5 de marzo de 2010

Bienvenidos a Fallujah, señores de la guerra

Ayer por la mañana nos desayunamos en el “Today program" (las noticias de la BBC 4 que escucho mientras me preparo) con que los niños nacidos en Fallujah sufren un nivel de malformaciones cardíacas 13 veces mayor que en Europa. Las fuentes americanas niegan ninguna relación con el armamento sofisticado usado en la ciudad en el 2004, pero por si acaso a las mujeres se les aconsejaba no tener hijos. Se han comparado cifras de pre-2003 y post, y está claro que la incidencia de defectos congénitos, sobre todo cardíacos, pero tambien neurólogicos, se ha incrementado desproporcionadamente.

El otro día vi “El Cazador” de Michael Cimino (1978), una de las películas emblemáticas sobre la guerra de Vietnam y sus efectos. Mientras oía esta noticia esta mañana me acordaba de ciertas escenas terribles de la cinta, y me preguntaba cómo es posible que en 2010, y con todo lo vivido (véase Vietnam), se sigan intentando solucionar conflictos de esta manera. No tiene sentido.

Claro que tal vez peco de ingenua: ¿se trata de verdad de conflictos sin solución? ¿No queda otra que recurrir a las armas? ¿O es que se crean conflictos para, entre otras cosas, tener mercado para esas armas?

Bob Dylan ya lo cantaba en “Masters of War” ("Los señores de la guerra")…

Come you masters of war
You that build all the guns
You that build the death planes
You that build all the bombs
You that hide behind walls
You that hide behind desks
I just want you to know
I can see through your masks.


11 comentarios:

  1. Sobre las consecuencias de la violencia sobre las mujeres y sobre cómo repercute en sus hijos, hay una película candidata a los Oscars, "La teta asustada" de Claudia Llosa (sobrina de Vargas Llosa).

    Ambientada en los años de terror y terrorismo vividos en Perú entre 1980 y 1993, habla sobre una extraña enfermedad por la que las mujeres víctimas de un hecho traumático transmiten el miedo y el sufrimiento a sus hijos por la leche materna.

    Dicen que los infectados nacen sin alma porque del susto se escondió en la tierra, y cargan con un terror atávico que les hace encerrarse en sí mismos.

    Cuán amplias y variadas son las armas que usan "Lo señores de la guerra".

    Buen fin de semana!!!!

    ResponderEliminar
  2. Si este tipo de respuestas se repiten a lo largo de la Historia es porque a alguien le benefician. Y los perjudicados no dejan de ser "daños colaterales", "carne de cañón" y seguro que están "amortizados"...

    ResponderEliminar
  3. Can you really see through their masks?

    Can we?

    ResponderEliminar
  4. Supongo que desde la barrera es más fácil juzgar y ver las cosas claramente.

    Supongo que una vez metido en el ajo debe de ser muy difícil ir contracorriente.

    Supongo que se amparan en lo que hacen todos y el primero que diga lo contrario no sale en la foto.

    Supongo que debería ser de otro modo.

    ResponderEliminar
  5. Lili, muchas gracias por la referencia a esta película que tb estuvo nominada a los Goya creo. Tengo ganas de verla.

    ResponderEliminar
  6. Marvin Harris, en aquel libro que en su día fue muy importante para mi, habla de "la guerra primitiva" en uno de sus capítulos. Explica que no es cierto que l hombre sea belicoso por naturaleza, como sostienen muchos para explicar las guerras. Dice que sirmpre hay una razón detrás de los conflictos. Ël sugiere la falta de capacidad para solucionarlos. Yo estoy contigo, Basajaun, que hoy en día no es sólo eso, hay algo más. Lo de siempre.

    Ref: "Vacas, cerdos, guerras y brujas. LOs enigmas de la cultura".

    ResponderEliminar
  7. Anónimo, there are people out there that increasingly can see that the stories about "fighting evil" (and its WMD -weapons of mass destruction) are actually a pile of lies. As far as that, we can see through their masks.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Diva, siempre es difícil ir a contracorriente. Sobre todo a contracorriente de las corporations.

    ResponderEliminar
  10. Bueno Di, una sola gota no hace océano, pero muchas sí. Nunca le quites importancia a una gota. Yo me niego a rendirme porque parezca imposible

    ResponderEliminar
  11. Amanita, como tu, nunca le quito importancia a una gota... y trato siempre de serlo, unas veces con mas exito que otras.

    Besos

    Di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.