10 de junio de 2015

Arquitectura brutalista: Balfron y Trellick Towers

Más de 200 rascacielos están proyectados para el cielo de Londinium. Algunos dicen que la City no será la misma, pero los que están creciendo como setas hasta ahora, son la pera. Nada terrenales, y de ahí que "el cielo" tenga doble lectura.

Me encanta la arquitectura, y podría quedarme horas mirando al Gherkin de Foster, que ha dado sin duda un nuevo estilo al viejo distrito financiero de Londinium. Luego hay otros edificos con los que no lo tengo tan claro y dudo si me gustan o no: el Shard es uno de ellos. Y por fin están otros que me parecen horribles a primera vista, pero a los que sigo mirando porque tienen algo interesante, algo que me fascina a la vez que me horripila. Y al final, como en el caso de las torres de hoy, me acabo reconciliando.

El húngaro Erno Goldfinger, socialista convencido,  disenió estos dos pedazos de cemento, bestiales, intimidatorios, imponentes, como de peli de ciencia ficción:  por algo son exponentes de la llamada "arquitectura brutalista". Construcción tipo socialista, de hecho podrían ser una de esas moles soviéticas (ahora que por la península están tan de moda los soviets) con las que nos metían miedo (eso y que no tenían vaqueros, alguien ha oído eso de que te los cambiaban por abrigos de piel? El poder de la leyenda urbana primitiva). [Nota biográfica: Goldfinger también disenió "Metro Central Heights" (Alexander Fleming House) en Elephant & Castle, donde el Peda y la que firma aterrizaron nada más llegar a Londinium, sin tener ni idea de dónde nos estábamos metiendo. Recuerdo un caminito de piedras en un patio idílico, fuente con peces naranjas y  recepcionista negro: salimos a toda prisa]. 

La Torre Balfron esta en Poplar y la Trellick en Ladbroke Grove, para los emigrados la zona donde esta "García e hijos", la tienda de productos espanioles donde la gente va a comprarse el Cola-Cao y el Jabón de La Toja. Ambas fueron construídas como viviendas sociales y los entendidos dicen que no es solo una cara bonita: que "la calidad de los detalles, la solidez de la estructura y la distribución del espacio" son de libro de texto. Los pisos son muy grandes (en Londinium? Really?), con las paredes gruesas (en Londinium? Really?) para insonorizarte de los vecinos. Así que eran, en principio "la utopía vertical".

Fue bonito mientras duró: en los últimos anios 60 se convirtieron ambas torres en nidos de asaltos, drogas y rock &; roll (tal vez). Y es que claro, estos pobres, cómo son: les dan casa y en lugar de quedarse quietos allí se meten en líos. Les dan casa, pero les mantienen en la misma rueda de unemployed-unemployable (sin trabajo ni posibilidades de tenerlo), sin aspiraciones, sin cielo al que mirar aunque vivan en las últimas plantas.

Pero, ah,  la Trellick se "reinventó": de acuerdo con alguna mente preclara fue porque "los pisos se pusieron a la venta". Así salieron los que viven en "benefits" (los pobres) y entraron las clases medias, que expulsaron, en un proceso que dolorosamente conocemos en esta ciudad,  hacia otra zona a los anteriores. Ellos han sido a su vez expulsados de otra zona, y así es Londinium: un juego de naipes donde empieza a caer uno y todos los demás seguimos (el otro día leí que esta es ya la ciudad del mundo más cara donde vivir, le sigue Oslo en este ránking demencial donde nadie querríamos "ganar").

Ahora van a hacer algo similar con la Torre Balfron: toda la comunidad de viviendo social ha sido paulatinamente evacuada, y lo que era un grupo variado, tanto en etnicidad como en edad, ahora ha pasado a ser lo que llamo "el tipo de Londinium": blancos, treintaintantos, clase media. Creativos, aniado yo. Para lavarse la cara, dicen que con las fenomenales ventas de los pisos de la Balfron, van a ayudar a la construcción de vivienda social en el barrio de Poplar.  Permítanme un segundo que me recomponga: qué bonito, una lágrima me recorre la mejilla.

Si Goldfinger (que por cierto, inspiró al villano de James Bond: una pequenia vendetta de Ian Fleming por demoler unas casitas para construír la suya de Hamsptead en 2 Willow Rd) levantara la cabeza y viera de lo que se están llenando sus pisos (o de lo que se están llenando todos esos rascacielos en la ciudad, donde no hay una sola vivienda que se pueda permitir la gente que se gana dignamente la vida), le daría un yu-yu. El vivió durante dos meses en el Piso 130 y se cuenta que invitó a los vecinos a champán, a modo de focus group, que informó su disenio de la Trellick.

Cuando visité inocentemente Metro Central Heights en 2002 no sabía que el recepcionista negro era una senial. Igual él vivía entonces en la Balfron, y ahora en 2015, como mucho podrá ser su recepcionista.

Nota: Los datos del divague han sido tomados de la wiki y de un artículo de la Time Out de Eddy Frankel titulado "What's the storey". Las anécdotas, la bilis, y lo que viene llamándose "las divagaciones"... c'est moi.

La Balfron Tower ha aparecido en pelis como "28 days later" y en videos de Oasis... enjoy.


22 comentarios:

  1. En realidad, estimada anfitriona, la "arquitectura brutal soviética" tiene un sentido lógico e histórico.
    Bien, hemos acabado la Segunda Guerra Mundial; tenemos a Europa hecha un patatal, desde Alemania a Stalingrado los bombardeos a las poblaciones civiles han destruido el parque residencial.
    Vamos, que las casas eran puro escombro.
    Pregunta de examen: ¿qué se puede hacer?
    Respuesta apropiada: Algo viable.
    Segunda pregunta de examen: ¿qué método de crecimiento seguir, el capitalista o el comunista?
    Respuesta de examen: Da igual, lo importante era que fuera viable.
    ...
    Estamos ante un caso curioso de la historia, ante un reto descomunal como la reconstrucción de ciudades enteras, los dos sistemas de economía mundiales coinciden plenamente.
    Uno. No nos volvamos locos, que nos la pegamos.
    Dos: Construyamos primero las fábricas de paneles prefabricados de hormigón armado; y luego ya veremos.
    Tres: Hagamos planes quinquenales para financiar el movidón, pues si pensamos con mentalidad de a cuatro años vista, el castañazo será inmenso.
    Cautro: Desarrollemos un sistema de construcción rápido, barato y asequible, que de cobijo a toda esta gente que nos rodea, que como no les demos salida, nos crujen vivos, y con razón.
    ...
    Y ¡Hop!, tras retirar los escombros, con el mismo sistema de uso de la razón y la planificación, se pudo reconstruir una Europa hecha un guiñapo, desde La Bretaña francesa, Dresde y Leningrado.
    ¡Alejop!, por una vez no la hemos liado.
    ...
    Fruto de aquel esfuerzo titánico y viable, ejemplo de uso de la razón y de su independencia frente a los regímenes económicos, tenemos un hito cultural.
    ¡ EL COJO CAJON DE CEMENTO !
    ...
    Puesto en su contexto histórico, comprobada su funcionalidad y agradecidos todos los abuelitos por salir de debajo del puente y tener un techo digno, le damos un seis y pasa de curso el alumno.
    Pero....
    Plantarlo ahora enmedio de la Cite,más feo que pifio, fuera de contexto histórico, sólo deja lugar a una pregunta:
    ¿Por qué no están los arquitectos de esos monstruos actuales recogiendo almendra?
    Actividad digna donde las haya, causa y fundamento de la fabricación del turrón navideño, que tan buenos ratos nos proporcionan.

    ResponderEliminar
  2. Qué chula la primera foto. Chula para ver y para vivir.

    Al final lo que hace que te den ganas de vivir en un determinado edificio u otro, en un determinado barrio u otro, y en una determinada ciudad u otra, salvando los mínimos, son sus gentes. Y no me gusta el camino que ha tomado Londinho...

    ResponderEliminar
  3. Está claro que en cuanto una vivienda social es chula llega un grupo de millonarios, se deshace de los currantes y se queda con ella. El Parque Guell fué concebido por Gaudí como el jardín de una colonia de viviendas sociales para los obreros de una fábrica textil. En el Reino Unido hubo un montón de iniciativas de estas promovidas por cooperativistas y artistas como Ruskin o William Morris, como la Red House (que ahora es un museo de lo que pudo haber sido y no fué) No se si sabes que el elegante barrio de Hampstead se concibió como barrio de viviendas sociales promovido por las Tenants cooperators. Copio la traducción del proyecto que defendían: "Un espacio que une construcción cívica, habitación popular y ciudad jardín y que representa la mejor alternativa, ya que se elimina la propiedad individual del suelo, permite la participación de los obreros y artesanos del ramo de la construcción en la edificación de casa baratas, a la vez que el sistema de inquilinato permite a los socios un alquiler relativamente bajo que se complementa con los intereses del capital invertido, facilitando la movilidad laboral y solventando las dificultades de pago de las amortizaciones o plazos de la vivienda en propiedad al quedar sin trabajo". ¡Quién te ha visto y quién te ve!

    ResponderEliminar
  4. No me gustan las torres de viviendas, no me gustan. Me deprimen y me causan una tristeza enorme. Me gustan los rascacielos de oficinas pero no de viviendas y me da igual que por dentro sean de lujo, me deprimen...esos mastodontes me horripilan.

    En Berlin, en la Karl Marx Alle, la avenida de Europa más ancha hay unos bloques de viviendas de verdad "soviéticos" construidos por mano de obra esclava después de la II Guerra Mundial. SOn preciosos, no tienen más de seis alturas y las fachadas son muy chulas, eso sí por dentro son cubiculos de mala calidad...o lo eran, ahora no lo sé. La avenida acaba en unas torres enormes que también son chulas. Es una avenida impresionante y que no me causa tristeza. Los bloques me hunden.

    Y además en Londres no tienen ningún sentido.

    ResponderEliminar
  5. Si nada cambia, salvo la arquitectura, nada cambiará sino para peor.

    ¿Di, 200 rascacielos? ¡Menuda bárbara utopía!

    Como todo en la vida, también en arquitectura y urbanismo, aquellos polvos trajeron estos lodos. Me refiero a que tal disparate parece los violentos estertores, si no el bastardo renacer, del peor Estilo Internacional.

    ¿Qué quiero decir?

    Bueno, mejor que con su brillantísima y cabal prosa lo explique Robert Hughes en Problema en Utopía.

    ResponderEliminar
  6. Ante tanto mazacote, mi primera intervención es una defensa (de gambito) de echar unas risas.

    Visita esta página

    Pero mucha, mucha, muchísima risa.

    Me voy a dar la bronca por el PAtio Maravillas.

    Ya si eso, y si no me rompen a palos en la mani, y terminada la semana de italiano, mañana si eso me leo el post y digo algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NáN, ¿sigues de una pieza?

      Eliminar
    2. pos sí. Nos trataron muy bien. No estaban seguros de si al día siguiente cualquiera de nosotros íbamos a ser concejales o argo así (está feo tomar electoralmente el poder con un brazo en cabestrillo y el ojo izquierdo amoratáo). Lo que pasa es que no me quedé mucho rato; me canso. Cada vez me canso más de estar quieto-paráo, o de recorrer dos kilómetros en 3, 27 horas.

      Eliminar
    3. Pero que estás con el brazo mal aún?

      Eliminar
    4. Nooo. Lo que me pasa es de pie en el mismo sitio o caminando a paso de tortuga (el aburrimiento cuenta). Caminando puedo hacer kilómetros tranquilamente).

      Gracias por preocuparte.

      Eliminar
    5. Nooo. Lo que me pasa es de pie en el mismo sitio o caminando a paso de tortuga (el aburrimiento cuenta). Caminando puedo hacer kilómetros tranquilamente).

      Gracias por preocuparte.

      Eliminar
  7. Teneis que ver el documental de Lux en cuanto tengais un ratito. "¡Si me quereis, verlo!" que decía Lola Flores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El impacto de lo nuevo... C. S., a ti y a mí Hughes nos maravillaba, ¡a que sí!

      Eliminar
  8. A mi el nuevo perfil de la city, la verdad, no me gusta; ni la torre Bafron. Pero esto que comentas es una vuelta de tuerca más en la "bellificación" de Londres, ya has contado más historias. Y es muy triste, y también jodido que te vas a londres y en ciertas partes tienes que recorrer más de diez estaciones de metro para comprar un destornillador que no sea de blandiblú, porque las tiendas de necesidad, ferreterías las primeras, brillan por su ausencia.
    Eso sí, lo de realojar a esta gente en Poplar es de una coherencia léxica que me quito el sombrero :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dinos, Ire, ¿qué tal por Alemania?

      Eliminar
    2. Munich, que ni la vi, pero seguro que tiene mucho interesante, a ver si voy con la family. Ahora que lo que es el recinto ferial, vaya que sí. Puedo decir que donde estuve todo muy verde y unos tilos preciosos :), los alemanes muy majos en general y algunos goooooordos pero que gooooordos.

      Eliminar
  9. Cuando esas torres de pisos tan amplios e insonorizados se entregaron como “benefits”, estaban incumpliendo una ley de oro para los “pobres”: poder estar en la calle (el verdadero paraíso espectacular de los que no tienen nada), en un plis plás: no me extraña que “reinventaran” la calle “a pie del pasillo” más cercano a la propia casa.

    Los errores de la arquitectura se suceden uno tras otro sin que ni siquiera nos demos cuenta de ellos. Mi espíritu romántico conectó con el Situacionismo antes includo de Mayo del 68, así que mi visión negativa de la arquitectura viene de lejos. Os dejo, para que os hagáis una idea, dos parrafitos del texto sobre ellos y la arquitectura que escribió Peter Wollen para la New Left Review:


    (1) «A continuación, el campamento gitano. Otro de los primeros miembros del grupo situacionista, que se remonta a la época de la Bauhaus imaginista, fue Giuseppe Pinot Gallizio, un artista italiano. Pinot Gallizio había desempeñado un papel importante en su ciudad natal del norte de Italia al defender los derechos de los gitanos a levantar campamentos. Esta defensa del nomadismo se convirtió en un elemento importante del pensamiento situacionista. El artista belga Constant, otro de los primeros situacionistas, diseñó un campamento gitano como proyecto arquitectónico, creando una maqueta de un complejo que se podía desmontar, transportar y volver a montar. Después de que la Internacional Situacionista fuera disuelta, la compañera de Debord, Alice Becker-Ho, escribió un fascinante librito sobre el idioma romaní. Hay una sensación obvia de que este interés por respaldar a los nómadas y a los gitanos podría estar también relacionado con el apoyo de Jorn a lo espontáneo y lo dionisíaco, por encima de lo clásico y lo apolíneo. Estar fijo, estático, es rechazar la actividad espontánea, permanecer, en cierto sentido, aprisionado en un único lugar de confinamiento. Constant diseñó, de hecho, como veremos, su proyecto de ciudad, Nueva Babilonia, que sería habitada sólo por transeúntes, en lugar de tener una población estable. De alguna forma, era como un único y enorme hotel a escala de ciudad.»



    (2) «Más tarde, la destrucción de la antigua zona de mercado alrededor de Les Halles, para crear un centro comercial y un museo de arte, fue duramente atacada por Debord. Cuando yo colaboré en la organización de la exposición situacionista en el Beaubourg, Debord indicó que no podría asistir porque había jurado no poner jamás un pie en el edificio. En primer lugar, llevaba el odiado nombre de Pompidou, el enemigo maldito del mayo de 1968, y, en segundo, era la fruta envenenada de la destrucción del anterior bullicio de vida callejera y de café, amada por Debord y sus camaradas.»

    Pasados tantos años, sigo creyendo que la ciudad es el mejor lugar para vivir, pero que las casas nunca deben tener más de 4 o 5 pisos. Amo el bullicio de la vida callejera y de café-

    ¿Y qué ofrece Londres? La arquitectura como muestra del colosalismo de la última (espero) fase del capitalismo avanzado. Y del hipernegocio de la hiperconstrucción: 200 towers... para estar lo más lejos posible de las calles. Acepto estos conglomerados que sustituyen a las antiguas catedrales como centros de prestigio y como útiles centros de negocio al comunicar en poco espacio a las grandes empresas globalizadas. La vida, debería ser otra cosa.

    Hoy he leído la entrevista que le hace Álvaro Corazón Rural a Juan Diez del Corral, sobre el horror de la arquitectura desde hace tiempo. No tiene desperdicio.

    La maldición del ego del arquitecto

    ResponderEliminar
  10. Darlings,

    Aún existo, pero numerosas actividades me alejan del teclado. Por ejemplo, buscar un destornillador, q según Ire es difil en la city (en serio, ire: no, en zona dos hay corner shops de asiáticos). Eso sí, he hecho los deberes y he visto el docu de Lux y Cesita, "The shock of the new" es el título original, del crítico Robert Hugues. Pero, no vimos otro de él aqui en el blog hace un tiempo? no recuerdo si lo puse yo o alguien lo enlazó (con motivo de algún pataleo mío sobre "el mal del artista"), o yo que sé porque últimam entran tantas referencias a mi cabeza q no se de dónde han llegado ni, luego, a quién se las he contado.. imaginad qué tortura sufren mis companieros de piso. Bueno, pues "the shock of the new" es un SERIAL... tiene muchos más, a cual más interesante. Creo q debría ir viéndolos, digiriéndolos, y divagandolos. El de hoy era mayoritariam sobre le Corbusier, del q hizo una expo el Barbican hace anios, cuando estaba de baja maternal. Fuí allá con mi carrito y una amiga francesa tb portadora de carrito y sabéis? No recuerdo absolutamente nada!!! Y pensé, "si hubiera tenido blog entonces, ahora podría ir a ver que me pareció". Asi q el blog esta ya pasando a ser un remedio contra mi demencia senil galopante.

    http://www.barbican.org.uk/lecorbusier

    Hablando de Barbican-otro exponente de la arquitectura brutalista-(como dice DRIVER, un ejemplo de una zona devastada por las bombas de la WWII y se tomó la decisión de a ver que hacemos aquí) yo quería seguir con los divagues sobre arquitectura. Yo sé q mis ideas no suelen ser bienvenidas en este blog (véase el airado debate sobre el Gugen de BIlbao, o Gehry en particular q a ningún divagnate gusta), que conste. Pero de momento estoy engachada a la lectura de un libro de 600 páginas q me impide divagar.

    Libro q Mo no le gustó, y no me extrania, si no te gustan los edificios altos de viviendas, ya q uno de los personajes, al llegar a NYC dice, exaltado: "que maravilla, así deberíamos vivir todos, esto es la manera más sostenible de vivir" (en lugar de esparciditos como en Londiium). Y me extrania tu posición por eso, nan.. pensaba q tendrías datos sobre sostenibilidad.. si tienes algú paper, pásamelo y haré el divague. En resumen, y por ponerlo brutalista: benidorm es mucho mejor para el medio ambiente q bucolicas casitas desperdigadas por el monte con vistas al mar. Ah, claro, todos queremos estar solos, pero...

    Bueno, más coherente tal vez maniana

    muxus

    di.

    ResponderEliminar
  11. Un buen destornillador, de los de verdad?, no guarrichín?. Tiendas de pintura, artículos de fontanería...nothing. Lo cierto es que pasé de entrar en megastores asiáticos, yo me pongo más en la piel de señora de edad que tiene que ajustar un tornillo de su lavabo y lo veo difícil....porque el concepto de tienda de utilidades de calidad no existe ya en la city center.

    ResponderEliminar
  12. Buenísima la entrevista con Juan Díez del Corral, NáN. Y el enlace de España Bizarra Es indescriptible. Es como un blog de despellejes de Molinos dedicado en exclusiva a las rotondas que pueblan nuestro suelo patrio. Lux se lo pasará bomba...

    ResponderEliminar
  13. Dada la importancia a nivel mundial que está tomando la partida de ajedrez de Lux contra su hija, quisiera compartir con vosotros la crónica de este lance; el cual marcará un ante y un después en las relaciones personales entre padres e hijos.
    O no.
    http://driveronblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. http://vicisitudysordidez.blogspot.be/2009/11/satan-es-mi-senor-parte-i-tu-vida-va.html

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.