an

28 marzo 2021

No todos los hombres

  Hace un mes, Sarah Everard aún estaba viva. Caminaba por una calle principal por la que he pasado mil veces, a las 9 de la noche, con pantalones y un anorak verde. De repente, se desvaneció, y las calles se llenaron de su foto y de patrullas de voluntarios con chalecos naranja buscando por los setos del parque, por los lagos. Ni rastro. Estuve varios días dándole obsesivamente al actualizar de las noticias, hasta que lo que nos temíamos llegó: un tío (para más inri, policía, pero eso es otra historia) fue detenido por secuestro y asesinato. El cuerpo de Sarah fue encontrado en unos bosques a 70 millas de Londinium.  

Desde entonces, en el Reino Unido llevamos un mes de "soul searching" intensísimo atravesando todas las fases de la pérdida: shock, negación, desperación, enfado, tristeza inmensa. Es complicado intentar explicar lo que esto ha supuesto para las mujeres en esta isla, donde los feminicidios (esta palabra siempre me lleva a "2666", el gran Bolaño) ni se cuentan (parece ser que van a empezar ahora!). Esto se empezó a ver en la calle: miles de mujeres, sobre todo chicas jóvenes, comenzaron a ir al parque por el que pasó Sarah antes de que se la llevaran, a 15 minutos de ahí, con flores. La primera vez que vi a una, subiendo Battersea Rise con un ramo de tulipanes violetas, me dieron ganas de abrazarla. Luego me di cuenta que eran legión: flores y flores y flores. Y velas, y ositos, y mensajes, y el quiosco de la música del parque se tornó santuario para Sarah, pero también para tantas mujeres asesinadas, y por extensión, tantas mujeres molestadas, abusadas, violadas.

Somos el 97%

"Somos el 97%", y ese 97% puede ser tu hermana y tu madre. Este es uno de los lemas que leí (y fotografié) entre las flores de ese símbolo que es ahora el quiosco. El 97% de las niñas, chicas y mujeres hemos sido molestadas, violentadas de una manera u otra. Y otro cartel: "Si dices no-todos-los-hombres, eres parte del problema". Parece ser que este #notodosloshombres fue uno de los hagstags de estos días en redes sociales. Tíos: ¿en serio?


Está claro que no todos los hombres son violadores ni asesinos ni pegan a sus parejas, ni acosan ni molestan pero esto no va de vosotros. Lo que sí nos ha pasado a todas es sufrir lo de arriba: sí, #todaslasmujeres. Esto va de nosotras. Sacando el "sí, pero yo...", lo que estáis haciendo es intentar desviar la conversación, el foco, a vosotros. De  nuevo. Intentáis así sentiros menos mal personalmente (yo, yo, yo!), porque claro que no es agradable, si yo lo entiendo, pero lo que pasa es que ahora vosotros deberíais pasar a entender porqué no es solo desagradable, sino terrorífico ser mujer. Para que se entienda mejor: ¿os acordáis de aquel hagstag de #AlLivesMatter (#todaslasvidasimportan) en respuesta al #BlackLivesMatter del año pasado tras el asesinato (por la policía, caramba qué coincidencia) de George Floyd? Es lo mismo: claro que todas las vidas importan, pero los que están oprimidos son ellos, ya vale de que todo tenga que ser siempre sobre los que estamos en posiciones de privilegio. 

Pero  todos esos hombres buenos que no matan ni mandan sus pollas por internet ni son el fiscal de Nevenka, deberían plantearse cual ha sido su última actitud machista, y si no las encuentran, igual re-pensar.  Un par de ejemplos: hace unos meses una chica abrió una página llamada "Everyone's invited" para que adolescentes y jóvenes compartisen sus experiencias de acoso, asalto, o violación, para acabar con la "rape culture". Se ha montado una buena aquí porque se describían experiencias terribles, y se nombraban colegios, algunos de ellos prestigiosos privados como Dulwich College, del que sale la clase dominante de este país, y parece que los profes miraban para otro lado. Chicas que abiertamente reconocen que estaban tan borrachas que no recuerdan nada, pero que a la mañana siguiente se encontraron con semen escurriendo por la pierna. Chicas que iniciaron igual la noche con un chaval y que en un punto dijeron ya vale, pero entonces reproches, calientapollas y bueno, ya debatimos aquí mucho sobre "Cat person", aquel relato del New Yorker que nos llegó tanto. ¿Alguien se ha planteado por qué vas provocando, por qué te emborrachas, por qué empiezas? Por ahí van los tiros. 


Segundo ejemplo: el otro día estuve con una amiga en bici por la ciudad, parándonos a hacer fotos a todos esos árboles en flor que son un festival. Cuando estaba frente a una casa salió un tío que entabló conversación sobre lo bonita que estaba la plaza, y me indicó dónde había más árboles. Todo bien. Pero en otro punto, pasando por una calle estrecha con las bicis, otro tío, desde la acera y con cierta sonrisa que me conozco, dijo "good morning ladies" (ni que decir tiene que este hombre no habría dicho "good morning gentlemen" de haber sido dos tíos, y mucho menos en ese tono). La situación aquí es el contexto: es viernes por la mañana, estamos cerca de un quiosco de la música que se ha convertido en un lugar de peregrinación de las mujeres para decir "dejadnos en paz" y tú nos sueltas esto, así, sin más. Está claro que es algo muy mínimo, y a mí misma no me hubiera apelado hace tiempo (acostumbradas a tantas cosas peores que nos han dicho en las calles, en los bares, incluso en el trabajo), pero el que haya pasado aquí y ahora me dió que pensar. Y si alguien piensa que exagero, mi pregunta es: ¿te gustaría saber que tu padre o tu pareja o tu hijo va diciendo eso a unas desconocidas por la calle? Solo piénsalo. Es un poco diferente de la pregunta de siempre: ¿te gustaría que alguien le dijera nada por la calle a tu madre, a tu hermana a tu hija? Y es diferente porque pone el foco en ti: ¿quieres ser esa clase de tipo? Te aseguro que a ninguna chica nos gustaría que nuestro padre o nuestro novio lo fuera. 


Creo que todos deberíamos repensar, y el que crea que lo tiene todo hecho, lo que tiene es un problema. Aquí me incluyo yo: el otro día leí un artículo sobre el arma de doble filo que son las propinas en la hostelería (sobre todo en EE.UU, donde esto la norma) desde el punto de vista de las camareras: los carros y carretas que tienen que soportar para que luego el cliente -"que siempre tiene razón"- deje su propina. Este artículo me recordó cuando yo escribí sobre las propinas en el blog, hace la friolera de once años, "¿A quién se le hace un favor cuando se deja propina?" en el que hago la típica argumentación social, pero no comento en ningún momento esta posibilidad: no he trabajado nunca de camarera y simplemente ni se me ocurrió. Así que agradezco a este artículo que me abriera los ojos, porque aún hay cosas que se me escapan, seguro que muchas. Así que espero que esta entrada tenga el mismo efecto en quien pase por aquí. El machismo es una cuestión sistémica, y a tod@s nos afecta. Pero sobre todo a vosotros, lo del #NoTodosLosHombres.

"No hay más neutralidad en el mundo. Tienes que ser o parte de la solución, o vas a ser parte del problema"

Eldridge Cleaver 

~~

Nota: Otra cosa que podemos hacer en este país, es apoyar a organizaciones como Plan o escribir a nuestr@ Miembro del Parlamento (MP) con las cosas que nos preocupan (la mía debe estar frita). Aquí tenéis su respuesta... Gracias a mi MP!





6 comentarios:

molinos dijo...

Es terrible. Creemos que esas cosas no nos pasan, que no pasn aquí, a nosotras. Me refiero a que nos secuestren, nos violen y nos maten...pero pasa porque cuando ocurre a ellos no les pasa nada. Es la impunidad total. Sobre esto pero anivel muchisimo más espantoso te recomiendo el podcast Forgotten. Women of Juarez sobre los feminicidios en Juarez y la impunidad absoluta con la que desaparecen miles de mujeres al año.

andandos dijo...

No tengo una opinión relevante o interesante sobre esto. Conozco lo que me dice mi sentido común y mi experiencia hasta hoy. Prefiero hablarlo con mi mujer, hija, hijo y su pareja, a los que conozco y me conocen.
Dialécticamente soy más flojo que cualquiera de vosotras o de mi familia y solo tenía opiniones de alguna música cuando estaba plenamente activo. Espero lo entendáis.

Un abrazo

marisa dijo...

Cuando políticas relevantes dicen q las mujeres son víctimas de violencia igual q los hombres evitan decir q a los hombres no les atacan las mujerrs sino otros hombres. Algo tiene este sistema q hace a los hombres más violentos. Y podemos abordar esto o hacer como q no pasa nada, pero las mujeres no solo estamos hartas, además tenemos cada vez menos paciencia con las mediastintas y las equidistancias.

Di Vagando dijo...

Gracias MO por el podcast de "Forgotten" sobre C.Juárez- no recuerdo si has leído "2666", q está ambientado en una ciudad ficticia q es en realidad Ciudad Juárez. Siempre digo q si hay un libro q es una "experiencia" leer es ese, por lo q hace en el lector el proceso de leerlo, y cómo te lleva a las respuestas del drama, que son las de siempre. Siempre es lo mismo: desde el asesinato de sarah hasta el tío q le sienta mal q su mujer gane más pasta q él hasta el q escribe las letras de reggaetón.

ANDANDOS, no te preocupes, no se puede tener opinión de todo o se puede no querer compartir alguna más q con ciertas personas. De hecho, cuanto mayores nos hacemos me parece q más dudamos y más queremos datos antes de opinar.
 
MARISA, como en casi todo, en la violencia, hay un componente biológico y otro social (el sistema como dices). Los hombres son en general más violentos q las mujeres primero por la testosterona, pero además pq son mucho más neuro-atípicos q nosotras (hay muchos más niños con desórdenes del neurodesarrollo, con problemas del aprendizaje etc), ello quiere decir q tienen mayor prevalencia de impulsividad , baja inteligencia,  temperamento (irritable etc), todos factores de riesgo para una respuesta violenta. Luego está lo social, si echas todo esto en un caldero donde está el machismo de esta sociedad, interacciona y crashh. Podemos trabajarr en ambos campos, por supuesto en lo social (me pone enferma sexualización de las mujeres-o casi-ninias!-, mostrándose perpetuamente "disponibles" en el mundo de la publicidad, por ej, a la vez q estamos en paralelo con un discurso feminista... qué hipocresía es esta? No les compremos!), y también en el biológico, reconociendo algunas de los factores q he comentado y tratándolos. Bueno, es complicado y como todo en el comportamiento, fascinante. 

Muxus a tod@s desde mis vacaciones-en-Londinium. Qué día glorioso de sol hemos tenido hoy: en bici por la ciudad en manga corta!!! Felicidad...

di

Elena Rius dijo...

No sé si aún te quedas corta con el 97%. Hace como tres años (cuando el primer 8M multitudinario) nos pusimos a charlar un grupo de mujeres, de todas las edades, desde jubiladas a estudiantes y TODAS habíamos sufrido algún episodio de acoso/abuso en nuestra vida (desde el puramente verbal al más físico y violento). También empiezo a creer que deberíamos hacer lo que proponía alguien en la redes hace poco: dejar de decir "una mujer ha sido violada (o asesinada)" para decir claramente "un hombre ha violado (o asesinado) a una mujer". Que las mujeres dejemos de ser sujeto pasivo para poner el foco sobre los que cometen estos actos. Ya sería hora de que las cosas cambiasen.

Di Vagando dijo...

Hola ELENA! Totalmente, en un artículo reciente alguien decía q "no estaba segura q el 3% hubiera entendido bien la pregunta" y tb de acuerdo con q hay q cambiar el lenguaje: "un tío me acosó/violó" en lugar de "yo fui acosada/violada". Es como lo de "una mujer murió", no LA MATARON, un tío la mató.

Besos

di