24 de octubre de 2014

"Pride":Y esto pasó de verdad?!!

Para Cesita


"Pride" ("Orgullo") es la última de esas "feelgood" pelis sociales inglesas que aparecen cada pocos anios, herederas del famoso "social realism" del cine británico de otras décadas. Desde que llegué al Reino Unido, recuerdo unas pocas icónicas:
  • Nada más llegar, en Septiembre de 1997, "The full monty" (Peter Cattaneo) en el Odeon de Grimsby (que acabo de descubrir cerró en 2012 y aquí hay fotos bien chulas... snif).
  • En el Broadway de Nottingham en el 2000, "Billy Elliot" (Stephen Daldry).
  • En el Ritzy de Brixton en 2010, "Made in Dagenham" (Nigel Cole).
Y seguro que hay más que ahora no recuerdo, como "Brassed Off"(Mark Herman, 1996). Y todo esto sin contar los clásicos Ken Loach o Mike Leigh. 

"Pride" sería una peli bien chula si fuera ficción, pero es una pasada porque está basada en hechos reales. Cuando al final la cámara va haciendo planos fijos en distintos personajes y aparecen unas líneas que nos explican dónde están ahora... wow, es más que carne de gallina. Por lo que lograron, por lo que inspira siempre una historia de unión de los pequenios en contra del Golliat de turno, y porque algunos ya no están: aquel horror que arrastró a tantos en los 80, el SIDA, se llevó a algunos. 

Pero centrémonos: estamos en 1984-5, en la famosa huelga de los mineros británicos en contra de la Thatcher (ahora acaba de salir sobre el tema "The enemy within", el documental, y el Peda tiene el libro en su mesilla). Llevan un anio sin trabajar, y viven de la solidaridad de la gente. Mientras tanto, en Londinium, un grupo de gays y lesbianas, que están luchando porque sus derechos se vean reconocidos, porque no les escupan por la calle o les den una paliza al salir del pub, deciden recaudar dinero para apoyar la causa de los mineros. 

No es fácil: son dos comunidades en las antípodas. Hay homosexuales que han sufrido el rechazo de los mineros, allá en un pueblo natal, y ahora en la capital aún sienten bilis. Pero hay una figura que logra inspirar a un grupo pequenio, porque, companieros, están siendo victimizados, exactamente como nosotros. Y crean LGSM (Lesbians & Gays Support the Miners).

La Thatcher había confiscado los fondos del Sindicato Nacional de Mineros, así que no tenía sentido enviar allí las donaciones, y los grupos como LGSM tenían que ponerse en contacto directamente con comunidades de las minas. Aquí hubo el primer problema: pasar ese filtro telefónico tras decir que eran gays. 

Pero lo pasan, y no voy a contar más, porque ver la peli sin saber es también parte de la experiencia. Y sí, tal vez hay alguna historia lateral que es un poco cheesy, pero no importa. La música, brit pop de los 80, no hay más que decir: maravilla. Te ríes, sonríes, te emocionas. Y lloras casi desde el principio. Quieres hacer la revolución. Quieres conocerles y abrazarles, y darles las gracias. Al final de la peli, ganas inmensas de aplaudir, alegría por un lado, tristeza inmesa al mirar el presente por otro.

Anoten, para cuando llegue a sus pantallas: PRIDE. Hay que verla.


29 comentarios:

  1. Como cuesta leer algunas palabras sin la "ñ" jajajaja
    Historias como esta merecen ser divulgadas hasta la saciedad. Hay mucho que aprender en ellas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Un post dedicado! ¡Qué honor!

    Pues en España la peli no piensan estrenarla hasta ¡el 2016! Va a tocar bajársela. Por lo que cuentas, la peli perfectamente podría haberse titulado "Pride...and prejudice" (pero creo que ese título ya está cogido)
    Lo más difícil de conseguir en cualquie lucha social es unir a la gente. ¡Es tan difícil conseguir la unión! por miedo...o por prejuicios. A veces me dan ganas de montarme en un cajón de frutas con el Evangelio en la mano y ponerme a gritar: "¡Si tuvierais fe como un grano de mostaza...moveríais montañas...!" Es imposible ganar nada si la gente no tiene un poco de fe en que ganar es posible. Y así andamos. Además de una campaña por la justicia, sería necesaria una campaña por la fe.
    Gracias por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Cómo que no?! Ahora soy fan de Jodámoslos... digo de Podemos. Ya tengo una fe sobrevenida Iba camino a Damasco, cuando m,e di cuenta de que mi meta era Damosasco.

      Eliminar
    2. Tu no cuentas, siempre has sido hombre de fe. Ya lo dice el Evangelio: ¡los peores son los tibios!

      Eliminar
    3. !Tú no cuentas. Tu no cuentas! Como cuando era pequeño, mis hermanos tenían 14 y 15 años más que yo y mi padre decía ¿Vamos al cine? Yo contestaba "¿vamoz a ved el akogazado Potenquín?". Me llevaban a una de Hichcok. Por eso lo odio. A él y a Almodovar.

      Eliminar
  3. La peli es de la de apuntar, por lo que leo. Es una pena que tarde tanto en estrenarse aquí.
    Completamente de acuerdo, cesita. Fe es lo que nos falta. En que podemos, o debemos o queremos. En que muchos pequeños cambios pueden ser importantes. En que los cambios en lo personal importan mucho más de lo qeu creemos. Porque cómo si no, esos homosexuales iban a trabajar a favor de los mineros que les han rechazado? Entendiendo que el objetivo a conseguir es mayor que el dolor sufrido. Y que merece la pena comerse un poco el orgullo, las diferencias, para conseguir algo común más importante.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. En la discusión eterna sobre imágenes y lenguaje, a Irecunda de las Imágenes, el discurso de John Banville

    La invención más trascendental de la humanidad es la frase. Han existido grandes
    civilizaciones ignorantes del concepto de la rueda, pero poseían la frase, pues sin ella no
    habrían sido ni grandes ni civilizadas. Con frases pensamos, especulamos, calculamos,
    imaginamos. Con frases declaramos nuestro amor, declaramos la guerra, prestamos
    juramento. Con frases afirmamos nuestro ser. Nuestras leyes están escritas con frases.
    No es desatinado afirmar que con frases está escrito nuestro mundo.

    Otros defenderán tesis distintas. El científico dirá que nuestro supremo logro como
    especie es la invención de las matemáticas. Y, ciertamente, el lenguaje de las
    matemáticas posee una sublime belleza. En su rigor radica su aliento. No obstante, el
    máximo aliento de la frase, y por ende del lenguaje, radica, precisa y gloriosamente, en
    su carencia de rigor. Por sencilla, directa y clara que sea una frase, siempre se revelará
    ambigua. Y la ambigüedad es la esencia de la vida.

    El lenguaje de las frases abraza la realidad en un esfuerzo incesante por abarcarla,
    contenerla, expresarla. Vano esfuerzo, como debe ser. La esencia de la realidad se
    encuentra, esencialmente, fuera de nuestro alcance. No existe la cosa-en-sí: sólo existen
    las relaciones entre las cosas. Todo es contingencia. Como dijo bellamente Emerson:
    “Vivimos entre superficies y el verdadero arte de la vida consiste en deslizarse bien
    sobre ellas”. Podemos pensar que el lenguaje no pinta nada, pero pinta hermosas
    realidades.

    Como escritores, afilamos nuestras frases para que alcancen el corazón de las cosas.
    Pero eso no sucederá, somos demasiado torpes. Sin embargo, perseveramos en nuestro
    intento de expresar la existencia, en nuestro intento de que quede expresada, en nuestro
    intento de expresarla con acierto. Nunca lo conseguiremos, pero como bien sabía mi
    compatriota Samuel Beckett, nuestra gloria estriba en persistir, desalentados, pero jamás
    vencidos. El esfuerzo no es vano, aunque cada punto final sea una admisión de fracaso.
    Hablar es ser. Nadie lo ha expresado mejor que Rilke en las “Elegías de Duino”:

    ¿Estamos acaso aquí para decir: casa,
    puente, fuente, puerta, vaso, árbol frutal, ventana,
    a lo sumo: columna, torre?… Mas para decirlo, comprende,
    ay, para decirlo así como jamás las cosas mismas
    creyeron ser en su intimidad.1

    He dedicado mi vida a batallar con las frases. No puedo imaginar existencia más
    privilegiada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Más que estera sería felpudo o alfombrilla, pero ambas suenan fatal. Vale también que las esteras pueden ser asín grandotas y que la voz implica pleitas de esparto (cosa que no contiene brücke), pero bueno… ¡Las quejas al maestro armero del Imperio austrohúngaro!

      En cualquier caso: puente, aquí, en este contexto, ¡jamás!

      Eliminar
    3. Tu traducción...¡La mejor, sin duda! Hogar, manantial, cántara...¡estera también! ¡Sí señor!

      Casi que lo copio entero por si te da por borrarlo.

      Tal vez estemos aquí sólo para decir: hogar,
      estera, manantial, portal, cántara, frutal, ventana;
      como mucho: pilar, cúpula… Mas para decirlo, démonos cuenta,
      oh, para decirlo de manera que ni las propias cosas
      jamás sabrían desde sí.

      Como el post es para mí, me lo quedo.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Bueno, no soy princesa y mis creencias religiosas no me permiten serlo. El castillo mola, pero me pasaría la vida limpiando, así que casi que no. Me quedo con el poema que es la mejor parte. ¡Gracias, Lux!

      Eliminar
  7. Y ya puesto a olvidarme de pisar el freno, el último párrafo del discurso de Oviedo del químico Avelino Corba:

    "Vivimos unos tiempos dominados por una economía, a veces deshumanizadora, en la que el objetivo casi único es obtener cada vez un mayor beneficio, exigiendo resultados cortoplacistas también a la educación y la investigación, sin tener en cuenta que el aprendizaje y generación de conocimiento transcurren por un camino largo que requiere recursos y esfuerzo continuado para recorrerlo. No podemos olvidar que el objetivo de la Universidad y los centros públicos de investigación no es solamente formar buenos técnicos preparados para triunfar en el campo profesional. Lo que deseamos y pretendemos es que nuestros jóvenes alcancen una formación integral como seres humanos libres y conscientes de su responsabilidad social. Personas convencidas de que el fin último es conseguir una sociedad más justa y de que hemos heredado nuestro planeta como un préstamo que debemos transmitir a las futuras generaciones en las mejores condiciones."

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Buen trabajo de traducción, Lux, porque ahora entiendo mucho mejor el poema, le veo más sentido al texto de Banville.

    Dicho lo cuál: ¡hágame el favor de no poner demasiada hojarasca que oculte a Irecunda de las Imágenes, que Banville se dirigió a ella, pensando en apoyarme a mi.

    Bueno, ya con esto he solucionado lo que me preocupaba. Todo son ya elogios a tu currada selección de las traducciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, NáN. Es que estás un poco críptico. Me ha costado mogollón darme cuenta de que Irecunda de las imágenes era nuestr Ire. Más que todo porque he dedicado mucho tiempo a intentar descubrir (sin éxito) cuál es la relación entre Pride y John Banville. Wikipedia no me ayuda y Snoid está ayudando a Enano con un trabajo sobre Luther King y pasa de mí. ¡Tendrás que expicármelo tú! Pero pasito a pasito, que ando un poco espesa con la emoción de los regalos y eso...

      Eliminar
  10. Cesita, más que divagar, yo derivo.

    Irecunda y yo tenemos una diatriba permanente, de esas que no se cierran y cuando uno de los dos muere el otro se queda chafáo, como la de Juan Belmonte cuando un toro le mató a su contrincante Joselito, y ya Juan no tuvo vida ni nada: la diatriba, decía, es si pensamos en imágenes o con lenguaje.

    A ella le dedicaba, porque sí, saliéndome de todos los cánones de la presente entrada, el discurso de Banville.

    No hay más misterio que el de sacudir la alfombra. Es como con Di, sobre la traducción.

    ¿Contenta y feliz?

    ResponderEliminar
  11. ¡Bufff! ¡Menos mal! ¡Era la otra discusión! Creí que estaba perdiendo facultades mas rápido de lo conveniete...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada. Leí ese discurso de Oviedo y medije, ¡que ni pintado!

      Por cierto, ¿quién es el animal que ordena el cambio de horario? O dicho de manera más personal, ¿qué cojones hay yo aquí, con el ordenador, a las seis de la mañana?

      Eliminar
    2. Joer, Nan, como te entiendo. Mi ordenador interno a las 6 ha dicho que ya es de día.
      Yo no pillaba nada de este divague, pensaba que hablábais en inglés o así. Ahora lo entiendo todo, pero qué diferencia según las traducciones. La primera fría e ininteligible, la segunda musical y cálida. Hasta yo lo veo.

      Eliminar
    3. Pues si te digo (me acabo de enterar buscando en la Wiki) que fue Franco el que nos cambió en 1942 del uso horario que nos correspondía, para que perteneciéramos al de la Gran Alemania Nazi con sus territorios ocupados!!!!

      Eliminar
  12. Ya sé que llego tarde, pero tenía que ver Pride antes de comentar. Lo que me llamó la atención de la peli fue la facilidad con que el sistema asume que es el malo de la película (nunca mejor dicho), y de esa forma neutraliza mucho del rechazo que genera. Mientras veía la peli no dejaba de pensar: "sí, una lucha muy guapa, pero los mineros perdieron". Perdieron contra la poli, contra la Thatcher y contra la sociedad en general, aunque en las pelis los buenos siguen siendo ellos.

    Me va que ni pintado lo que, NáN, pegas de los discursos principescos: "Personas convencidas de que el fin último es conseguir una sociedad más justa". ¿De verdad? Otra vez el propio sistema premiando a gente con la que puedes tener mucho en común para neutralizarla. Si el objetivo de la educación y la universidad es ese, ¿por qué no se consiguen esos resultados? ¿Por qué la realidad que se pinta en el cine no concuerda con la realidad que pintamos todos día a día?

    Ah, y antes de que se me olvide, creo que Tasio y Landelino Lavilla tienen un aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el objetivo, sí, de muchos... lo que pasa es que todos los que conozco están trabajando en otros países, así que los pobres no pueden hacer mucho. O sí.

      Eliminar
  13. Dear divs

    Ayer me quedé sin internet cuando terminé el divague de felicitación. Teníá pendiente comentar aqui y lo hice desde mi flaboyant nuevo teléfono (he dicho q mi querida blackberry murió y me han dado un cacharro enorme q no manejo y q es "smart"?)... total que el "test" se publicó, pero otro largo subdivague se fue al éter...

    Lo primero, haré un diva... qué tal Elvis? BIenve. Y lo de las ñs... tienes razón... es q es un rollo lo del ALT 164... y como estos me toleran todo... :)

    Más... LUX, es verdad ahora q lo dices, lo de Filomena... la traducción: cómo logras poner esas flechitas? Creo q eres el propio blogger"! NAN y BASAJA, y CESITA y MARISa, saluttis... estoy desconcertada con l ahora. Tengo suenio.. os dejo ...y el divague de zadie a medias... qué bien q ya atrás quedan los díás cuando una se acomplejaba de q los subdivagues fueran mejores q el divague inicial...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.