8 de septiembre de 2016

Mi oficinista fetiche en el Festival of Love

Se ha terminado Agosto, el mes que nos hemos pasado Living Londinium desde el solterismo, mientras Mini disfrutaba del mar en distintos puntos de la península con distintos abuelos. Para que no me ocurriera lo que el año pasado (seguir con la bitácora del Peloponeso en Noviembre), este me propuse no divagar sobre la agostidad hasta que no terminara el diario. Y aquí estoy.

 El Festival del Amor (Festival of Love) es un ídem que organiza el south bank de la ciudad (la cara sur del río, donde hay un paseo que une -para que se sitúe el que no nos haya visitado-, el London Eye (noria) y la tate Modern. Es muy animado porque está sembrado de miguitas culturales: el Royal Festival Hall (donde fuimos hace unos meses a la lectura de Moby-Dick, el divagante bueno recordará), el British Film Institute, el National Theatre, la Tate, el Globe de Shakespeare... El Festival of Love tiene todo tipo de actividades, como el "Hotel de los corazones rotos" (una exposición sobre el tema, aquí estuvimos el año pasado), el Túnel del Amor, unas ferias, performances, conciertos... todo con el tema L'Amourrr!!!

Y como todos los años, se casa gente multitudinariamente en el Royal Festival Hall. Este año, en concreto 100 parejas. Y la fiestuki posterior estaba abierta "a todo londiunemse que quisiera unirse a la celebración". Bien.

El Peda y la que firma estaban, el día del macrobodorrio, en un pub infecto (auténtico, dirán algunos) en Mornington Crescent (cerca de Candem, bien al norte: cómo os oriento) con un grupo de la Vetusta del Peda viendo nosequé partido (llegue cuando estaba terminado, a la abuelika con pistolikas de agua...). Un rato agradable de conversación, que si Shakespeare no existió y era un grupo, que si Malcolm Gladwell, que si. Cuando ya avanzada la evening el grupo se dispersó, los Pedalistas, libres en la city con la hija probablamente leyendo la historia de antes de ir a la cama con su amona, se plantean: ?vamos al Festival of Love, a ver que pasa? Dicho y hecho. 

Cruzar el Golden Jubilee Bridge, el puente peatonal que termina en el Royal Festival Hall es siempre una gozada, y por la noche toda una experiencia. Música, luces, el London Eye a la derecha (que esta noche viste de rojo). Al llegar al RFH, en la terraza que da al río hay gente bailando pero dentro, en la gran sala donde hemos visto teatro, expos de fotografía, workshops de reciclaje, o donde leyeron Moby-Dick, allí hay un baile como de fiestas de pueblo liderado por una DJ que va vestida a lo chica Almodóvar y sudada como un pollo: cómo baila! Muy entregada. 

Visto el percal, nos vamos a comer algo a uno de los chiringuitos (ahora se llaman pop-ups, ya sabéis, furgonetas, caravanas, todo eso) y terminamos en el feriado, donde hay un tiovivo de esos que le gustan a Mini, que tienen unos columpios en los laterales y te sientes tirando a cerca de volar. Pues bien, el tiovivo es aquí gigante, y los "columpios" son en pareja y medio cápsulas. Una vez que te metes sube un montón y cuando empieza a dar vueltas entiendes la belleza del concepto cabina: los pies que están colgando son el termostato de la ventolera que hace allá afuera. En todo caso, nos dan unos voltios (qué vintage estoy) sobre la noche veraniega de Londinium, o la ciudad gira a nuestro alrededor, quién sabe: el rojo London Eye, el edificio de la Shell (que está siendo remodelado en, guess what? "pisos de lujo"), el Shard allá el fondo, el río, vuelta al London Eye... 

Al bajar (y culparé a la confusión por las vueltas): Nos pasamos a ver qué tal van los del baile post-bodorrio? Pues sí, allí siguen: dándolo todo. De repente te cruzas con una novia, un presunto novio, o bien la siempre exótica fauna que supone un inglés (o inglesa) vestido para boda. Miedo. Yo podría ser una novia porque casualmente, voy con mi vestido blanco ibicenco, infinitamente más digno que algún atuendo que llevan algunas que tendrán esas fotos en el aparador para el resto de sus días.  Ahí al fondo esta la DJ, ya con una charco a su alreddor, pero idéntica energía. Y os digo: si con la música que pone no sales a la bailar, es que no tienes corazón. Así que nos lanzamos a al pista. 

Ahora espero que ningún divagante haya sido impulsivo y visto el video que incluyo, porque sin esta necesaria introducción, puede ser muy nocivo. Necesito un flashback: hace un par de años, la noche de Halloween me disfracé de colegiala asesina japonesa de "Battle Royale" y acabé con una bruja, que daba menos miedo que yo, en "The Clapham Grand", una discoteca que fue un teatro muy chulo en su día. Superábamos la media de edad con holgura (sobre todo yo), pero todos los gatos eran más o menso pardos. Menos él. 

El era el tipo oficinista: con sus gafas, sus pantalones chinos, su-atención-camisa de manga corta (más atención, pregunta: alguien ha visto a un tío de menos de 75 años con camisa de manga corta, con bolsillo lateral en los últimos dieciveinte años? Yo sí: en The Grand, y aún me queman las retinas). Pues el oficista estaba vestido exactamente igual que el lunes a las 9 am, enmedio de una jungla de veinteañeros dráculas, freddies, frankensteins, y bailando COMO UN POSESO en uno de esos altillos que a veces encontraba una en una disco en los 90 y se subía, pensando que alguien iba a mirar. El oficinista era el go-gó del Grand; y mirábamos. La única persona no disfrazada, la única persona-conmigo-que superaba los 40, la única persona-en el hemisferio norte-, con una camisa de manga corta. Y su estilo bailando.

La otra noche, en el Festival del Amor, enmedio de Eurythimics, Queen, Lady Gaga y otros éxitos de ayer, de hoy y de siempre... quién estaba allí, solo, justo delante de la DJ, dándolo todo y, sí, con camisa de manga corta? El oficinista. 

Yo no solo no podía dejar de mirarle: es que le hice este video en sus narices.



10 comentarios:

  1. ¡Buff! ¡Qué susto! pensé que en ese delirio de actividades alternativas habías perdido el juicio y...¡Te habías casado! Así que el baile del oficinista me ha parecido una vuelta del mundo a girar sobre su eje

    ResponderEliminar
  2. Primero, a ver si te atreves a decir lo de "dar unos voltios" con Mini delante... vintage no, hortera de bolera XD

    Y me encanta el video del oficinista muchisimo pero sobre todo me encanta que seas como yo y seas capaz de acordarte de gente dos años después.

    Voy a ver al oficinista sincopado otra vez que me ha alegrado la mañana.

    ResponderEliminar
  3. Van a creer que vais en un pack, el oficinista y tú. Una especie de performance extraña, de culto.

    El tío tiene un estilo muy simiesco. En la Academia lo aprobamos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Querido Lux, al escribir "ayer y hoy" revelas que no eres lo suficientemente viejo acaimanado. Los que lo somos decimos "hoy y ayer"... claro que luego intuyo que usas camisas de manga corta y me obligas a desdecirme. ¡Sí, eres inconcebiblemente viejo!

    Di, se te ha escapaco un "oficista". Es un nomble oficio con el que se designa al trabajador encargado de tener limpio y ordenado el office de tu casa. El mío ha cogido vacaciones en setiembre ¡y tengo una inquietud enorme cuando cruzo el office de mi mansión!, con todo tan deslabazado. Lo mismo está en una discoteca, luciéndose como el tuyo. ¡Me encanta ese tío, sobre todo cuando se pone a hacer molinetes con las manos mientras la DJ ofrece un sonido alargado! (Lo alarga 20 segundos más y tu oficista cae al suelo con parada cardíaca).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Ten en cuenta, Luxyto, que por cada año que tú cumplas yo pienso cumplir otro, así que aunque el porcentual de la diferencia disminuya, nunca, jamás, oh Aquiles, alcanzarás a la Tortuga (yo mismo).

      Pero tu alegato no ha caído en saco roto, por dos motivos.

      El primero es que me he dado cuenta de que carezco de Residencia Vacacional de Entretiempo. ¿Cómo me las habré arreglado hasta ahora?

      Lo segundo es que, por no caer en la cuenta en la que tú si has caído, me he pasado la vida haciendo el imbécil al comprarme tres cuartos sin exigir mis derechos de consumidor. A partir de ahora, cuando me compre uno diré: “Por favor, envuélvame el cuarto cuarto, que me lo llevo”. No conviene desperdiciar nada, que nunca se sabe. Lo mismo tengo 27 nietos y con cada cuarto sobrante de cada tres cuartos puedo hacer un abriguito a cada uno de ellos.

      Eliminar
  6. Genial el video. Lo que no haga el alcohol lo puede hacer esa canción de Rihanna.
    Lo de las camisas de manga corta mi memoria no alcanza a recordar si alguna vez las usé, tal vez cuando nos ponían cara al sol de pezqueñines.

    Por otro lado unas vacaciones envidiables querida Dtora. De mayor quiero ser como ustedes vosotros.

    ResponderEliminar
  7. Hola babies! Qué alegría veros de nuevo por aquí a los veraneantes y seguir viéndoos a los q habéis sufrido el divlog en agosot...

    Como veis, empezamos el curso muy serios: LAS CAMISAS DE MANGA CORTA! (y LUX, al q le hace muy bien este blog, pq no sabía q no eran cool, y se lo tiene q reforzar NAN o JOTA, pq a mí sola no me cree).

    Pero como sugiere nuestro hombre en el sur, igual ha sido cosa de lso mormones, ellos han ensuciado el concepto-camisa-manga-corta? (y no ha vuelto ni tras "The book of mormon-the musical" q sí q es muy cool). Yo os abro mi corazón: si fuera tío, las llevaría.. qué manía es esta de llevar camisotas q usan tb en invierno con los puños enrollados? Es q hay algunos q les las enrollan hasta por encima del codo, lo he visto! Nefasto.

    Más cosas, y puntalizaciones:

    CESUCHI! casarme en el "Festival of LOve" me molaría no en presnete, sino en pasado, en plan, de viejecita: "ay, pues hace 40 anios me casé por tercera vez en el FoL", por ej, en plan "colecciono experiencias". Pero pasar por el trago en presente, o planearlo... arghhhhh

    MO, al oficinista es imposible olvidarlo.. su cara no la recordaba (aunque soy como tú muy buena con caras, y proyecciones al futuro, diría.. me cruzo con alguien en Vetusta de hace 20 anios y me digo "ala, ese debe ser X... look busy". Enemigos todos de un pasado oscuro.

    REVE!!! Eres famoso!!!! Te has enterado q ha salido un tuit tuyo en el Verne de El País? (Me lo dijo El Peda) Sí, esa sección así un poco folklorica y simiesca... Yo spr supe q ibas a llegar lejos! Así q si quieres q te presente al ofici(ni)sta para La Academia, quiero al menos un autógrafo!!!

    LUX, por ir zanjando lo de las camisas: lo de tu set de camisas con palmeras tb sera aprobado por La Academia, o si no, al tiempo. Aquí no se aprueba y exigimos q cuanod divagues lo hagas en batín brillante. Ah, y MUY MAL tu desfachatez escribeindo cont odas la spalabras q este es el TERCER blog al q entras a divagar, tras EL Mono y La Bruja. Fatal.

    NAN! Que puse "oficista" hasta en el título! pero este lo pillé por la maniana (hagan la ola). El pobre eda cierra los ojos y niega así muy resignado sobre mis typos... estan hacienod tambalear neustra convivencia.

    JOTA! Welcome back! Se te echa de menos, pq por ej yo no sabia q esta canción es de Rihannha.. MOLA TODO! sobre todo cuando hace "los molinetes" (gracias nan) y tb cuanod da la cuelta con patada y cae en salto... Las vacas genial, espero q tú lo hayas pasado tb muy bien.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  8. Pensé lo mismo que C.S, se nos casa Di sin casi darse cuenta llevada un poco por esa cosa delirante-masiva. El oficinista me encantó, suelto de cuerpo el hombre, sin bobadas y diviertiéndose. Un beso

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.