4 de octubre de 2013

John Berger, sobre Lowry-el pintor de la clase trabajadora-: profético


Lowry es el pintor que mejor captó la Revolución Industrial británica, y el domingo fuimos a la Tate Britain a ver la exposición. Demasiada gente, como siempre, pero una gran ocasión para acercarme un poco a este pintor del norte que pensaba que el arte no debía fallar a este nuevo mundo que había traído consigo la industrialización: hacer otra cosa sería mirarse el ombligo, perder la pasión-por eso no estaba del todo convencido de pintores como Monet. El largo debate de "arte comprometido" o pintar nenúfares y girasoles.

Lowry fue un pintor de la clase trabajadora: "Tengo una mente que va por una sola vía. Solo trabajo con la pobreza. Siempre con la tristeza". Durante al depresión económica de los 20-30s, cuando tanto la "pobreza como la tristeza" dominaban, no le faltó inspiración. Algunos de sus cuadros ponen los pelos de punta, por su actualidad, atroz y doliente: particularmente aquel de las familias desalojadas de sus casas porque no podían pagar el alquiler. 

Una frase de John Berger, escrita en 1966 sobre la pintura de Lowry también parece escrita para el divague hoy, para cualquier periódico de hoy, para cualquier conversación de hoy.

“These paintings are about what has been happening to the British economy since 1918, and their logic implies the collapse still to come. This is what happened to the ‘Workshop of the World’. Here is the recurring so-called production crisis; the obsolete industrial plants; the inadequacy of unchanged transport systems and overstrained power supplies; the failure of education to keep pace with technological advance; the ineffectiveness of national planning; the lack of capital investment at home…; the shift of power from industrial capital to international finance capital…”.


9 comentarios:

  1. Con lágrimas en los ojos te lo digo: ¡Qué bueno! ¡qué bueno!... No conocía a este hombre. Llevo media hora viendo sus cuadros tan tristes, tan tiernos...vengo a agradecerte el descubrimiento y me vuelvo enseguida a seguir mirando.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ya sé a quién me recuerda! ¡A Marc Chagall! No se parecen nada, pero me producen el mismo tipo de emoción. (¿Será muy raro clasificar las cosas por la clase de emoción que te producen?)

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que no sabía nada de este pintor y que me he pasado mucho tiempo viendo cuadros suyos en Internet, Profético Lowry, y John Berger, que nunca me ha fallado.

    Espero que el documental de Ken Loach "El espíritu de 1945", sea también profético del lugar/tiempo al que muchos queremos volver.

    ResponderEliminar
  4. Querid@s CESITA y NAN,

    Bueno, las lágrimas en los ojos las tengo yo... sabéis la alegría q dar compartir algo nuevo q te gusta con vuestros amigos, o conocidos, o incluso extranios? Para mí esa es una delas cosas más chulas del bloguerío. Es muy chulo pq, algo q te ha movido lo cuelgas aquí y quien quiere pasa de largo y quien es tocado, pues genial.

    CESITA, en la Tate hablan de influencias como Seurat y Pissarro... había un caboncillo q me impactó (de una de sus influencias) y ahora no recuerdo el nombre... damn!!!

    muxus de sabadete

    di

    ResponderEliminar
  5. Por decir algo: que nadie se quede sin leer "Bajo el volcán", de Malcolm Lowry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso: no recuerdo nada de esta novela (¿era en México?) pero recuerdo perfectamente al compi que me la dejó ("es mi novela favorita") cuando hacíamos el bachillerato: era muy tímido, muy dulce y llevaba tirantes. ¿qué habrá sido de él?

      Eliminar
    2. Para los que no tenéis tiempo, hay una peli que casi, casi llega al nivel de la novela (y he dicho "casi").

      Bajo el volcán es una película de 1984, dirigida por John Huston, basada en la novela del mismo título de Malcolm Lowry. Protagonizada por Albert Finney, Jacqueline Bisset, Anthony Andrews y Katy Jurado en los papeles principales. Obtuvo dos nominaciones a los Premios Óscar, al mejor actor principal (Albert Finney) y a la mejor música.
      Fiel a la novela de Lowry, John Huston relata la historia de un alcoholizado cónsul británico en el pueblo de Quauhnahuac, México, el Día de Muertos en 1938.

      Eliminar
  6. Es verdad lo que dice Vive, no salen las actualizaciones en las pestañas de los blogs que os enlazan.
    Lowry me ha gustado, gran dominio del espacio, me gusta quien aprovecha una pintura para reflejar tantas historias, y su implicación no es de lo más común en el mundo del arte...si no es lo que se lleva.
    Gracias por enseñármelo.
    Nán Lowry pintaba bajo el volcán, mientras escribía alguna sinfonía con el pie izdo?, tendré que mirar su facebook para enterarme ;).
    El párrafo del 66 que has puesto...profético, por eso mismo no es vox populi. Triste.

    ResponderEliminar
  7. Graches NáN... tengo "Under the volcano" aquí pero el Peda me dice q le costó sudor y lárgimas... de momento con otroas cositas de 700+ páginas...

    IRE, un pleasure. Aquí es muy conocido. Es curisoso como la sala donde estaba esta exposición (pagada) estaba a tope y las otras, las permanentes, vacías. Donde había, por ejemplo esculturas de otro "norteño" como él q me encanta, Henry Moore.

    Ah IRE y VIVE, gracias por lo del blogrol. Lo he puesto ya en manos de la mente del divlog, DIVA (te invocamos!).

    hugs a todos y muxu (para VIVE, no disimules, I know u love me)

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.