7 de abril de 2011

Jacuzzno



De entrada no me gustan los jacuzzies, jacuzzis o como se diga. Siempre me los he mirado con un poco de manía. He llegado incluso a meterme en alguno y la experiencia no ha hecho más que corroborar lo que ya pensaba. No me gustan y punto. Yo cuando quiero relajarme necesito que me machaquen, que me dejen bien sostobada, sea vía chorros de agua o via masaje y después me gusta reposar, escuhando música o tumbada, dolorida pero reconfortada. Los que seais avizados habréis advertido que los masajitos maripositas tampoco me van.

No osbtante reconozco que un jacuzzi puede tener un punto romántico, que llegado el momento puede derivar en mayores, ya que propicia el roce y los juegos bajo el agua o lo que antes era meterse mano. El agua esta caliente, la gente medio en bolas, las burbujas no dejan ver lo que hacen los demás...

Quizá es que no haya ido al jacuzzi correcto, uno limpio inmaculado que yo llene de agua y en el que estemos Consuerte y yo solos o únicamente yo relajándome, con velas alrededor y pétalos de rosas, mientras suena Lenny Kravitz por ejemplo. Salvo por lo del cantante, todo lo demás me parece demasiado obvio, como de anuncio de crucero.

Los jacuzzis a los que yo he asistido eran diferentes:

- Suelen tener agua de cuando los dinoaurios poblaban la tierra.

- Huelen a humedad.

- Si alguien se echa un pedo no se nota y seguro que la gente aprovecha para coscarse.

- Si os fijáis siempre hay alguien que se mete directamente sin pasar por la ducha.

- En él se sumergen otros especímenes a los que no me apetece rozar.

- Son un caldo de cultivo idóneo para hongos, herpes y todo tipo de viruses y bacterias.

- Hay burbujas que no desaparecen y se quedan en las orillas en un sospechoso estado semisólido in saecula saeculorum.

- Los chorros de agua son flojos y no te masajean nada, sólo crean una superficie difusa.

- Abrir los ojos y ver el panorama a tu alrededor suele acabar con cualquier fantasía erótica.

- Sales toda arrugada.

9 comentarios:

  1. Primer!!
    Totalmente de acuerdo.
    Y además suelen ser sobredimensionados, o sea ponen que es para 10 un jacuzzi que como mucho admitiria 3

    ResponderEliminar
  2. El problema no es el jacuzzi.
    El problema son los bichos que lo utilizan.

    Pasa lo mismo en la sauna, en la piscina, etc., una vez escribí algo sobre eso:

    Reconozco mi falta de fe/
    en el ser humano/
    cada vez más grande/
    cada vez más profunda/
    cada vez más preocupante/
    por ejemplo esta tarde/
    cuando la piscina me parecía/
    una sopa de sanguijuelas.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Diva: acuerdo total. Nunca me he metido en uno, me da repeluco.

    Cuando tras 20 años en una ciudad con mar, me vine a Madrid, me costó meterme en una piscina. Eso lo superé, pero lo del jacu no tengo la menos intención de superarlo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. DIVA, plis quita esa foto... odio a los pollos en general y estos son... puag! Plis plis...

    Bueno, decir q yo no he estado en jacuzzis de esos con 10 personas, a mí lo q me gusta es todo lo relacionado con el agua, pero con dos dedos de frente. Hay banieras por ahi con jacuzzi (en un hotel ambientado a lo marruecos tuvimos una hace poco), y hay spas de esos donde hay muy poca gente (o los q yo he estado, por lo menos). El único jacuzzi comunitario q recuerdo es el de "La Perla" en Donosti, en plena concha, con vista panoramica q es la pera (creo q se destrozó con alguna tomrenta, no se si estara activo d enuevo). Yo he estado entre semana y de nuevo, no estábamos 10...

    DE todas maneras, con todos vuestros problemas de escrúpulos con compartir el agua (los puedo legar a entender) nadie los tiene a la hora de comer en un restaurante, q es donde deberíamos temer más racionalmente las "potenciales agresiones de patógenos", q ene el fondo es de lo q va este miedo a compartir cosas demasiado cercanamente con otros...

    Esos pollos... son horribles.

    di

    ResponderEliminar
  6. A mí el jacuzzi en sí no me hace especial gracia, pero sí que me gustan los spas con sus chorros de agua y cosas de esas y lo que más me gusta es lo de la piscina fría y la piscina caliente. Eso relaja muchísimo, te quedas desmadejado.

    ResponderEliminar
  7. El jacuzi estupendo, y los pollos que has puesto, asquerosos.

    Una foto totalmente disuasoria a la hora de entrar a ver si hay comentarios

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi me encantan!!! Y si es en una sesión privada, como en el último que estuve, por ahí por el sur de donde nunca hay que volver...más aún!!!

    Spa nuevo cerrado para nos, música, luces tenues, jacuzzi nuevo con agua muy limpia y cortinitas que te encierran. Sin olor a humedad alguna y desnudos. Brutallll!!!!

    En Malta también estuve en uno que tela...

    Besis

    ResponderEliminar
  9. Por partes:

    Gonzalo, se me olvido lo de la sobreocupacion de los jacuzzis. Buen punto.

    Toro, me gusta lo que escribes, como siempre.

    NáN!!!!, Estamos de acuerdo!!!!!! Es la primera vez?

    Di, me encanta la foto de los pollos. No la voy a quitar. Refleja perfectamente lo que pienso.

    ND, estoy de acuerdo contigo: chorros fuertes. Véase Aquatonic de Termes de Montbrió.

    Anónimo. Me reitero en lo de la foto.

    No. Yo también quiero un jacuzzi como esos que cuentas. A ver si me sorprende Consuerte...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.