4 de abril de 2020

Días de virus y rosas

Qué extranios son estos días: casi dos semanas sin salir de casa, el paraíso de toda bloguera, y no he tenido tiempo de escribir una sola línea.  Pues aquí seguimos, retransmitiendo en estos días de virus- las rosas son mera licencia poética, aunque aún resisten las hortensias (ellas, a mi cargo, sí que pueden corear "resistiré!"), y ahora voy a intentar entender porqué tengo al teclado-a este teclado-abandonado.

Los días comienzan sin despertador-esto es un detalle. Mi dormitorio da al este, y el sol se filtra por las "blackout blinds" (unas venecianas que en teoría bloquean el sol). Miro el teléfono, en concreto whatsapp y los emails, porque ya hace unos días que me quité  los accesos de "The Guardian", "eldiario.es" y "El País" de la pantalla. Ya dije que esto viene porque a las 9 am, recién duchada (y oliendo a esa crema perfumada que se me está acabando), asisto con cierto pavor a las verdaderas noticias, las que temo que una día sean "se acabó a tontería, aquí tenéis vuestro fusil", y haya que salir ahí afuera.

Después de esta reunión, comienza una vorágine muy rara: primero saludo a mi equipo por el grupo de whatsapp y colgamos canciones que hablen de ese día de la semana. Por supuesto, ya cayeron el "Friday I'm in love" y el "Manic Monday", y el martes pasado me encontré esta maravilla de los Pogues, "Tuesday morning", que comparto aquí por si no la conocíais:



Luego, con esto a tope, comienzo a mirar emails, a escribir un protocolo de funcionamiento del equipo remoto, me hago otro té bailoteando, lo bajo para llamadas, o más reuniones con otra gente, lo subo para contestar a los miles de protocolos o peticiones de los de gestión, que están intentando hacer tick en sus casillas, justificar su existencia. A veces me llaman colegas por video, y compartimos nuestro estupor y miedos, o nos reímos, y nos hacemos tours de la casa, o  bien enfocamos al co-terapeuta, que puede ser un oso de peluche (el suyo), o un muniequito del Subcomandante Marcos (el mío).  Todo esto ocurre arriba, mirando por un balcón mínimo que da a hileras de casitas de jardines con árboles en flor,  y allá al fondo, la torre de Crystal Palace. Si me asomo, veo hacia la izquierda la ciudad, los rascacielos de Canary Wharf, y más al oeste The Shard, e incluso el Walkie Talkie... es lo que tiene esta ciudad, casi sin alturas.

Vivo un poco como los gatos: buscando el sol. Por la maniana estoy en esta habitación y por la tarde me paso a la del frente, que es abuhardillada con claraboyas al cielo y escotilla al parque. Allí sigo trabajando, teniendo conferencias con sudaderas, intentando pillar el ángulo que no capte la capucha y menos los pantalones de "homeware" como dice Fashion. Pantalones que podrían ser de pijama pero no.

Las jornadas no terminan a las 5 como antes, que tenía que salir para buscar a Mini. A menudo sigo frente a la pantalla del portátil del curro (que no es este, este es el de yujuuuu) y se pasan más horas. Y entonces se me echa encima la "evening" (esta tarde-tarde, no la temprana), en la que hago cuatro llamadas al día: a mis padres, a mis suegros, a una amiga que está aquí sola, y a mi hermana. Yo, que normalmente paso del ejercicio, me fuerzo a hacer escaleras. Supongo que es la vocecita que dice que me puede dar un trombo en este vuelo a Nueva Zelanda en bucle, así que subo y bajo escaleras, y anoto palitos, como los presidiarios, que tacho cada cinco.  A las llamadas les aviso de que voy a acabar jadeando, todo resultado de mi patética preparación física, y todos, amables, lo aceptan. Todos aparte de la hiena Fashion que pasa de ser testigo de un infarto, así que a ella la dejo para el final, ya toda "soduda", como decía Mini cuando era pequenia. Con Fashion siempre nos acabamos riendo, la última porque soy un "serdeluz", una Florence Nightingale moderna, todo porque felicito cumpleanios a (gente que ella considera) inadaptados.

Además del trabajo, de repente, muchas organizaciones han empezado a ofrecer clases gratuitas a las que te conectas. El primer día me metí en "Baile contemporáneo" de la uni con Mini. Ahí estaba la monitora y como otras ocho personas en sus casas haciendo el calentamiento. Lo primero que hice fue apagar mi cámara: humillaciones las justas. Entonces recordé porqué no hago estas cosas: me aburro. Esto no era una discoteca de verano donde sonaba Ska-P... esto era un rollo, así que ni terminé la clase. Pero es que es un no-parar: a las 8:30 mi curro ofrece meditación en directo. Lejos de mí, pero caí en el curso online de la uni de Leeds de "cómo maximizar el trabajo remoto". También hay yoga, zumba, charlas, weminars... vamos, que ya lo dice Fashion, de esta vamos a salir con lesiones.

Eso sí, para paliar cualquier posible efecto de este deporte extremo, el Peda no para de comprar chocolate. Yo ya hablé de lo mío con las palomitas y  gominolas de cocacola rebozadas de sidral. Todo esto lo escondemos de Mini, porque vale, no tenemos dos dedos de frente, pero aspiramos a ser buenos padres. Por supuesto, ya ha descubierto todos nuestros escondrijos, y al principio venía diciendo "cómo explicas esto?" Ahora yo no sé si simplemente va, y come. El otro día le oí decir por teléfono a alguien: "no me importa esta vida, no está mal, lo peor es la comida".  Entra flashback: recuerdo cuando en el comedor de mi colegio el principal tema de conversación eran los platos estrellas de nuestras madres, ante los terroríficos garbanzos de las monjas. Fwd 35 anios y ahí está mi propia hija echando de menos la comida de su colegio. Mátame camión. En mi defensa, el otro día, cuando comía esas alubias inglesas de lata, le dije: "cómo te puede gustar el engrudo que se hace eso al masticar?" Y contesta: "esa es la mejor parte". No hay más preguntas.


Pero no todo iban a ser malas noticias: los pasados dos sábados he hecho pizza (incluso la base), siguiendo las recetas del kuniado JAL. Ha salido bien buena, y hoy me iba a lanzar a la empanada gallega, pero no tengo levadura viva. Le he pedido al Peda un poco de su hongo del kefir, pero me lo ha negado. Así que tendrá que esperar al futuro, en el que pueda volver a un mercado de esos de Brixton en busca de masamadre, o lo que sea. Ah el futuro! Qué nebulosa tan grande: aquí a la izquierda una imagen ilustrativa en el calendario familiar de la di-family en el frigo. Aquí anotamos los días que uno llega tarde, los saraos, las reuniones de Mini, las vacaciones, los días que viene gente... creo que se puede apreciar que los siguientes tres meses están en blanco. Así está la vida.

No vivo preocupada sobre cuándo salir (mi problema es que me hagan salir), como alguna gente que conozco, los primeros mis padres a los que tuve que echar la gran bronca al principio de este shitshow. Aquí en Londinium veo mucha gente por la calle y en el parque, el otro día un compa de trabajo me decía que se habían ido caminando a Regent's Park, 10 kms, y qué guay que no había casi nadie. Ya tuve esta conversación con otro amigo español, que sigue pensando que "lo malo son las aglomeraciones", no él solo. Lo que no entienden es que si todo el mundo decidiera salir, con la idea de que están solos, pues entonces habría mucha gente: es como los que no se vacunan confiando en la inmunidad de grupo. Una podría no salir de broncas, pero yo ya tengo las mías vicarias en el grupo de whastapp de mi promoción. Mi conclusión, en este momento, se la diré en dos palabras: Vergüenza Ajena. Gente que considera que un vídeo que pide "sanidad pública" es política, y que hay que cenirse a "ciencia y humor", entre banderas españolas, vídeos de Bertin Osborne el filósofo, artículos de las mascarillas que se han conseguido gracias al ciudadano Borbón o arengas de la Cope. Esto no es política, parece. Ya se ha liado un par de veces, y yo asisto como la antropóloga que observa una tribu de la Amazonia, cada día más convencida de que yo no podría volver a Espania a trabajar con esta penia. La dos Espanias, qué pena.

Qué días extranios, pero hay cosas que no cambian. Me quedo con la letra de los Pogues...

But I knew that you
With your heart beating
And your eyes shining
Would be dreaming of me
Lying with you
On a Tuesday morning



11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Si miras “el Comidista” el otro día colgó un vídeo de cómo hacer masa madre a partir de agua y harina. Con Iban Yarza ... que es un amor total ... Besis

molinos dijo...

Buenassss.. al final es increíble pero te organizas una rutina del enclaustramiento para no volverte loca. Nosotras, mi madre y yo, también marcamos los días en el calendario porque ya ni sabemos los días quellevamoa aquí, mirándonos las caras, hacemos limpiezas a fondo, yo teletrabajo, ella arregla cosas.No tengo planes de futuro más allá de saber qué día podré ir a ver a mis hijas... cosa que a mi me hace muchísima más ilusión que a ellas, por supuesto.

Los de "si salgo yo solo no pasa nada", habría que mandarlos a todos a una isla desierta. No entienden que si todos decimos "si salo yo solo no pasa nada" seríamos todos fuera....En fin, en este horror se está retratando muy bien la gente con la quena quiero tener ningún tipo de relación nunca jamás.

Cuidaos mucho.

Elena Rius dijo...

Jaja, un muñequito del comandante Marcos como peluche! Di, eres sin igual!
Yo ahora imparto clases online (por necesidad, todo lo que era presencial se ha pasado a virtual) y a mis alumnos les he especificado que no hay "dress code", pero que expulsaré de clase al que aparezca con pijama. Los límites son los límites :) Por otra parte, intentamos reproducir en todo lo posible las clases presenciales, con lo que a media clase (sobre las 7:30 de la tarde), hacemos una pausa y cada cual se trae una copa de vino. El otro día se nos fue la mano y acabamos todos bastante alegres y diciendo tonterías, pero se agradece, caramba...

Di Vagando dijo...

Hola divagantas! Por partes:

Anónimo del 4 de Abril... Mil gracias!!! No sé si encuentro el q dices (el video q pongo no es del comidista?), mira:

https://www.youtube.com/watch?v=exU_Bxw6ZI4

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2013/10/01/articulo/1380603600_138060.html

Otra cosa: ayer vimos con MIni una peli de Nora Ephron "Julia and Julie"... de una famosa cocinera americana (Julia Child) de los años 50 y una chica q empieza a hacer sus recetas en 2002 y a bloguearlas. Cuando terminé, me encontré con tu comentario y me sentí un poco como aquella bloguera... gracias! :)

MO, me encanta la imagen de tu madre y tú como Sofía y su hija (cuyo nombre no recuerdo) de las chicas de oro. Yo era superfan de Sofía!! Hoy me han llamado los griegos (una familia de 4), "q pasaban por delante de mi casa hacia X". Les he saludado desde el balconete. Alucinaban q no saliéramos de casa. Yo alucino con la q gente a la q aún no le ha llegado el mensaje. Ayer en Brockwell park (un parque al sur de Brixton) aparecieron TRES MIL pavos, muchos en grandes grupos. Han tenido q cerrar el parque. El de delante de casa no lo pueden cerrar pq es un common (no hay verjas) y veo gente, incluso ahora algunos con las toallas (como cuando yo bajo con la cortina) ahí tomando el sol... paísss. Si me hacen tomar el fusil pq se han saturado los servicios por estos imbéciles... en fin.

ELENA, me parto con tus clases online y todos terminando medio chispas!!! Y tú expulsado a los de pijama!! :):) Yo me cambio, pero pre-confinamiento era mucho de pijama full-time. Dos notas: sigo con el libro de Drácula pero igual es un poco técnico, ya te contaré si merece la pena cuando lo acabe, ahora están hablando mucho de los asylums etc. Y nota 2: si no has leído "Mothering Sunday" (el q divague antes).. hazte con él. Va, entre otras cosas, del proceso de convertirse en escritora. Creo q te gustará.

Mando hugs desde un día precioso y primaveral, sin una nube...

di

Anónimo dijo...

El Comidista o Mikel López Iturriaga.

Ibán Yarza (sí,con b) Sabe todo sobre pan casero

Elena Rius dijo...

Por supuesto, Di, el de "Mothering Sunday" está en mi lista! Solo dudo si hacerme ahora con la versión digital o esperar a que pase el confinamiento y conseguirme uno en papel...

marisa dijo...

A mi me ayuda mucho tener balcón, las flores siguen su curso, nuestro virus se la sopla pero empiezan a estar plagadas de pulgones.
No me molesta nada el confinamiento, el viernes además de ir a trabajar tuve q salir por la tarde y me dio pereza. Es una mezcla de responsabilidad y resignación y q en casa no se está mal. Las limpiezas comenzaron al principio como una terapia pero poco a poco han dejado paso a una calma un poco ciega q no ve polvo en ningún sitio. Mejor así.
Besos

Di Vagando dijo...

Gracias Anónimo... estoy buscando el video q lo explica, creo q es este... hoy ya no me da tiempo, el siguiente finde...

https://www.lasexta.com/programas/el-comidista-tv/recetas/aprende-paso-a-paso-como-hacer-la-mejor-masa-madre-de-la-mano-de-iban-yarza_20170823599de9fb0cf202634b3b0362.html

ELENA... no sé, yo es q soy de papel, no de papiro. Justo hoy se lo ha terminado el Peda y hemos tenido aquí un buen libro-foro. Tb le ha gustado mucho y en una cosa (no dire cual) nos ha recordado a ambos a "Absolution" q nos recomendaste...

Me he pasado toda la maniana en el balcón, MARISA.. me ha dado incluso el sol! Estoy descubriendo a los vecinos de atrás... hay uno en jardín de la derecha q hace pesas y hoy ha podado árboles sin camiseta, y dos chicas q hacían yoga con un portátil ene l jardín de la izquierda. Rose sigue sin salir al suyo. Y tenéis pulgones! la vida sigue

love

di

el chico de la consuelo dijo...

Que organizada!!!
Yo vivo en el kaos. No llego a nada.
Intento que mis adolescente, cambien un poco el ritmo dedicandoles tiempo con los estudios Pero al mismo tiempo me agobio al darme cuenta de lo poco que les dedico de normal.
Me llama la gente con sus problemas y se los miro cuando puedo, pero me agobio también porque no estoy haciendo los informes que me propuse y debía, pero cuando tengo ganas estoy con los crios y cuando tengo tiempo se me acaban las pilas.
Osea que no mu bien la verdad!!
Besos.

Carmen dijo...

A ver, señora:

1. La masa de empanada puede hacerse sin levadura o con la equivalente a Royal que se estile en las Islas: un vaso de leche, medio vaso de aceite de oliva y, frase mágica, "la harina que pida" (unos 500 gramos). Sal y una cucharadita de baking powder y chutando. Si tienes Thermomix o robot equivalente, mezclas unos segundos, amasar un par de minutos et voilà!

2. Yo también soy team escaleras y vueltas al patio. Ver vídeos me aburre, excepto si son de entrevista a Sabina de cuando no habíamos nacido. Pero no he llegado a lo de las rayitas de presidiaria.Como canta Damien Rice, just give me time... Eso sí, aprovecho las conversaciones con mi santa madre. Unidad: media hora.

3. No da tiempo a nada y menos con un solo ordenador que sirve de radio, proyector de series y todas las demás funciones.

4. Gracias por ese Tuesday morning.

Y besos.

Di Vagando dijo...

Jei TXELOS, ánimo, y sí, lo de los hijos es terrible: yo me siento mal pq está haciendo horas extras en las pantallas q ahora ya están de vacaciones y al menos la estructura de las clases remotas se ha acabado. Le he hecho un programa, q incluye tema académico y "retos" del cole. Ha empezado por hacer "slime comestible" con jamones (en vetusta aún se llaman así? no me gusta q se les llame ahora ",marshmallows", spr han sido jamones!)... señorrr

CARMEN, darling, anoto tu receta y la dejo para el finde q es cuando hago el "horneado".. ya te contaré. Pero MIni me dice "q tengo un problema con la levadura", pq no trabajo el tema "subida" muy bien. Mi muestra tampoco es muy grande, debo practicar. Ayyy qué bonita es la canción de Pogues eh? Al tal damien Rice aún no me lo ha introducido Mini, pq a ti te viene por hijos, no me la intentes pegar... No da tiempo a nada, y encima mis compas me hacen jugar a Uno, un juego de cartas (yo spr he odiado los juegos de cartas), pero estamos de torneo así q hay q seguir...

Os mando muxus y fuerza!

di