3 de abril de 2014

La ética del trabajo de un protestante y el sentido de culpa de un católico

Hace mucho tiempo, hice un divague titulado"Spain is different": Clientelismo, impuestos, picaresca, corrupción"   en el que comentaba lateralmente la premisa de Max Weber en su libro  “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” (1904): la reforma protestante hizo a los habitantes de esos países más industriosos y trabajadores, mientras que los países católicos, con la promesa de "la vida eterna", siempre tienen tiempo para hacerlo todo "mañana". 

Enlazando esto con un tema tocado en días anteriores-las cantidades ingentes de trabajo, en mi equipo me definen como una mezcla explosiva: "tienes la ética del trabajo de un protestante y el sentido de culpa de un católico". Vamos, que soy la empleada ideal. 

Sobre este y otros estereotipos europeos véanse los mapas de abajo del "Atlas del Prejuicio" . No puedo ponerlos más grandes o se me sale de la página, así que habrá que abrirlos aparte para leerlos (o clicar aquí). Para quien no tenga la energía, yo me quedo con el 9: la Europa "sexualmente reprimida" y "emocionalmente reprimida"... Y ya que se hablaba ayer del Homo Vascuenzis: deberíamos contactar al autor para que hiciera en esa bella zona una intersección donde ambas represiones conviven con alegría bajo el manto protector de "la cuadrilla"?

 

24 comentarios:

  1. Si te crees que vamos a ver los mapas y analizarlos, vas lista.

    ResponderEliminar
  2. Pues a modo rápido están chulos, hay uno que divide entre café y té. Yo busco otro que divida entre punto de cruz y pintura, pero no aparece.
    Yo creo que represión sexual y emocional van de la mano, pero a cada uno nos venden la burra según la cara de bobo que nos ven.

    Aparte, a ver si me cuentan un gazpachito de graná muy rico, en cuantipueda te lo paso. Lux, te estoy viendo quillo, te dará una receta stupenda de gazpacho de arró de la misma Valencia.
    Y esto no te va a gustar, pero según me contaron, pero...el aliento huele a ajo aunque le quites el gérmen, la parte del centro. Para que el ajo no tenga esa sustancia que hace que huela a ajo hasta Derry, hay que cocerlo, las sales de ajo llevan ajo hervido, se pueden usar si tanto miedito te da ir cantando a ajo ;). No sabe igual, pero no espantas a las finas pituitarias indígenas.

    Pero...en el país del pastel de Rodaballo, y demás masacres cotidianas, yo les pondría muy clarito que asco es lo que hacen ellos con la comida. Saludoak (peeeerdón Marisa).

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Siempre encontré acertada (en lineas generales) la división de Weber. Y he de decir que la ética protestante del trabajo me parece tan detestable (o más) como la ética de la culpa. Si tengo que escoger entre ser explotada y trabajar 60 horas a la semena para ser socialmente aceptada o pasar por el confesionario una vez por semana, me quedo con lo segundo. La revolución industrial, que nos ha traído el regalo de la mecanización y la sustitución del trabajo humano por las máquinas, las posibilidades de mejorar la calidad de vida y el descenso de la mortalidad juvenil debería haber servido para descargar a la humanidad de tanto deslome. Si las cosas se hubieran hecho como Dios manda, ahora todo el mundo podría tener un trabajo y nadie debería trabajar más de cuatro horas al día. Pero ¡no! lo que le mola a la patronal, lo que da lustre a tu curriculum, lo que te hace socialmente digno de confianza...¡Es salir del curro más tarde que el jefe! Deberíamos plantarnos y acabar con esa avaricia laboral tan ridícula.
    Los mapas son muy buenos, aunque deben estar algo anticuados, porque salimos en el lado de ¡los ricos! (E Irlanda en el de los ateos ¿...?)
    De verdad, Ire, que la represión sexual y la emocional van por calles distintas. Hace unos años, una amiga que vive en el Reino Unido, quedó viuda por causa de un estúpido accidente de bici. Con lo británica que se ha vuelto, me contaba que le resultaba muy chocante que, después de la muerte de su chico, si se le ocurría ponerse a llorar delante de sus amigos, todos se largaban discretamente. "Ellos querían respetar mi duelo y yo lo que quería era un abrazo. ¡Pobrecillos! ¡Son tan pacatos para mostrar sus sentimientos!"

    ResponderEliminar
  5. ahahahahahahá.

    Somos ricos y somos perezosos. Enviamos un gran mensaje a la Humanidad.

    Totalmente contrario a esa división artificial entre cerveza, vino y vodka.

    El sentimiento de culpa, querida Maestra, nos pertenece a los judíos. Los católicos os confesáis una vez a la semana y quedáis limpitos. Ahora bien, como judío-budista-católico, estaba teniendo problemas. Por eso me he hecho pastafari.

    ResponderEliminar
  6. Saludoak, agures, berdin da (usease, lo mismo da que da lo mismo). Perdonada, Ire. Si además te estiras con ese gazpacho, estaré en deuda contigo.
    Se podría hacer un estudio sobre cómo se llega a establecer esos estereotipos. A quien demonios preguntan? Algunas cosas (zona cafetera/ zona tetera) tienen su razón, pero no me digáis que no es asombroso dividir europa entre quienes se arreglan el baño y quienes llaman al fontanero. Si alguien es fontanero, que emigre ya.
    Es lo que tienen los estereotipos, que sirven para hacer unas gracias, pero no se si para mucho más. No hay que tomárselos demasiado en serio, no vaya a ser que nos creamos todo lo que se dice de nosotros y nos de por ponerlo en práctica.

    ResponderEliminar
  7. Arratsalde on, panda. Me da vergüenza poner aquí receticas, pero..me puede mi parte felona. A falta de la gracia de Lux para explicar cómo se hace un gazpacho o una becerrada con un impermeable amarillo, cuento esto que me dice misu(egra) -en adelante misu.Afortunadamente es tecnofóbica, no va a ver cómo destrozo lo que me ha contado-.

    Niños y niñas según mi suegra, en su casa se hacía el gazpacho sin cebolla, y la mejor herramienta para prepararlo es una buena nariz. Misu añadiría, y un mortero, que sois muy prisillas. Pero como es tecnofóbica, la, la, la...
    Lo más importante es que los tomates estén maduros y sean aromáticos, de huerta si puede ser, si no recomienda de pera. Queremos la carne del tomate, que no sean pellejúos, y que estén ya un poquito más allá de toda su lozanía (cuando no os miren, se presiona el tomate y si no se hunde, no vale).
    Si son grandes dos o tres, si son de pera, entre 4 y 6. Usease, alrededor de 1 kg. Di, que no sean pellejúos, que no sean vistosos, y si puede ser que lo puedas "tocar", que no estén embalados.
    1 pimiento, de los italianos, que no sea de exposición gastronómica que son de plástico, que huela a pimiento.
    1 pepino. Lo mismo, que sea aromático y que no sea el más guapo de la casa. Este sí que debe estar en su punto, si no es puro corcho.
    1 diente de ajo (ejem, para los isleños sal de ajo a ojímetro y dos aves maría de penitencia. O un cuartito de diente de ajo, pobre Mini, pero es que el ajo es importante).
    1/2 vaso de aceite (recomiendan que sea virgen extra. Isleños, con aceite virgen sale más ácido).
    Vinagre, misu es de ojímetro. Viene a ser algo menos de una cuarta de un vaso de agua (isleños, y gente con niños pequeños, más vinagre, más ácido, vale?. A mi me han dicho que vinagre de vino de Jeré, pero poned el que os parezca mejor).
    Sal al gusto, y comino -una miajilla-.

    Pelar pepino y ajo, quitar las semillas al pimiento. Podeis pelar el tomate y quitar la pipa, o cortar todas las hortalizas y batirlas tal cual, y después colarlas.
    Recomienda echar primero las hortalizas picadas, después la sal, el vinagre y el aceite, en ese orden. Misu es de las que de verdad aprendió a hacer las cosas en mortero, y dice que puestos a elegir prefiere la batidora de vaso a la de mano, porque la última mete aire. Se pica todo bien picado. Si se optó por no pelar tomates, colar con colador fino para deshacerse de pellejillos.

    A la nevera, (ahí misu me dijo, si ya sé que no lo haceis, pero hay que dejar reposar), al menos un par de horicas.

    (A lo anterior si quereis se le podría haber añadido un poco de pan duro. A nosotros no nos gusta.)

    Luego podeis tomarlo así, o con tropezones, antes de servir podeis preparar los tropezones: pepino, pimiento, tomate, y si es vuestro gusto cebolla y pan frito. Todo muy picadito. Se recomienda que los comensales no coman tropezones que no les gusten, eso sí.

    Y después de esto, diré que yo hago el gazpacho a ojímetro, ahora corrijo de tomate, ahora de aceite. Pero misu cocina mucho mejor que yo.


    ResponderEliminar
  8. Kakatua escara ketecagas. ¿Solo un kg. de tomates? Nebulosa Andalusí, ¿es que en tu casa lo tomáis en tacitas de café?

    Dos kilos, o dos y medio, es el mínimo que hacemos en casa. Luego a la nevera y un vasito de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  9. También puedes cambiar el tomate por fresas. Todo lo demás como dice Ire. Si lo haces con batidora de brazo (es mejor la de zumos), es verdad que le entra mucho aire y cambia de color (se vuelve más clarito) pero no de sabor. La cosa se arregla dejándolo reposar un poco. De tomate o de fresa, queda riquísimo con tropezones de manzana. Hay una modalidad que está bastante bien, aunque no sé si se puede llamar gazpacho, porque es verde: pones la mitad de tomate y la otra mitad de aguacate (y el doble de agua) y ¡está buenísimo!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, tomo nota de la receta, incluidas las variantes. Por ahí he oído que se puede hacer incluso gazpacho de sandía. Es ello posible????
    Lo de la misu tecnofóbica me recuerda a mi inaxio metido a cocinillas. En este caso por tecnofílico. Eso de hacer una comida a ojo, poner un puñao de esto y una miajilla de lo otro le rompía los esquemas. Y eso de un ratico al fuego?? Nada, nada, un buen reloj, un buen peso, matraz, pipetas, una buena hoja excel....Aficionados a mí!!!
    Agur, benhur eta jan yogur.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Yo en mi próxima reencarnación y después de leer atentamente a mi admirada Di con sus enlaces, pienso ser un protestante de provecho. Pero de momento tendré que morir como católico (a mi manera, claro, que para eso soy español) y con la bendición apostólica.

    Por cierto me uno a la oda al gazpacho (al auténtico) que descubrí siendo niño en la Feria del Campo de Madrid (suena a puro franquismo) en el stand de Sevilla.

    ResponderEliminar
  13. Este blog está lleno de cocineros puretas. No se puede echar panceta al arroz...no se puede hacer gazpacho de fresas...Pues os escandalizaré un poco más: ayer hice marmitako de salmón. (Estaba barato: ahora me paro delante de los escaparates de las pescaderías como antes lo hacía delante de los de zapatos) ¡Y quedó riquísimo! Os imagino en otros tiempos, cuando el gazpacho sólo llevaba pan, aceite y vinagre, comentando escandalizados: ¡A quién se le ocurre ponerle tomate al gazpacho! ¡Si dicen que es venenoso!

    ResponderEliminar
  14. Cuidado C.S., que innovando, innovando llegamos a la deconstrucción de la tortilla. al helado de fabada y al curasán de morcilla de burgos. Vale, es verdad que desde que comíamos hierbajos hasta ahora todo ha sido innovación, pero...
    De todos modos, da un poco de risa cuando oyes que algo es muy auténtico e investigas un poco su origen. A veces la autenticidad tiene no se, 20 o 30 años, vaya, que tampoco es que sea del pleistoceno. Una vez oí aun casero que se descojonaba de la moda de las sidrerías. En algunas por hacerlo más aueténtico, se come de pie, con las vacas por ahí cerca... El decía que comer de pie es sólo para señoritos amantes de las novedades y que el origen de tomar sidra y comer algo para acompañarña era el ir a los caseríos a comprar sidra al por mayor, y para poder probar de todas las kupelas sin cogerse una tajá se les daba algo de picar. De ahí a la pasión sidrera, al comer incluso de pie por, autenticidad, pues eso, je,je,je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cruasán de morcilla está bien bueno. La tortilla deconstruída es asquerosa: una especie de puré de patatas aceitoso con huevo moquiento por encima y servido en copa de martini ¡Puagggg! El helado de fabada no lo he probado, pero la verdad, es que no me llama. Y tengo motivos: soy muy aficionada a comerme para desayunar (directamente de la olla: a las horas en que yo me levanto no hay peligro de que nadie me vea hacerlo) los restos fríos del día anterior. Pero la cucharada de fabada fría y gelatinosa...está malísima: mejor prepararse unas tostadas.
      Según el mapa de Di, estamos geográficamente determinados para comer de pie, así que lo de las sidrerías, tarde o temprano ¡Tenía que pasar!

      Eliminar
  15. Estáis fatal...

    oye, os he contado q tengo en casa al "Equipo de apoyo"? Se trata de q han venido mis progenitores para hacer de cangurakos en las interminables vacaciones de Mini... esto implica tener tambien a fashion (sister) y JAL (cuñi) abonados a los eventos gastonónicos q, afortunadamente, lidera mi madre.

    Como el buen divagante sabrá (o sea, no como esos advenedizos divagantes q aún confunden a DIVA con DI, no miro a nadie) vivo en piso de 2 habitaciones (y muy importante, UN baño) de unos 65 m2. O sea, estamos 5 personas y 2 okupas q vienen a la mesa... si no estáis con lágrimas en los ojos YA demuestra q sois seres sin corazón ni escrúpulos, gente de baja estofa, hienas, en una palabra (era la palabra q estáis esperando, lo sé), y q por contraposición (polos opuestos se atraen) habéis sido atraídos por la bondad de este blog..

    En resumen, habréis de disculpar q haya más di-sgresiones de las habituales...

    Os mando muchos hugs y muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A comer de pie, como señoritos!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  16. Hiena 7 a Base: Eres una quejica profesional. Espero que tus padres puedan re-educarte.

    Lux, la próxima vez que vengas a vigilar mi sueño, no pongas la radio y, sobre todo, no te tires pedillos, que la Compa despierta y me echa la culpa a mí.

    Es materialmente imposible que yo sea un cascarrabias, ya que el DRAE lo define así:

    com. col. Persona que se enfada fácilmente.

    Yo no me enfado "fácilmente", sino "siempre".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, NáN, bien visto ¡Di es otra cascarrabias! Y tú, un sempiternocascarrabias.

      En cuanto a los pedillos… Yo esas cosas, no. Vamos, que no. Si acaso, a veces y porque uno es humano, algún flatito, algún provechito que suelto con disimulo, donaire y con un breve sonidito que recuerda vagamente al de la olla exprés cuando arranca o al que, índice en los labios, uno hace cuando ordena que se guarde un secreto. Pero no más.

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Osti, Lux, esta foto es de pecado mortal. No sabe una por donde trinchar el pollo este (me niego a llamarle en femenino a pesar de su apariencia, porque pienso en trinchar y eso duele).

    Saludos al equipo de apoyo, incluso saludos para los okupas-nopersonas. Cuidaos en el pasillo, buenos turnos o un semáforo siempre ayudan en caso de aglomeración. Y a una mala, Ikea es un buen recurso para desocupar la casa un rato.
    Muxus

    ResponderEliminar
  19. Y después, análisis del sujeto pensante que quiere estremecerse con el arte. Bueno...según lo que te pueda estremecer, hay temas que te llegan más, pero también hay estados de ánimo. Si uno está agotado los placeres carnales de júpiter no le van a llegar, ni las tres gracias de rubens. Si uno está alegre, pasando millas de ventura rodriguez y sus pasiones procesionales.
    Tu búsqueda interna influye en todo. Hay cosas que son más fáciles de admirar, porque son emociones mucho más fuertes, que alguien ha logrado plasmar. Puedes sentir que alguien se ha abierto en canal para pintar algo. Yo cuando veo lo de júpiter devorando a su hijo, digo, este tío ha expuesto su propio lado sádico y aquí lo estamos viendo. Puedes sentir como alguien se partido el espinazo para hacer algo, la capilla sixtina, Miguel ángel en su gloria y sufrimiento.

    Hay otras cosas que son más intelectuales. Puedes sentir cómo alguien ha dicho "esto es bello y simple, hostias", Matisse. O mucho más emocionales y por lo tanto subjetivas, puedes sentir como una niña de cinco años se obstina en dibujar el pony más dulce y maravilloso del mundo, porque quiere hacer algo bello. Puedes sentir cómo un tiparraco esquematiza el horror en un collage que por lo infantil es más fácil de percibir, Picasso. Puedes sentir cómo otro tío dibuja dos cuadrados concéntricos, y oye, le queda chulo. Etc.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.