20 de febrero de 2013

Por qué la amistad entre hombres y mujeres ha sido tan difícil. La "Amitié Amoureuse"

Ayer divagaba sobre una carta pre-matrimonial que desafiaba lo que era la idea de "un buen matrimonio" en 1931. Han pasado muchas décadas y hemos visto en esta relación hombres-mujeres, todo tipo de fluctuaciones y modas. No nos engañemos, muchas veces orquestadas desde arriba por el momento económico y político: cuando los hombres volvían del frente tras las guerras y tenían que encontrar un trabajo, se expulsaba de nuevo a las mujeres de las fábricas en aras de “los niños hasta que tienen 37, con quien mejor están es con su madre en casa”.

Pero no todas las relaciones entre los géneros ha de ser “de pareja” (se entiende, sexual). Hay gente que sostiene que la amistad entre chicos y chicas es posible, e incluso deseable. En mis pequeños estudios sociológicos altamente no-científicos (i.e. barra de bar, mesa de cena) me he encontrado de todo, y tal vez más escepticismo por parte de ellos por aquello de que el sexo interfiere.

Así que recurro a uno de los libros que habla sobre el tema “An intimate history of humanity” de Theodore Zeldin, un historiador de Oxford, del que ya hablé aquí. Para explicar por qué la amistad entre los géneros ha sido tan difícil, Zeldin propone la teoría del “miedo a lo diferente”. Zeldin dice que, aunque la respuesta más frecuente es que la dificultad radica en el sexo, los que esto afirman olvidan que la amistad de los hombres entre ellos, la amistad en general tampoco ha sido fácil. Durante la mayor parte de la historia, la amistad tuvo poco que ver con el afecto: un amigo era un protector, alguien con quien se intercambiaban favores. Para huir de la diferencia que nos atemoriza (y si los amigos han de ser idénticos, entonces el hombre y la mujer no tienen nada que hacer) hay que entender que esto viene de lejos: Carnegie, el autor del famoso "How to make friends and influence people" (1936) (“Cómo hacer amigos e influir en la gente") aconsejaba para triunfar en esto de la amistad "sonreír, no discutir, nunca quitar la razón, ser un tipo amable". O sea, "no seas diferente de los otros, y serán tus amigos". No seas tú mismo, que no te descubran. Shakespeare ya había escrito que la "amistad es sobre todo fingir". 

Zeldin hace entonces un recorrido histórico sobre la amistad intra-género apasionante. Lo que sigue son unos extractos:

El contacto corporal no siempre fue tabú
Los hombres no han estado siempre obsesionados por el sexo cuando están cerca de una mujer. En el SXII, muchos caballeros no esperaban que su devoción por la damisela fuera consumada. En la época de Samuel Pepys era costumbre en el cortejo el que el hombre fuera invitado por la mujer a "bundle" en su cama. “Bundle” consistía en abrazarse, hablar y dormir, todo con la ropa puesta. Solía ocurrir en invierno y tras la misa dominical, y no solo con parejas: un marido podía invitar a amigos a "bundle" con su mujer o sus hijas. Esta costumbre ocurrió en Inglaterra, América, Holanda, y continuó hasta 1827 en Cape Cod. 

O sea, solo en los dos últimos siglos se ha establecido el tabú sobre el contacto corporal, y la copulación se ha tornado el símbolo de la intimidad. Pero la intimidad ha significado diferentes cosas durante la historia. Originariamente iba sobre espacio y objetos, por ejemplo, una habitación íntima. En el matrimonio, intimidad significaba vida doméstica. En países donde hay costumbres antiguas, tocar constituye el signo mayor de intimidad.

El romanticismo
Los románticos añadieron la unión sexual como la manera de lograr esa unión de dos almas.   Los clásicos ya habían admirado esta unión del intelecto, pero la restringían solo a los hombres. Una de las consecuencias de que los hombres tuvieron que enamorarse románticamente para casarse fue que las relaciones casi-románticas entre hombres declinaran, y ellos debían exhibir su dureza más agresivamente, para compensar por lo que temían pudiera ser tomado como debilidad. El hombre tenía que pedir matrimonio y ella debía enamorarse antes que tener sexo. 

La gran innovación fue que el "sexo nos mantendría felices para siempre". De esa manera no tenían que preocuparse si no tenían nada que decirse, no había necesidad de amar a su pareja como individuo, porque lo que uno amaba por encima de todo era el amor, estar enamorado y ser amado.

Toda esta fase transicional en la historia de las relaciones entre hombre y mujer fue por la dificultad que habían tenido en comunicarse. Y resultó ser una gran solución momentánea, uno de los mejores inventos de la  humanidad (que se mantiene hasta nuestros días): ya no hacía falta comunicarse, luego una relación desigual pasaba a ser aceptable... hacía al amor inexplicable, idealizando al ser amado, y manteniendo la pretensión de que el amor nunca se acabaría.  En el SXVIII se preguntaron si era el sexo o la amistad lo que mantenía mejor un matrimonio, y llegaron a la conclusión de que era lo primero.

La intimidad de las mentes
Sin embargo, más recientemente, un tercer tipo de intimidad entra en juego: la intimidad de las mentes, propia de la gente que lee, observa, y explora en la vida. En lugar de preguntarse mutuamente: "Estas aún enamorado de mí?", se preguntan "Aún me interesas, me estimulas, me ayudas, me consuelas y te importa a medida que cambio y crezco? Y te intereso, estimulo, ayudo etc a ti?” Entrar en la mente del otro de esta manera no envuelve ni sumisión ni dominación: la pareja intenta escucharse, a la vez que permanecen independientes.

Así que la pregunta del millón es ¿cómo combinar estas formas de intimidad y tener lo mejor de ellas? Durante dos siglos, por lo menos entre los pobres, se ha intentado combinar el matrimonio y la amistad en uno, pero esta fue una solución frágil, colapsando frecuentemente en divorcio. La razón es que la amistad era apuntalada solo desde dentro, no había provisión de amistades del otro sexo fuera del matrimonio, que entonces podía romperse ante el menor ataque de celos. Las amistades fuera del matrimonio eran sospechosas, y mucha gente las declaraba imposibles. La opinión general es que las mujeres y los hombres tenían actitudes diferentes con respecto a la amistad: para los hombres era hacer cosas juntos, y para las mujeres implicaba hablar de los temas que le preocupaban.

El puzzle de la amistad entre los sexos
Sigue sin resolverse el puzzle de amistad entre los sexos fuera del matrimonio. La amistad ha de ser una relación que mata el aburrimiento. Para aquellos que separadamente no saben lo que quieren, la amistad tiene el potencial de ser el medio en el que ellos, como pareja, puedan encontrar un propósito. Cuando unos amigos tienen diferentes ideas, si son de distinto sexo y disfrutan de sus diferencias, cuando tienen curiosidad por el otro, esta curiosidad es la fuerza que mueve la amistad. La satisfacción de la curiosidad no es el objetivo, sino el que esa otra persona te abra otros mundos que solo no conocerías.

La amistad entre los sexos va más allá que la absorción romántica en el momento efímero, olvidando todo lo demás, soñando solo en la pasión. Todo el mundo sabe que la pasión desaparece.

La amistad entre los sexos requiere el que no se piense en ella como estereotipos, no insistir que uno es o un amante, o amigo, o familia, y que son compartimentos estancos. Zeldin defiende que hay una vitalidad en estas amistades que no existe en amistades del mismo sexo. Las llama "amistades amorosas" ("Amitié amoureuse" es la novela epistolar que Hermine Lecomte publicó en 1896), y considera que su cultivo es una nueva forma de arte, donde el corazón tiene que ser educado, como ocurre con el cerebro.




25 comentarios:

  1. O estoy equivocado o lo estas tu.
    El "Bundle" creo que una de las tradiciones que incluía es que el varón se encerraba en una especie de saco de dormir que le impedia el contacto físico.
    Así claro que no había. Por narices se tenian que dedicar a charlar y refrotarse un poco...
    O al menos eso creía yo hasta que has pintado esa extraña imagen de "Pase reverendo, refocilese un poco con mi esposa y mi hija mayor mientras nos preparan el te..."
    Que me resulta rara.

    ResponderEliminar
  2. ..mmm...yo tengo grandes amigos hombres, amigos de hace mucho tiempo y algunos nuevos. Yo sí creo en la amistad entre hombres y mujeres, pero a lo mejor no es para todo el mundo o no es para todo tipo de hombres y mujeres. Conozco mujeres incapaz de comunicarse con un hombre como un amigo..

    ..me ha molado lo de "Sin embargo, más recientemente, un tercer tipo de intimidad entra en juego: la intimidad de las mentes, propia de la gente que lee, observa, y explora en la vida. En lugar de preguntarse mutuamente: "Estas aún enamorado de mí?", se preguntan "Aún me interesas, me estimulas, me ayudas, me consuelas y te importa a medida que cambio y crezco? Y te intereso, estimulo, ayudo etc a ti?” Entrar en la mente del otro de esta manera no envuelve ni sumisión ni dominación: la pareja intenta escucharse, a la vez que permanecen independientes."

    ya hablaremos.

    ah y lo del bundle me parece raro y completamente innecesario XD

    ResponderEliminar
  3. Morning morning,

    VIVEIRO, pues o estás equivocado tú o Theodore Zeldin, pq el divague es un resumen-traducción de un capítulo. A ver si nos lee algún antropólog@ y aclara. LO q describes parece un medio anticonceptivo de alta efectividad. El verbo "bundle" en inglés sí q es lo tú dices, cuando haces eso con un bebé es arroparlo bien con una toquilla, mantita o como se llame eso. He de admitir q como a MO se me hace raro (y más en las culturas q describe, pero supongo q lo q trata de decir es q las modas y costumbres cambian). No sería una versión antigua del "abrazos gratis"? LO de innecesario, piensa en un equipo de balonmano (MO), rugby (moi) al q tienes q felicitar por su triunfo.

    MO-estoy contigo q no todo el mundo sirve. Yo he conocido gente muy generosa, de esos q igual hubieran querido más, pero q una vez q les queda claro q no, siguen siendo amigos. Pero también he visto el caso de algunos amigos q "desaparecen" cuando se echan novia, y luego reaparecen cuando terminan con la novia de turno. Las causas de esa desaparición pueden ser múltiples, pero si es q no admites q tu pareja tenga amigos del otro sexo, pues da un poco de pena y dice más de tu propia inseguridad q de otra cosa.

    También me gusta es frase, es como muy de Zeldin. Ese libro destila optimismo y fe en el ser humano por todas las páginas. Lo recomiendo.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Amistad fuera del matrimonio, podría aplicarse a una pareja que no ha firmado (el matrimonio, porque puede haber firmado un registro), y a amistad fuera de la pareja. He estirado mucho el concepto, lo sé.
    La ilusión del enamoramiento eterno, el mantenerlo eternamente en la pasión de la primera fase ha sido una estafa mezquina para muchas parejas, yo no pienso que todo el mundo lo sepa ;).
    Luxindex, muy bueno, de verdad, muy bueno y muy bien contado.
    Bundle...me ha dejado pasmada, porque si es sin saco de dormir...cuesta mucho imaginárselo. Y con saco de dormir...no suena nada atractivo, no porque el ensacado se vea privado de su mayor objetivo -si lo fuera- sino porque pasarse la noche metido dentro de un saco...suena a tortura moscovita.

    ResponderEliminar
  6. Pues un poco de eso hay. Debemos recordar (o aprender, que la historia del mueble no es una disciplina que tenga mucho predicamento) que hasta el s. XVIII la cama era un objeto suntuario que la gente tenía en sus casas en la habitación principal. La gente con posibles ponía en el salón una cama, (cuanto más historiada y rica mejor) para demostrar su status. Eran muebles admirablemente tallados, a veces dorados y policromados, guarnecidos con cortinas y cojines de telas muy ricas. La gente recibía en ellas a sus invitados o se retrataban con ellas como hoy en día haría el propietario de un Ferrari en la puerta de su garaje. Mirad, como muestra, el retrato del matrimonio Arnolfini de Jan van Eyck
    http://es.wikipedia.org/wiki/Retrato_de_Giovanni_Arnolfini_y_su_esposa
    o la anunciación de Roger van der Waiden
    http://www.elrelojdesol.com/cuadros-del-louvre/pages/04-La-Anunciacion-
    de-Roger-van-der-Weyden.htm
    Tampoco se tenía un sentido de la intimidad corporal tan acusado como el nuestro. Si vais al Escorial y visitais las salas de los Borbones, encontrareis un fantástico retrete en el que el rey concedía audiencia. Incluso existía el codiciado cargo de "dama del retrete" que solía concederse a una dama de confianza de la reina que se ocupaba personalmente de limpiar, fijar y dar esplendor al real trasero. Así que no me sorprende demasiado esa acepción de "Bundle". Una cama podía ser tan erótica o serlo tan poco como el sofá de nuestro salón o los asientos treseros de nuestro coche. Ahora bien: ¿significa eso que los hombres no hayan estado siempre obsesionados con el sexo en presencia de una mujer? No soy hombre, pero mira que lo dudo. Lo que pasa es que los intereses eróticos cambian con el tiempo y el lugar: un japonés de la época Edo aullará de emoción pensando en la nuca de su amada mientras un damasceno de la misma época lo hará pensando en la concavidad de la planta del pie de la suya. ¡Costumbres y tiempos! Lo siento por Zeldin, pero tendrá que revisar sus argumentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo toda la vida pensando que los Arnolfini posaban en el dormitorio, qué bueno. Hala, sois unos gafapastosos y de la peor especie, de la gallinácea. Sus aprecio y disfruto mucho manque sus cambiaría por un corral. (Porfa, seguid...mandar un abrazo sería ciber-bundle?). (Ire)

      Eliminar
  7. De ahí que shakespeare dejara a Anne en herencia su "second best bed". Demasiados cuernos para merecer la primera..., pero tampoco, por lo que cuentas de la cama, salió tan mal.

    ResponderEliminar
  8. Por fin lo he podido leer. Ese libro de materialismo histórico es una pasada. Revela que lo que consideramos "mi individualidad" está enmarcado por las costumbres sociales (héroes, visionarios y locos aparte, por minoritarios). Molinos sacó un post excelente sobre los ñús, que son todos iguales y se creen cada uno muy especial: o sea, el posmodernismo exacerbado de los últimos decenios.

    Creo que tengo tantas amigas reales como amigos reales y, si no me quiero acostar con estos, tampoco es necesario querer hacerlo con ellas. Lo que me interesa es su persona y el intercambio mental, absolutamente decisivo para mí. También puedo decir que entre ellas las hay atractivas físicamente y no especialmente atractivas. Confesaré además que el que sean atractivas añade un "toque erótico", pero, no es fácil explicarlo, me gusta ese toque erótico pero no lo pretendo para mí: es un valor adicional, simplemente. En cambio, la sensación de ternura, el deseo de darles un abrazo (y darlo), se produce tanto con las atractivas (según los estándares del momento) y las que no.

    No me resulta descabezado la liberación puntual del deseo con una amiga, pero creo que tiende a ser un fracaso porque, quizá por lo que se conocen, la tensión del asunto hace que acabe más en risas que en otra cosa. Pero no correría el riesgo de perder una amiga porque quisiéramos convertirlo en una relación romántica. Quizá no se me ha producido la ocasión.

    Hijos de la abundancia, que posiblemente esté cercana a desaparecer, pertenecemos a un tiempo histórico que nos ha permitido “play de rol” de buscadores de experiencia (no me refiero a “aventuras”, sino a experiencia de la vida). Desgraciadamente, creo que los interesados en eso somos minoría: los que tenemos los medios suficientes para llevar una vida modesta con las necesidades básicas cubiertas y hemos podido dedicar tiempo a la experimentación y crecimiento. En realidad, muy pocos. Como han dicho Di y Molinos, no todos valen para esto, y son pocos los que lo desean.

    Pero me gustaría que lo mismo que las minorías como la aviadora del post anterior, que se convirtieron en mayorías medianas, nuestra minoría se fuera también ampliando. La minoría de los que nos es indiferente el sexo de quienes compartimos la pasión por conocer la vida y lo humano.

    ResponderEliminar
  9. Como decis, no es ni fácil ni frecuente, pero no es imposible. En mi caso, me resulta más fácil (y menos peligroso, para qué nos vamos a engañar) si pertenecen a alguna de las siguientes categorías:
    -Viejos amigos: aquellos con los que has crecido, con los que te has pegado de niña, con los que otra cosa que no fuera una profunda amistad te parecería incesto.
    -Amigos viejos: como esos que eran amigos de tus padres y con los que has llegado a tener una relación independiente, o esos otros que en su día fueron maestros y que ahora, sin dejar de serlo, se han convertido en amigos.
    -Amigos compis: esos con los que has compartido fatigas de curro, miedos, alegrías, frío y cansancio, el bocata de un bar inmundo y con los que te has cubierto las espaldas ante la patronal.
    -Amigos gays: tienen todas las ventajas de una amistad masculina y casi todas las de una femenina.
    -Amigos curas: con esos con los que existe la posibilidad de hablar de cosas con las que no hablas con nadie del pueblo y sabes que no hay nada más que amistad.
    -Cuñados majos o maridos de amigas: acaban pasando a pertenecer a la categiría 1 de viejos amigos.
    -Amigos epistolares: estos se iban perdiendo, pero se comienzan a recuperar gracias a la internés. Son gente que tiene la generosidad de compartir contigo cosas que a lo mejor no cuentan ni en su casa

    (Hay más, pero de momento, es suficiente)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. ¡Esa es la idea, Lux! (El problema viene, supongo, cuando estás muy, muy buena...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Yo creo que la cuestión es diferenciar esta-e chica-o tiene un polvo de esta-e chica-o tiene una cabeza interesante que quiero frecuentar.

    Abstenerse quienes van salidos como monos, porque así no hay quién pueda. Por poner un escenario de espacio y tiempo: nunca he conocido a quien se convertiría en amiga en un bar de copas a las tres de la madrugada.

    ResponderEliminar

  13. Queridos divaokupas o gantes,

    Había en mi época un antro llamado “Vetusta me mata”… bien, pues eso. Falta una hora para volar a Londinium y no he podido divagar. Me pregunto dónde está la fina línea q separa al divagante para pasar a ser dikupa o divaokupa o whatever. Cuánto timepo hay q dejar a su suerte un divague para que Ello vengan. Discuss.

    LUXIN, pero qué chulo… a esto me refiero con lo de los okupas. Es q te ha salido un relato conciso, divertido y con miga. Vamos, algo q no consigo yo tras 3 años de blog. Well done. Ahora, como no suelo ver mucho jurgol, q alguien me explique eso del tocamiento de culos. Me estoy perdiendo algo?

    IRE, el otro día leí un estudio de esos de oxitocina y enamoramiento (ya se sabe q los niveles están elevados) y otros neurotransmisores implicados. Pongo un resumen en otro subdivague (no cabe en uno) por si interesa (y si interesa más, podemos hacer un diavgue entero-divague a la carta). El caso es q ese tsunami hormonal no se mantiene (o moriríamos) pero lo q dice Zeldin es q si esa persona continuamente crece y te ayuda a crecer, se renueva el ciclo de alguna manera. O sea, si mi pareja me recomienda un libro o me habla en la cena de nosequé noticia q ha leído, y opina, etc etc entonces me da felicidad (qué gran libro, cuánto sabe, etc) y eso es de lo q habla Zeldin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  14. Oxytocin during the initial stages of romantic attachment: relations to couples' interactive reciprocity.’
    Schneiderman I, Zagoory-Sharon O, Leckman JF, Feldman R. (2012)
    Psychoneuroendocrinology.37(8):1277-85.

    Romantic relationships can have a profound effect on adults' health and well-being whereas the inability to maintain intimate bonds has been associated with physical and emotional distress. Studies in monogamous mammalian species underscore the central role of oxytocin (OT) in pair-bonding and human imaging studies implicate OT-rich brain areas in early romantic love.

    To assess the role of OT in romantic attachment, we examined plasma OT in 163 young adults: 120 new lovers (60 couples) three months after the initiation of their romantic relationship and 43 non-attached singles. Twenty-five of the 36 couples who stayed together were seen again six months later. Couples were observed in dyadic interactions and were each interviewed regarding relationship-related thoughts and behaviors. OT was significantly higher in new lovers compared to singles, F(1,152)=109.33, p<.001, which may suggest increased activity of the oxytocinergic system during the early stages of romantic attachment. These high levels of OT among new lovers did not decrease six months later and showed high individual stability.

    OT correlated with the couples' interactive reciprocity, including social focus, positive affect, affectionate touch, and synchronized dyadic states, and with anxieties and worries regarding the partner and the relationship, findings which parallel those described for parent-infant bonding. OT levels at the first assessment differentiated couples who stayed together six months later from those who separated during this period. Regression analysis showed that OT predicted interactive reciprocity independent of sex, relationship duration, and the partner's OT.

    Findings suggest that OT may play an important role at the first stages of romantic attachment and lend support to evolutionary models suggesting that parental and romantic attachment share underlying bio-behavioral mechanisms.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y yo que pensaba que la oxitocina era eso que te ponían sádicamente en el parto para que te doliera mucho más y mas veces! Y va a resultar que es una hormona-droga rica. Cuando me la pusieron no me gustó nada. Claro que como lo hecho en casa no hay nada...¡dónde va a parar con la que se prepara uno mismo!

      Eliminar
  15. CESITA, me ha encantado lo q nos has contado de la cama… estas cosas (como la historia de la ropa, por ej) me parecen apasionantes, pq es una manera de intentar entender a la gente de otra época de la q tenemos tan poco. A mí me impactó cuando estuvimos en un castillo en Suecia ver la cama, q era muy parecida a la q nos enlazas… era cortísima, y nos explicaron q era pq dormían sentados!!!! pq se creía q era mejor para la salud. Qué horror. Lo de gafapastosos gallináceos de IRE me ha encantado.. odio a las gallinas!!! (ya conté cunaod nos persiguió una a mIni y a mí?)

    NAN, lo q dices del tema erótico pero q no necesariamente te quieres acostar con tus amigas lo explica tb Zeldin… él dice q ese toque hace a esa amistad (amitié amourse) algo muy especial, vibrante, exhilarante. Y tb estoy de acuerdo contigo en q estas amistades están bastante arriba en la Pirámide de Maslow de la q hablábamos hace unas semanas. Es un lujo, y suerte los q lo tengamos, igual q los q tenemos parejas q nos estimulan, interesan, agitan, etc.

    CESITA (again) me ha gustado mucho tu lista, los tengo casi todos (no curas! Ji ji). Lo decía el otro día en el blog de Nan; si tu pareja se hace amigo de tu amigo, ya está, se forma ahí una cosa muy chula. A mí a veces me pasa q creo q algunos de mis amigos son más del Peda ahora!!!

    LUX (again), pero si estás en los grupos de cesita, aunque se quisiera potencialmente tener sexo, por qué no podría funcionar la amistad? Hace poco leí una encuesta sexual de Londinium (en la q decía q los q vivimos al sur del río, más q los del norte!! Oooeee-la eterna lucha north-south london) y q el 40% de los londoners les gustaría/no les importaría tener sexo con su mejor amigo. Y era un % similar en torno al 40 en chicos y chicas. NaN, no introduzcas a los monos…

    Muxus guapos, seguiremos retransmitiendo desde la City…

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Di, buen viaje, guapa. Lo miro bien después me interesa, una amiga mía cayó en el pozo de la amargura porque dio con uno de estos vampiros que creían que el amor tenía que ser intenso-intenso, la dejó lacia durante un año entero. Un estafador emocional.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  16. juro por andyylucas y si no q se muera fred basset q yo habia escrito un minicomentario alabando la clasificacion de C.S... ¿donde esta? lo habran robado los mismos espias q se llevaron el movil de Di? habra sido diva enfadada por no haber asistido al encuentro de blogueros vetustianos?

    ResponderEliminar

  17. Me ha gustado mucho vuestra discusión, pero tengo poco que aportar: para mí esto nunca ha sido muy difícil, la verdad. Nunca he querido ser amiga del que me ha gustado y me ha rechazado, por ejemplo, y sí, a mí me gusta que mi pareja sea además mi mejor amigo o uno de los mejores, qué menos, si bien no por ello dejo de tener amigos como los de C.S, aunque no rellene todas las categorías: al amigo cura me lo cambias por uno librero que como lea esto me come, pero bueno. :P

    El mejor, uno epistolar con el que aún hablo a veces por estas redes y del que probablemente siempre seré amiga.

    ResponderEliminar
  18. Tengo una amiga AMIGA o sea, la relación dista de 15 años atrás. Jamás se me ha pasado por la mente que podamos formar pareja sexual. Aparte de esto, es una amistad muy íntima, nos queremos como hermanos. Sin embargo, cada quien hace su vida privada y tiene sus parejas sin que esto dañe nuestra relación, de modo que si pienso que es posible la amistad entre sexos.

    ResponderEliminar
  19. Tengo una amiga AMIGA o sea, la relación dista de 15 años atrás. Jamás se me ha pasado por la mente que podamos formar pareja sexual. Aparte de esto, es una amistad muy íntima, nos queremos como hermanos. Sin embargo, cada quien hace su vida privada y tiene sus parejas sin que esto dañe nuestra relación, de modo que si pienso que es posible la amistad entre sexos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.