17 enero 2021

Vacunada!

 

Pasillo exposición temporal
Es exactamente lo del título: hoy me han puesto la primera dosis de la vacuna del covid-19, la de Pfizer. Como decían los primeros memes, "ya sabíamos que solo Pfizer iba a poder levantar este año" (nota: Pfizer es la farmaceútica que comercializa la Viagra). El proceso: un sistema muy organizado de una sola dirección, espera de breves minutos sobre una pegatina en aquel pasillo-galería de arte del que alguna vez he hablado (en imagen), porque es tan largo, tan blanco, con tanto eco, que parece sacado de Serial, pero no: existe. Por fin he conocido a la enfermera Tracey, simpatiquísima, que tras las preguntas de rigor me ha inoculado. Antes de salir me ha dado mi tarjeta (en imagen, yo quería una pegatina, pero me ha dado cosa pedir), un botellín de agua y un paquetito-tan inglés-de galletas. Por el pasillo, uno de los que organizaba el tráfico-o tal vez un animador sociocultural-  me ha dicho "Congratulations!", como si hubiera pasado un examen, o me hubiese tocado algo (nota: en Diciembre me tocó el premio por rellenar la anual encuesta del trabajo, los que piensan que te inyecta un microchip con la vacuna pensarán que este hombre me tenía localizada). Al final he llegado a la "sala de recuperación", donde había que esperar 15 minutos para asegurar que a nadie le salieran escamas (o para que se nos bajase la erección-sigue la broma Pzifer, vale ya lo dejo). Los efectos secundarios pueden ser como los de la vacuna de la gripe: dolor de brazo, cansancio, tal vez febrícula. Yo he sentido leves molestias de brazo y 37.2. Nada. 


A falta de pegatina, tarjeta


Al salir, he pasado por delante del hospital de King's. Es un lugar que me causaría flashbacks del trauma si no lo frecuentara a diario (en épocas normales), dadas las desventuras que sufrió allí Ju-di hace, madre mía, ya diez años. Pero eso es lo que tiene la continua exposición, y por eso cura los traumas: al final, te des-sensitizas. Sin embargo hoy, al ver a las ambulancias, gente en sillas de ruedas esperando, pósters con fotos del personal y frases dándoles las gracias, he sentido una gran emoción. ¿Es este un efecto secundario de la vacuna que no me han contado? ¿Labilidad emocional? ¿Volverme moñas? ¿O solo nos pasa a gente como yo, para los que la salud pública es una religión?  Entonces me he acordado del que me ha felicitado nada más salir, y he sentido profundad gratitud y a la vez deseo de que el fin de esta pesadilla esté cerca, para todos. Esto ha sido un regalo.

Y es que esta semana ha estado llena de regalos y en mi casa, aún ha sido Navidad. Lunes: un paquete de mis suegros, con jamón y turrón, hace por fin su aparición (y sin haberlo deseado, me ha salido un pareado). Nadie ya tenía esperanzas de que este paquete -enviado a principios de Diciembre- estuviera en otro lugar que en la despensa de un gendarme. Pero hey, no hay que desesperar, han llegado dos de tres. El tercero, no pudo ser, porque la caja de los Queridos Jekes Magos (Fashion y JAL) había quedado atrapada en la frontera, con todo ese lío de covid o brexit o fila de camiones. La compañía, ante la situación, se declaró sobrepasada y, en un ejercicio de déjenme en paz, les devolvía la caja. Fashion estuvo llorando un par de días, tras el fin de semana que pasaron "agotados de envolver" y porque todas las empresas de paquetería reputadas se llamaron andana: nadie quiso aceptar su caja perdida. 

Pero ah, los duendes. El martes por la mañana, aquí todos frente a una pantalla, cada uno a lo suyo, suena el timbre de abajo. Cuando estoy a mitad de escalera oigo que Glenn, el lovely australiano de; piso 2, está hablando con alguien, supongo el correo. [Nota: para quien se esté preguntando qué fue de Rose, la del subsuelo, decir que no la había visto desde Marzo. Hasta el otro día: aclaró que su callada por respuesta a mi mensaje sobre el intercom roto es porque las cartas o papeles los tiene en cuarentena 15 días antes de tocarlos. Aparte, no está interesada en cambiar el intercom porque ella jamás abre la puerta]. Espero en mi rellano por si hay algo para nosotros y ahí tengo a Glenn con una caja inmensa, que pienso que será para ellos, que tienen un bebé. Pero no, es nuestra, será el pedido de cardo en bote... espera: es la letra de Fashion. ES LA CAJA!!!! El ser taimado me ha estado engañando todo el tiempo! Menuda historia la de que "no habían dejado pasar la caja". Como hoy en día todo es inmediato, bombardeo de whastapp, lleno de abuso, me la metiste doblada, cabrona. La pobre no entiende nada: "Pero Di, de qué hablas? Es algo malo?". Entonces le cuento que tenemos La Caja, y dice: "no puede ser, si justo tengo un email esta maniana de la empresa diciendo que ya tienen la caja de vuelta, y que me la traen a casa mañana". Pero si está aquí!! Estás segura? Confirmaciones y todo eso y la pobre Fashion, preocupada: "qué me pensaban traer a casa mañana". 


Tarjetitas explicativas de paquetes

Personalmente, no hubiera dicho nada, por esto de lo que me gusta una historia para luego poder divagarla, a ver qué contenía la nueva caja. Pero Fashion es buena (aunque propone un cuerpo descuartizado como posibilidad en esa caja), llamó, les dió las buenas noticias, y finitto. Increíble el mundo del tracking de paquetería. Por la noche pasamos más de una hora abriendo paquetes via videollamada... cada uno tenía un pequeño poema dedicado, Fashion confirmó que "Mini no sabe leer en castellano" y contamos alrededor de 30 paquetes, casi todos para Mini, que fue la persona más feliz e histérica del momento. A mí lo que me hizo feliz fue reciclar los envoltorios posibles, porque siempre regalo con papeles usados. Y no, no es solo el scrooge que me late dentro, esto ya es cambio climático, babies. Que si no Greta llora.  


Pero no se vayan todavía, que aún hay más. Por fin, hoy, unos cuatro meses después de pedirlo, ha llegado mi nuevo móvil del trabajo! (y único, no tengo móvil personal). El anterior ni cargaba ni admitía ninguna aplicación ni casi fotos, con 8 Gb, el pobre. Tuve que ir desinstalando cosas: si alguien llora mi ausencia en Instagram )eooo hay alguien ahí?), hete ahí la razón, aunque la verdad es que empiezo a preferir un móvil que no hace "nada". He recibido abuso por parte de toda mi familia y amigos sobre mi Samsung Galaxy J3 y cuando vieron que el "cómprate un iPhone" no daba resultado (odio Apple, y su maldito Safari, y que toda mi maldita familia esté dispuesta a pagar el gusto y las ganas por ese estúpido teléfono), lo intentaron por "pide un nuevo teléfono en el trabajo". En Septiembre. Y hoy está aquí, para poner broche a la semana de las festividades del consumo. 

Y tantas cosas están aquí! Por ejemplo, Semana Santa. Dice el Peda que ya hay Huevos de Pascua de chocolate en el supermercado. Cómo es posible? Se han saltado "San Calentín"? Como dijo el otro día el Naufrago Ro citando a un compañero, de esos pobres que se están comiendo toda la mierda del covid, "ahora hay que salvar San Valentín". En fin. Es muy básico, aquí vamos para los 100,000, pero hay gente que se niega a entender nada. Eso, o son idiotas. Al final de telediario de la noche en la BBC el otro día se vieron obligados a mostrar la imagen del estadio olímpico de 2012 para ilustrar que esa es la gente que ha fallecido en esta isla. Venga majetes, venga Bunbury, vosotros podéis...





Yo había venido a escribir de mi vacuna, pero me lío. Solo constatar que si las Navidades no terminan hasta que se acaba el turrón, nos quedan aún unas horas.

7 comentarios:

Carmen dijo...

Oh, qué bien (la irreductible caja, por otra parte: si ha sobrevivido a todos esos males, nacionales e internacionales - piensa que hubiera sido devuelta hace una semana a tierras patrias, le habrían caído encima 60 centímetros de nieve...) y qué bien tu vacuna, el teléfono nuevo, que nos saltemos San Valentín (por aquí he visto ya algún escaparate ad hoc, en medio de las rebajas de enero...). Qué mal muchas otras cosas, pero aquí las estamos enterrando en nieve sucia (no te mando fotos de los andenes de tren o metro porque prefiero no pensar demasiado en que no tengo otra forma de locomoción). Un beso, Di.

molinos dijo...

Qué bien la vacuna y qué bien la caja. YO, como Fashion, hubiera llorado si se pierde una caja con todos los regalos y el tiempo y el esfuerzo que he perdido envolvíendolos. La gente no lo sabe pero mi verdadero regalo, la verdadera prueba de mi cariño está en el papel de envolver y el celo mal puesto, ahí está todo mi amor.

Lo de que Mini no sepa leer en castellano, ya sabemos de quien es la culpa.

Que la Navidad os dure hasta Semana Santa...a ver si hemos salido de esta.

Di Vagando dijo...

Hola darlings,

CARMEN, qué bien q ensenias la patita incluso con toda esa nieve y tu "eneridad". Saltemos -en lugar de salvemos- San Valentín me parece un gran eslogan (viva el mal, muerte al kapital!). Y MO, sí, el envolver-sobre todo en papel reciclado-es lo mejor. Estos usaron un papel tan chulo (como con brillantina) q ni se le pegaba el celo, y hubo q grapar... aún así lo rescaté... JA! menuda soy yo.

Os mando besos y ánimo en madrid lovelies

di

Elena Rius dijo...

Felicidades por la milagrosa recuperación de la Caja, lo del tracking de las empresas de paquetería siempre he sabido que era puro farol: nadie sabe donde anda nada hasta que de repente aparece en tu puerta.
Constato también que aún me queda mucho por aprender sobre reciclaje. ¡Regalos con papel de otros regalos! Yo a lo más que había llegado era a guardar alguna cinta o algún lazo mono. Pero tomo nota, a partir de ahora procuraré no desgarrar los papeles de envoltorio (cosa harto difícil) y guardarlos con esmero. Todo sea por tener contenta a Greta, que la pobre con tanto guante de látex y tanta mascarilla contaminante debe de estar hundida.
Ah, y felicidades por la vacuna. Por aquí calculo que nos quedan unos cuantos meses para que nos llegue el turno (incluso a los que ya tenemos una cierta edad).

Di Vagando dijo...

ELENA, hay una frase aquí "the check is on the post" para indicar ... "aún ni lo he mandado, petal". Yo alucino de la capacidad de una persona (supongo normal) en un teléfono diciendo, mientras se lima las unias: "sí, ya nos lo han devuelto, está en almacén"... y está en almacén en Calais... heavy.

Querida, eres una amateur del regalo si no reciclas papel. En UK además no te envuelven en las tiendas, has de buscarte la vida. Cuando Mini era más peque, se invitaban toda la clase a los cumples, era horroroso... así q yo he mandado regalos envueltos en auténticos papiros... En vetusta tb los guardo, de un anio para otro, pq conociendo a mi madre y hermana se junta ahí la Papelera Espaniola, así q tengo un escondrijo donde guardo los envolorios, muchos con la estrellita esa q pone decorativa ese gran almacén del Opus Dei. Todos están aleccionados a abrir con el menor destrozo posible y ya hay hasta una conia interna con el tema. El tema es adictivo, yo lo recomiendo.

jaja con la vacuna. Yo aquí también pensaba q no me llegaría tan pronto la verdad. Pero mira... y me encuentro bien...

PS. Me recomendaste tú "the silence of the girls"? Estoy en ello pero no recuerdo.

Elena Rius dijo...

Mucho me queda por aprender en el tema de envoltorios de regalo... Seguro que fui yo quien te recomendó The silence of the girls, es un libro que a mí me encantó. A ver si te gusta a ti también.

Di Vagando dijo...

Sí, voy por la mitad (y mi suegra también, se lo recomendé al poco de empezarlo).. aún estamos ambas recomponiéndonos tras el terrible encuentro de Briseis con Agammenon, qué espanto.

Mi suegra decía q pensaba q había problemas de traducción pq no le sonaba q dijeran "joder" o "por donde amargan los pepinos" y yo le dije q en inglés es tal cual, y encontré una entrevista a Barker en la q habla de los anacronismos en el lenguaje.

Ya te contaré!

besos

di