescadores del que hablé en su día). El padre es un ser encantador y la madre, hospitalizada, da bastante miedo. Porque la peli parte del cambio de casa de la familia para estar más cerca del hospital donde está la madre (cambio de ciudad: el mismo planteamiento que en Chihiro). Yo al principio, como no sale la madre por ningún sitio me asusto, pensando "es otra de las múltiples pelis/historias donde se mata a la madre", pero no, está claro que molestamos, pero esta vez nos dejan solo en hospital.

Como decía, no sé si habría visto la peli con los mismo ojos de no haber estado en Edo hace un mes: las puertas y ventanas correderas, las sandalias de madera a la puerta de la casa, la necesidad (religiosa) de descalzarse, las cajas de bento (comida para llevar), dormir sobre el futón, (en una habitación exacta a la nuestra!), las mochilas de los colegiales, tan cuadradas, la familia bañándose  en el onsen (Satsuki todavía enjabonándose fuera al principio de la escena), los cableados eléctricos... Aparte de su imaginación, a ratos (al menos en otros filmes) rarura, lo que MIyazaki hace como los ángeles es dibujar: los paisajes de esa japón rural de posguerra son preciosos, así como los detalles como los árboles que hacen un túnel por el camino, o las mariposas que rodean a Mei cuando visita a Totoro por primera vez.

Hoy he vuelto a Japón: gracias Studio Ghibli.

8 comentarios:

  1. Muchas felicidades Di family. Apenas he tenido tiempo de enterarme del viaje a Japón, no lo leo por envidia cochina...ya llegará el momento de leerlo con calma. Estamos a mediados de mayo, y me acuerdo de que sois todos de mayo y vengo a felicitaros, con retraso a alguna, en el momento a otra, y ni idea a otro, pero os felicito :).
    Un saludo a los otros navegantes. Cs, los chimpancés sí tienen política (si no pincho a Cs no soy yo :)).
    Y hablando de pinchar, Di, no te envidio para nada la sesión de cine :).
    Un abrazo. (quedido Diblog no soy un robot, y sé distinguir las fotos de zapatos...).

    ResponderEliminar
  2. Totoro es maravillosa, yo la he visto con las niñas un millón de veces y siempre descubro algo nuevo. Una pasada de película aunque de algo de miedo y te quedes siempre pensando si la ha entendido bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola babies... IRE, cuánto tiempo! dónde estás? Yo rponto termino Japón y enseguida vuelvo "normal".. y así espero q podáis reaparecer, como monísimos pequenios Totoros, los divagantes escondidos... MIl gracias por las felicitaciones, por fin se ha pasado ya estos primeros 12 días de Mayo! :)

    Mo, pensaba eso: q la próxima vez q la viera, me encontraría con más cosas... hoy ya me han venido un par de cosas que no icnluí y q lo haré ahora. Sobre lo del miedo, me fastidia q los divertidos sean asumidos como los padres en las pelis y la literatura... por eso matan a las madres y dejan desde Aticus hasta a los padres de cenicienta y blancanieves... las madres también podemos hacer cosas!

    muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es por eso, Di. Lo que pasa es que, normalmente, cuando está la madre es difícil que haya tragedia. Las vidas felices y ordenadas no son interesantes desde el punto de vista narrativo. Eso sí: una madre malvada da muchísimo juego...

      Eliminar
    2. En esto estoy de acuerdo con Cesita :).
      Habría que preguntarse, mejor, porque se ha metido a la madre en casa, sin la posibilidad -siquiera- de tener un jardín donde cultive plantas medicinales y alucinógenas -la bruja-, y por qué eso se lo hizo la abuela. También sería muy interesante que nos preguntáramos por qué la madre estuvo cuidando de la abuela, cuando la abu cayó enferma, y el tío, no. O por qué el tío estudió en la capital, y a la madre le enseñaron a cocinar. Esas preguntas me parecen muy curiosas a mi :).

      Pero, Cesita, los chimpancés sí tienen política. Saludos, compis.

      Eliminar
    3. Hola guapas... CESUCHI, me gusta tu análisis pero no sé si aplica.. por ejemplo en pelis como "Novecento", "BIlly Elliot", "Tasio", la infancia habría sido igualmente dura, creo yo, pero la falta de madre tal vez busque despojar a los ninios de esa manta emocional, y q se tengan q valer más por si mismos, emocionalmente... o sea, las castanias del fuego las saca el padre, pero el ninio se ha de meter en un viaje (el de crecer) él solo. En "Matar a un ruisenior" creo q es para agrandar aun más la figura del super Aticus Finch.

      Ahora, a las dos (IRE hola): las madres no suelen ser malvadas.. son las MADRASTRAS!... aparte de Julie Andrews, pero la baronesa VOn algo tambien era mala... Pero ent u relfexión feminista sí q te aplaudo IRE :)

      muxus a las dos

      Eliminar
  4. Tengo que ver las pelìculas, las conozco de nombre y se conoce bastante al dibujante. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Por seguir leyendo no salude a Mini por su cumple, 15 de Mayo también cumple mi ex suegra a la que adoro. Feliz cumple!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.