11 de abril de 2020

El amor en los tiempo del Covid

"El amor en los tiempos del Covid"
Va para ti, tú ya sabes...

 La foto es de pésima calidad, pero es que la tomé a toda prisa desde la ventana con mi teléfono jujano, porque me quedaba perfecta para el título del divague: "el amor en los tiempos del Covid". Sí, divagantas, hay amor en los tiempos del covid, algunos incluso se atreven a fardar en los parques. Hablando de parques, hoy he leído un artículo en The Guardian sobre el profundo dilema moral del momento: "Puedo tomar el sol en el parque?" y sigo si salir de mi apoteosis. Para alguna gente, esto es un dilema moral: si el bien general supera la "libertad individual", y ahí está una filósofa de Oxford para explicárselo, con ayuda de estos chavales nuevos,  John Stuart Mill y su "mayor felicidad para el mayor número", Marx, Rousseau, la solidaridad y esas cosas. 

Oh, la solidaridad, la ternura (yo digo, el amor) de los pueblos. Me da la impresión de que hay en estos momentos tres grupos de gente: los que afortunadamente para ellos no han sido tocados por el virus, los que lo han sido o bien trabajan en el "frente", y un grupo intermedio que, sin haber sido tocado, ha visto o está atisbando "el otro lado". 

Dentro de todos los grupos hay gente con distintos grados de solidaridad, empatía, piel, lo que sea (es que empatía me sigue recordando a aquel ministro que la denigraba: "la piel, la empatía" no iba con él, nos decía con su voz nasal). El primer grupo habla de su experiencia de confinamiento (algunos siguen en bucle con la historia de no poder salir -véase a los que hay que explicarles con una filósofa el tema), o hablan de economía, el piñón de la rueda dentada tiene que volver a su posición en el engranaje (el chiringuito se va al garete), o hablan de culpables, incompetentes, ellos sabían mejor todo ("lo que no me aporte, lejos!"), o luego los que -mejor dotados en el departamento "piel-empatía"- simplemente callan con respeto, agradeciendo cada día al azar o a quien sea su buena suerte ("doy las gracias y mi tiempo lo dedico a quien yo quiero"). El segundo grupo está viviendo "el horror en los tiempos del Covid" ("Sabes? he pasado mucho miedo"), y no hace falta que lo describa, porque hasta el ex-ministro "sin piel" debería imaginarse lo que es morir sol@, o que alguien que quieres muera sol@. No quiero imaginar lo que es para ellos leer lo de algunos del grupo primero ("se me parte el alma y a llorar"). Y aquí incluyo a compañer@s míos del frente, en ambos países, que están jugándose la vida mientras escribo esto, y otros que ya se la han jugado. Antes de que se pueda dar tratamiento a todos y cada uno de los que caen enfermos -por covid y por otras afecciones, las peritonitis y las anginas no se paran por este show-, lo siento, el engranaje ha de esperar. 

El otro día una presentadora de la BBC, Emily Maitlis, pegó un baño de realidad al abrir las noticias, y en parte fue otra carta de amor (en los tiempo del Covid) para toda esa gente del grupo 2 que son los peores pagados de la sociedad, que no pueden dejar de trabajar: cajer@s de supermercado, conductores de bus, basurer@s, cuidador@s...  Este virus no es "el gran igualador", como se va diciendo por ahí. Al contrario: las diferencias sociales se hacen más palpables. Y como en todas las enfermedades, tampoco es útil usar la metáfora de la batalla: "es un luchador"-dijeron de Johnson para indicar que saldría ("esta vida me ofreció otra oportunidad"). Qué estupidez, como si dependiera de "luchar". Esto es una lotería macabra donde está implicado el macrófago y las tormentas de citoquinas (hey Fashion!) y muchas más cosas del sistema inmunológico que no entiendo y que recuerdo como complejas cuando hacía la licenciatura (claro que ahora cualquier cuñado te lo explica) ("Sabes? he aprendido tanto tanto"). Qué pasa, que los que han fallecido no "lucharon bastante"? Que no tenían fortaleza? Que eran peores? Y luego la vergüenza ajena de Trump, rezando por Johnson: no puede rezar también por los miles de americanos, ya que le ha ido tan bien con el Primer Ministro de esta isla?

Pero empezábamos con el amor, y quiero terminar también con él ("Y si me levanto y miro al cielo, doy las gracias y mi tiempo lo dedico a quien yo quiero"). Primero con unas fotos del balconete donde paso ahora las mañanas festivas: ya se ve que es enano y ni siquiera tengo un puff, así que me echo sobre una bolsa de traje llena de ropa de cuando Mini era peque, de esa que no me deja dar "por valor sentimental" ("Si alguien detiene mis pies, aprenderé a volar"). Allí paso las horas hablando por teléfono, leyendo e inyectándome Vitamina D (ayer me quemé las piernas, "el empeine es lo más jodido" frase lapidaria del Peda).



 También podía haber titulado el divague "el balconete indiscreto", porque me estoy familiarizando con los vecinos de las casas de al lado (no conocemos a nadie, welcome to Londinium). En el jardín de la izquierda están una chicas haciendo yoga con un portátil y en el de la derecha un cachas que el otro finde quitó un montón de arbustos y hoy parece que va a plantar un pequeño huerto. No recuerdo si esto lo conté. Igual ya me repito, disculpas, entiéndame, son 10 años. El caso es que aún no ha plantado nada. Las chicas a veces están leyendo y nos decimos adiós con la mano. 

Como dije hace días, no leo apenas la prensa, pero pertenezco a ese grupo intersección, en el que vicariamente sufro por los del segundo, y por la falta de amor de algunos del primero. Nunca había oído la canción que incluyo al final hasta el comienzo de esta pesadilla, que alguien al colgó en un whatsapp. Fue escrita creo que para el cáncer de mama, pero qué bien va la letra para hoy. Va para tod@s l@s divagant@s, y para tod@s del grupo 2 y toda la buena gente de cualquier sitio que nunca leerán esto. Con todo mi amor. 

Nosotr@s saldremos de aquí!



6 comentarios:

molinos dijo...

¡Vi lo de la presentadora de la BBC y me pareció fabuloso! Los que podemos estar en casa y teletrabajar somos unos privilegiados y que entre esos la gente se empeñe en el "si voy solo al parque" no pasa nada me saca de quicio. Es el eterno "pero si YO"

En fin, me alegra que tengas rinconcito para tomar el aire y para cotillear a los vecinos que dan mucho juego. Y no hay que leer las noticias porque no se saca nada de ellas, nada que aporte.

Cuidaos y besos

marisa dijo...

Cuanta razón tienes. Lo de la irracionalidad de la gente pensando solo en su culo no tiene nombre. Yo he sido y soy algo permisiva con quien no puede quedarse en casa. No todo el mundo tiene una casa con jardín, ni siquiera un piso de 80 m con balcón como yo. Algunas familias viven en una habitación, compartiendo espacios comunes con otras familias...cómo no dejar que salgan un rato con la excusa de la compra?
Pero no soporto, yo que soy de las que trabaja, de las que trabaja en lo esencial, de las que trabaja en lo mal pagado y poco valorado, que alguien haga ostentación de salir. Todos lo días cuando recorro el barrio en el que trabajo veo a la misma gente haciendo cola en un estanco a las 8,30. Abren a las 9. Y llevan mascarillas, sí, mejores que las mías, incluso llevaban mascarillas cuando yo no tenía y me decían desde arriba tranquila en realidad no la necesitas...
La realidad es que sí las necesitaba. Pero da igual.
Estos días la empatía se derrocha o brilla por su ausencia, no nos extrañemos eso pasa siempre. Cómo va a pensar en quien muere solo quien es ingresado en una UCI cuando para otras personas no hay sitio? Hay que proteger a quien nos protege dirán...Y yo digo ja!
El otro día una amiga que trabaja en un hospital en un servicio muy específico se vio obligada a trasladarse a una planta de enfermos de covid para tratar a uno de sus pacientes que además de su patología habitual tenía covid. 90 años. Solo. Le habían dejado la comida en una silla, pero nadie se había preocupado de que se la comiera. En la planta no daban a basto. Ella estuvo con él, le aplicó el tratamiento que sea, volvió a su puesto habitual a llorar un rato.
Así andamos
Besos, sabes cuanto te quiero

Elena Rius dijo...

Tal vez la empatía venga finalmente cuando no quede nadie que no haya visto enfermar a alguien cercano por el virus. Y eso será pronto, si he de juzgar por lo que ocurre a mi alrededor. Mi hermana tuvo una forma no muy grave (aún así, tres o cuatro días de hospital) y tengo un primo que acaba de regresar a su casa después de casi 20 día hospitalizado. No llegó a estar en UCI, pero se pasó buena parte del tiempo con máscara de oxígeno. Mientras, su mujer en casa, sin poder verlo, sabiendo de él solo por algún whatsapp (cuando estaba lo suficientemente bien para enviarlos, que era raro) y una llamada diaria del hospital para informar. Por no hablar de varios conocidos que han perdido a padres o madres en esos mataderos que son las residencias de ancianos. Y luego hay gente que tiene un problema porque no puede salir a tomar el sol al parque...

Di Vagando dijo...

Hola darlings, lo primero, un abrazo.

MO, sobre las noticias lo único q me pena es no ver lo q está pasando desde el punto de vista del tratamiento informativo en ambos países. Ayer el Peda me decía q había críticas precisamente a la BBC q se dedicó a poner fotos de los pasillos abarrotados de Italia y Espania, y ahora los de EEUU, pero mucho menos lo de aquí, donde parece q ayer tb hubo 900 fallecidos y se cree q están intentando dar una imagen de menor seriedad (?). No puedo comentar, como digo, pq no lo estoy siguiendo, pero me interesa el tema pq por ej, yo veo dos planetas en cuanto a cómo se da la información de la violencia de género aquí y en Espania. Aquí no es en absoluto tan preminente en la prensa, y si yo pongo "gender violence" en un informe me miran raro pq si gugleas el concepto, en inglés existe, pero poquísimo, pq lo q se usa es Domestic Violencia "DV". Yo les digo q en Espania eso solo lo dice la extrema derecha y aquí no lo entienden. Así q hay un factor cultural (o otro, q se me escapa) q sí me interesaría conocer y contaros...

MARISA, tb entiendo lo q dices de la gente q vive en ratoneras sin aire ni sol, debe ser horroroso. Esta gente sería la q tendría q tener los salvoconductos para ir a los parques. El otro día me quejé de q a Brockwell Park habían ido 3000 personas, pero luego leí q normalm van 10000 y es cierto q en Brixton hay muchos "Council States" (vivienda protegida) q son auténticos enjambres y pobre gente. Y no quiero pensar cuando llegue el calor, aquí q no estamos preparados ni hay aire acondicionado ninguno... Un abrazo enorme para los q estáis en primera línea, pero que bien q estáis gente como tú y tu amiga, q se preocupa de dar la comida a esa persona de 90 q no puede ni comer sola...

... y con esto enlazo con lo q dices ELENA, lo de tu primo q a veces no podía ni enviar whastapp. Los enfermos están tan enfermos q no pueden ni enviar whatsapp, ni estirar la mano para ponerse comida en la boca, ni siquiera fuerza para hablar, esto lo escribo por una familiar q tb ha estado, y afortudamente está saliendo. Me alegro muchísimo de lo de tu hermana y primo, pero como dices, todos vamos a conocer a casos y es devastador.

Os mando mil abrazos

di

Carmen dijo...

Varios:

1. “Toda carta es siempre una carta de amor". Es una frase de Eugenides en “La trama nupcial”, que leí hace unos años. Y soy una firme creyente de esa religión. Entro en modo “cita” (cita por referencia, no porque me vaya a ir de pingo en medio de esta locura aunque… en fin, que no, que no salgo de aquí) para justificar lo anterior, pero creo que fue Weil (Simone, no la ministra sino la otra) la que dijo algo como que la atención es la más rara y pura forma de generosidad o amor o por el estilo, que, en el fondo, es lo que supone una carta. Pensar en esa persona y decidir escribir esa carta. Aunque sea para acordarte (en plan mal o muy mal) de sus muertos. El rato de atención en exclusiva ya lo tiene y tal como están los tiempos y las cabezas, eso es amor y lo demás, tonterías. Todo esto para decir que qué carta más bonita has escrito.

2. He leído esta madrugada una cita de un tipo no sabía quién es (un tal Dylan Horrocks, que ha escrito/dibujado un tebeo titulado Hicksville, de donde se supone que es este fragmento). Dice algo así:

“Maps are of two kinds. Some seek to represent the location of things in space. That is the first kid — the geography of space. But others represent the location of things in time — or perhaps their progression through time. These maps tell stories, which is to say they are the geography of time… But these days I have begun to feel that stories, too, are basically concerned with spatial relationships. The proximity of bodies. Time is simply what interferes with that, yes?”

Creo que todo este jaleo nos está colocando en ese juego de dimensiones, pero a empujones (por no usar una palabra más gorda). Vamos, que el mapa es que no hay mapa o que está lleno de huecos, de grietas y de tiempos sin tiempo. Y que se superponen a los (grietas, huecos y tiempos) que ya existían en circunstancias “normales” (¿qué es normal?). Mientras tanto, que vivan las cartas, el momento de “enviar” el email, o el de ir metiendo papeles en sobres y a saber qué haremos (y cuándo) con ellos.

3. Odio mucho eso de “everything happens for a reason”. Pero mucho. Bueno, salvo que la “reason” sea que, por filetes o como vaca-colectivo, somos tontos de baba. Que igual va a ser eso.

4. A cuenta de un jaleo con un amigo, el Viernes Santo anduve intentando distinguir entre “compasión” y “empatía”. Y resulta que, para la RAE, son lo mismo. La capacidad de identificarse con el otro (aunque la compasión mete el matiz “pena” y “sufrimiento” en compasión. Etimológicamente son lo mismo, en latín y en griego, así que por ahí no ganamos mucho. La cuestión es que me parece que una de las cosas que creo de este sarao es que no habrá cambio esencial. Que cada uno llegamos con nuestras pedradas (las buenas y las malas) y esto, bueno, suaviza algunas, matiza aquí, maquillaje allá y tal, pero no cambia lo básico. Así que… en fin, que gracias.


Di Vagando dijo...

CARMEN, qué chulas cosas me decís, q este divague me ha quedado como una carta... bueno, lo escribí con el corazón encogido, asi q por lo menos se ha captado esa verdad. Y estoy totalm de acuerdo con lo de la atención, nuestro tiempo es lo más valioso q le podemos dedicar  nadie. Nuestro tiempo al 100%, hoy q hacemos mil cosas a la vez. 

Me parece precioso lo q has pegado de Horrocks, al q tampoco conocía... m encanta esa faceta de los blogs, la de compartir cosas así (luego contaré algo y si se sale de madre igual pongo otro divague). Total q yo ya divagué hace mucho (como dice el Peda, hay algo no divagado aún, ji) sobre un tema mío q es la sinestesia espacio-temporal: yo "veo el tiempo" en mi cabeza, es una especie de elipse donde se sitúan los meses y hay colores y tal (por ej, navidades es oscuro con lucecitas, Halloween tb oscuro), verano super luminoso, etc. Si pienso en la elipse del anio pasado, veo desierto en S. santa, por ej (estuvimos en marruecos), y tal. Así q me parece superchulo lo q dice pq en este momento mi elipse de 2020 está blanca. Sigo viendo luz en verano, ocres en otoño y oscuridad en invierno, pero no veo q pase nada... 

Totalm, "everything happens for a reason" es no entender lo random del universo en tantas cosas. la ciencia esta intentando acotar un poco lo q pasa en determinadas circunstancias en este planeta, pero esas leyes no les sirven ni alla afuera. Otros te salen con q "Dios lo ha querido". Yo alucino con mi grupo de la carrera, 200+ científicos en principio colgando memes de "El Señor resucitó". 
 
A mí tb me suena distinto empatía (línea horizontal, paralela al suelo) de empatía (de arriba abajo). Sería un poco como solidaridad y caridad...pagar impuestos y limosna... no sé si estoy ya desvariando. No sé como saldremos de esto, a propósito he leído un artículo q me ha gustado y q te pego aquí, lo q pensaba escribir lo pondré en un divague o blogger no me dejará publicar esto...

https://forge.medium.com/prepare-for-the-ultimate-gaslighting-6a8ce3f0a0e0  

Mil besos darling
di