27 de marzo de 2010

M.I.L.F.

Anoche tocó fiesta de "It's not good-bye, it's Au Revoir". Como los divagantes recidivantes saben, voy durante seis meses a trabajar con otro equipo, para ampliar experiencia, ver cómo se hacen las cosas en otros sitio... todo eso. Si pudiera haberme ido de puntillas, lo habría hecho, pues aún me quedan síntomas de estrés postraumático de la última vez que cambié de trabajo, hace varios años. Aquella vez la fiesta ocurrió en el recinto donde trabajábamos, el Pedalista hizo su legendaria tortilla de patata (siempre la estrella de la noche, la tortilla) y yo perpetré una sangría que, pese a las sabias instrucciones de Tíovin, dejar todo macerando por una noche y selecto vino de tetra, no se la pudieron terminar ni los propios ingleses. Y eso es mucho decir.

Pero lo que de verdad odio de esas fiestas es a la gente diciéndote lo lista, divertida, trabajadora que eres, y cuánto te van a echar de menos. Aunque sea verdad. Luego alguien (o varios si no hay suerte) hacen un speech. A mí me encanta la tradición oral británica, que nos da mil vueltas a los hispánicos, pero no cuando soy el objetivo. Los speech siempre están cargados de humor, ironía, cariño, mala leche: en las bodas son lo más, averiguas cosas de los que se casan que no sabías. Es entrañable, pero cuando eres tú a la que todo el mundo mira porque el de al lado -ya un poco bajo los efectos- está diciendo que eres la versión diosa-olímpica de tu campo, entonces no sabes dónde meterte.

Cuando tú haces el speech, has de usar la regla número uno en estas islas -y que después de estos años se encuentra ya en el espeso de mi sangre: la self-deprecation. Has de reírte de ti misma, meterte contigo misma, ser cruel contigo misma... y hacerles reír. Realmente, siendo Di, encontrar esos momentos es juego de niños.

Pero ayer fue todo mucho más fácil. Al salir del trabajo fuimos a "The Dog's House", el pub de cerca del curro. No hubo speeches, lo cual me hizo feliz. Hubo muchas risas y acusaciones de abandono (en especial M., mi enemigo griego, que "no me habla" desde que anuncié que me iba). Hubo declaraciones de exaltación de la amistad excesivas, que iban aumentando en su excesividad a medida que envejecía la noche y la concentración etílica en vena de los participantes. Cuando se iban, grandes abrazos y más manifestaciones, mirándonos a los ojos, de cuánto nos queremos, lo bien que trabajamos juntos y lo que nos vamos a echar de menos (pero pronto habrá una noche de karaoke, lo prometemos). Lo curioso es que todo es verdad: son un equipo con el que me lo he pasado pipa... lo que nos hemos reído en medio del stress terrible de este trabajo.


Pero lo más curioso que me dijeron ayer, ya hacia el final de la noche, cuando todos los gatos son pardos, es lo que da el título al divague de hoy "Listen, Di: you are a M.I.L.F."


Wow. They've made my week.

11 comentarios:

  1. Se supone que es un cumplido... Aunque directamente te hace un pelín vieja. De todos modos si lo mirás en internet te sale cada cosa... pelín salvaje para mi gusto tradicional.

    Calro, todo depende de quién te lo diga y cómo te lo diga.

    Que te vaya bonito!

    ResponderEliminar
  2. No sé si te refieres por MILF a...

    "Mother I'd Like (to) Fuck"
    mothers, whether married, separated or divorced, that a male individual sees as physical attractive enough to want to have sexual intercourse with them. Just cuz their moms doesn't mean that they don't need a spark in their love life. If they've ever breastfed,they have really responsive nipples and a core of erectile tissue in their breasts. The ones in good shape have worked at regaining control over their vaginas (Kegel exercises).MILFs are usually real careful about birth control, they know accidents happen but they take responsible steps. They want to fuck with abandon, with no romantic complications for their under-19 family.
    A MILF is any mother that is sexually desirable.

    ¡¡¡MIEDO ME DASSSSSS!!!

    ResponderEliminar
  3. o sea te han llamado madurita interesante. No se sí es un piropo por lo de interesante o te afectará más lo de madura... Gonzalo

    ResponderEliminar
  4. Diva, ?madre=vieja? No precisamente en este pais, con la mayor tasa de embarazo adolescente de Europa y donde hay muchos conceptos asociados a la maternidad (algunos no muy edificantes, vease la famosa "yummy mummy" con su 4x4), pero ninguno necesariamente la vejez.

    Anoche, ya desfasando, hablaban de la GILTF... imagina...

    ResponderEliminar
  5. Suso, dar miedo a los hombres siempre me ha gustado... y no veas como funciona...

    besos

    di

    ResponderEliminar
  6. Gonzalo: madura??? Pero vamos, tu no te has enterado que los 30's son los nuevos 20's?

    Y lo de "interesante" se deja para aquell@s a los q no se puede llamar guap@s pero lo intentan, con diversas tecnicas (e.g. su actitud). Pero desenganiate: las Di-vas quitamos el hipo.

    ResponderEliminar
  7. A mi me lo vas a decir.Todas mis cuentas pendientes y asuntos de los que mejor no hablar comenzaron con el pálpito que sientes cuando el miedo te acecha. Un miedo que sabes que sólo es el principio...

    ResponderEliminar
  8. Suso, Julie Burchill, una periodista a la que leía cuando escribía en The Guardian decía: "Never a man has left a bitch to be with a good girl, but they leave good girls to be with bitches". Mucho antes de saber esto ya me di cuenta, en las sesiones de tarde del cine que no quería ser Melania Hamilton. Quería ser Jean Peters, "La mujer pirata".

    ResponderEliminar
  9. ¡Fallo!, una cosa es lo que tú quieras ser, o no ser, Melania Hamilton o Jean Peters, "La mujer pirata".

    Pero no eres ninguna de las dos, supongo que aspiras a tu propio personaje, original y tuyo.

    La cita del Guardian...¡por favorrrrrrrrr!

    ResponderEliminar
  10. Suso: ¿Fallo? ¿No serás maestro? ¿Tendrás tu La Verdad?

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.