26 de junio de 2010

Una neurona no hace granero...



Y para terminar esta semana -llamémosla "flower power- en la que hemos divagado sobre los niños fotógrafos del basurero de Guatemala (proyecto fotokids) y sobre el elefante asiático, amén de otras especies en extinción tambien incluidas en la muestra, llega el momento de cerrar con kidscompany.

Kidscompany es una ONG fundada por Camila Batmanghelidjh en 1996. Camila es una de esas personas que los ingleses llaman "larger than life". De origen iraní, es imposible que pase inadvertida con sus vestidos hasta los pies hechos de mil telas, sus turbantess coloristas y su gafapasta. A mí me la presentó un compañero de trabajo en algún café de Borough Market, uno de esos lugares que los turistas visitan con sus mochilas hacia delante y que los locales o bien evitan por los precios, o bien frecuentan, a la caza del famoso. Está hermanado con el Mercado de la Boquería de Barcelona, y se puede pasar la mañana picando muestras de queso, brownie y luego hacer el South Bank. Pero divago: Kidscompany está muy cerca.

Tengo un amigo que trabaja allí y me cuenta lo que hacen por todo Londres. Ven a 14.000 niños de familias pobres, o a los que sus padres no pueden atender por los motivos que sean (enfermedad, drogas, alcohol...) Son niños vulnerables pues hay mil riesgos en una gran ciudad sin la brújula de tus padres. Kidscompany trata de transfomar su vida. Y a veces lo consiguen.

Acaban de lanzar una campania llamada "Peace of Mind" (algo así como "tranquilidad de conciencia", pero que juega con las palabras "paz" y "mente") con la que intenta conseguir cinco millones de libras. Han creado un cerebro interactivo en internet donde, donando £5, uno puede personalizar su pequeña neurona, ponerle nombre y, si quiere, foto y lema. Con este dinero se trata de ampliar el cuerpo cada vez más consistente de investigación que estudia los efectos del amor, el apoyo y la confianza en el cerebro en continuo crecimiento de los niños.

Neuronas del mundo, uníos!

7 comentarios:

  1. Muy interesante. Me voy a pensar si les presto una neurona (tampoco me sobran muchas).

    Por ciert, el link no está bien puesto, te lleva a una página que no existe.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ninio! No veas las aventuras subiendo este divague. NO había manera de subir el banner (q por fín he conseguido!)pq no veía lo escrito en borrador, así q tuve q escribirlo en edit htlm, y lo de los enlaces era complicado: strong->strong.

    Hugs de sabado soleado pijamil

    ResponderEliminar
  3. Aquí estoy haciendo cambio de armariooooooosssss arrrrrrhggghghhgh!!!!

    ResponderEliminar
  4. ND, te has pasado? A mí también me interesa.

    Yo ayer y esta mañana he estado programando menús y haciendo la compra. Mañana me toca cocinar para las fieras de vacaciones-sin-comedor arrrrrrhggghghhgh!!!!

    ResponderEliminar
  5. Diva, te he contado q estamos pidiendo presupuestos para cambiarnoss de armario? Para conseguir uno de esos con grandes organizadores/ciones dentro. Así q no cambiamos nada pq total...

    ResponderEliminar
  6. Anijol, la primera frase no la entiedo... pero te estás comunicando con ND vía esto?

    Suenio con q exista esa pastilla de la nutricion del futuro para entre semana...

    ResponderEliminar
  7. No hace demasiado, tres niños de origen paquistaní jugueteaban con una pelota junto a una biblioteca de Barcelona. Siete años el chaval mayor, cuatro y dos aproximadamente las hermanas. Vestidos todos de colores llamativos, con ribetes de flores en las mangas de las niñas. Esa piel oscura y suave, esos rostros iluminados por carbones ardientes bajo los párpados de par en par abiertos. Quizá unos años más tarde, sus rostros no dibujarán sonrisas, no perseguirán botes caprichosos. Tal vez alguien robará su infancia. El hambre, el miedo, la soledad precipitadamente adolescente... Huérfanos del cariño anónimo, verán pasar, primavera tras primavera, las miradas huidizas,los hombros hipócritamente encogidos. Quién sabe el futuro, sin embargo. Quizá, en los estantes próximos, aguarda un corazón, una pasión, una idea, un deseo. Quizá las pupilas de la más pequeña podrán dilatarse por el latido,la locura, la llama, el aguijón herido. Y mirarán a lo lejos...
    Quién conoce, en realidad, el futuro de tantas criaturas, de tanta soledad y tanto ardor, enclaustrados en el brillo anónimo y oscuro de pequeñas miradas.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.