an

20 noviembre 2019

Que Greta Thunberg llora

Campania de salud pública británica de los 50
En la península de los años 70, había una fórmula, presuntamente indicada para disuadir a los más pequeños de cualquier acción reprobable, que era "que el niño Jesús llora". Sí, todo muy tronado: "si le pegas a tu hermanito, el Niño Jesús llora", "si le pegas fuego a las cortinas otra vez, el Niño Jesús llora". Pero todos hemos visto los anuncios de la Sección Femenina. 

Bien, pues yo estoy usando esta técnica con Mini, con una pequeña variación. Sale el Niño Jesús, entra Greta Thunberg. Cuando se deja la luz encendida: "Mini, que Greta Thunberg llora". Cuando está bajo la ducha demasiado rato: "Mini, que Greta Thunberg llora". Cuando cuelga un TikTok, pega fuego a un parque, loquesea: "Mini, que Greta Thunberg llora". Hay gente que dice que los niños no entienden la ironía, pero aseguro que la mía, tras anios de exposición a estas salvajadas, tiene ya un máster y ni eleva la ceja.

Pero es que esto de la ecología no para de darme sorpresas. Yo ya he contado alguna vez que soy no solo fanática, sino visionaria en esto de la ecología (batalla contra el consumo, want-not-waste-not, las botellas de plástico-que el aeropuerto de Vetusta tiene una fuente gracias a mis emails y tal). Vale, hay alguna pequeña disonancia cognitiva ahí, pero estamos trabajando en ello: estoy esperando la "transmutación" para superar el tema transporte y que se prohíban los cerdos para dejar de comer ibérico. Plásticos, vertederos, gases de vaca, lo sabemos todo de su maldad; pero lo que no esperaba es el artículo que leí el otro día.

Ahora resulta que mandar un email mata al planeta. Enviar un whastapp. Una foto en Instagram. No digamos divagar. Y ya el colmo es mandar videos pesados. Cada mensaje que enviamos da la vuelta al mundo pasando por tropecientas "granjas de datos" haciendo sucesivas copias, y ocupando espacio. Dicen que ver una peli en streaming media hora consume la misma energía que conducir un coche 4 millas. Estas granjas (la del sur del UK está en Slough) consumen muchísima energía y, lo que casi es peor, producen un calor de la leche. Piensa en tu portátil sobre las piernas, cómo se pone; pues esto elevado a n. Así que las ponen en el Artico y tal, para que por lo menos se refresquen solas. 

Con estas ideas perturbándome severo llamo a Fashion, y le doy pormenores de la situación. "Un whastapp contamina?, espeta, Ya no vamos a poder mandar la berenjena?" Divagantes, no quiero saber a quién manda productos de la huerta, a mí solo me manda corazones o el emoji que babea. 

Pero al día siguiente, una hija de unos amigos de mis padres me pone un whatsapp con una buena noticia familiar. Tras la felicitación, se lo comunico a Fashion -por whatsapp-, y le pregunto si quiere el teléfono para felicitarla en vivo. Eso sí, aviso, tendrá que sufrir sus diarios estados de whastapp: absolutamente todos los días del anio pone un estado de esos de frase motivacional, con flores, o atardeceres. "Si lloras porque has perdido el sol, las estrellas y tal" o "el amor es paciente, bondadoso y más". Todos los días. Yo me pregunto de dónde saca este material, que está currado. Erróneamente, para el fin equivocado, pero currado. Y resulta que Fashion no quiere el teléfono, gracias, porque ya tiene el de su marido, que parece que cuelga TRES frases motivacionales al día. 

-En serio?, le digo, pero se las pasan de una a otro?
-Claro-contesta-venga a mandárselas entre ellos y calentando los servidores del Ártico. 

Soluciones que aporta Fashion: una frase al final de cada email como esas de "No imprimas este mensaje", pues "No contestes ni mucho menos reenvíes este mensaje", o bien "Cada vez que mandas una berenjena, un oso polar pierde su islote de hielo". "Con cada Instagram, se derrite un iglú". Y sobre todo, Greta Thunberg llora. 

5 comentarios:

Elena Rius dijo...

¿Poner un comentario a un blog también derrite el Ártico? Madre mía, vamos a tener que volver a las cartas en papel con el valiente Miguel Strogoff llevándolas a caballo (oh, wait! que los caballos también alteran el ecosistema). en fin, danos instrucciones a tus comentaristas, que nos has dejado en un ay, con la imagen de la pobre Greta Thunberg llorando a lágrima viva cada vez que le damos al teclado.
P.S.: nota de correctora compulsiva: hay una errata en tu titular, no es Thurberg, sino Thunberg.

molinos dijo...

Me gusta todo en esta entrada. Lo de que Greta llora se lo voy a decir a mis hijas, aunque ellas tienen otra frasecita. Si paso por una habitación y me dejo La Luz, ellas van detrás, la apagan y dicen "save the turtles", si reciclan un tapón de leche "saving the turtles". Y así todo el día.

Sobre los estados de Whasap.... ¿sabes que pueden no mirarse no?? Yo no los miro jamás, ni siquiera los tuyos que Mini cambia 25 veces al día XDD

Di Vagando dijo...

jajajaj.. no ELENA! cartas dices! papel! volver a cincelar en piedra es la solución. Estoy pensando muy seriamente lo de los comentarios del blog, por ejemplo, haceros plantar un árbol por comentario... es lo q tiene regentar un blog de éxito :):):) De momento, aprovechad q de momento, es gratis!

Oh MO! Voy a adoptar tb a las tortugas... igual tiene más éxito q Greta. Y lo pral es q me consuela re-constatar q no estoy sola, q sufrimos juntas de esa affeción llamada "hijas"... Los estados de wa... es q ese telefono, el mío espaniol, es el q usa Mini para whastapp hasta q Santa le traiga su propio teléfono. ASí q es ELLA, yo no tengo nada q ver! Yo descubrí los estados en Sudáfrica y me fueron útiles pq así familia veían allí las fotos del día sin tenerlos q freír a whastapp.... tú no los mirabas! hiena!

love you two

di

PS. ELENA, gracias por el email literario!!!! Te contesto....

Carmen dijo...

¿Podremos "comprar" derechos de comunicación, como cuando vas en avión (o como era, hace tanto que no cojo uno, que igual Greta llora con esos cambalaches y lo han quitado) y puedes comprar tu consumo de CO2? Lo digo porque yo no conduzco y voy siempre, siempre, siempre a pata o en transporte público. Escribo muchísimas cartas con sello y esas cosas. Y cuando renuevo el abono de transportes, me dicen cuantos kilos de cosas malísimas he ahorrado a mis conciudadanos. Si es así, propongo crear un mercado secundario. Pero si ella llora, si a mí me dejan sin email, MA-TO.

Great, as always, madame. Besos.

Carmen

Di Vagando dijo...

My lovely, eres nuestra luz y guía y además, Greta, ponte a temblar pq CARMEN eres más role model que ella! Yo, ahora q no nos lee nadie, no os veo comprando derechos de comentario en el divlog... más me bien me veo a mí pagandoos por ello! :) Que somos pocAs y os tengo que cuidar, darlings. Si no fuera una pobre esclava de la empresa pública podría pagar convenciones del divlog en Manor Houses estilosas tipo la Downstown Abbey, con spa y masajes. AH no, que el spa gasta mucha agua y Greta sigue llorando... los masajes contaminan?

ay ay ay

love

di