an

01 diciembre 2022

¿Que cambie la bañera por esa moderna ducha italiana? (Eso, e instrucciones de cómo darse un baño)

Siempre están las personas razonables que te dicen que has de cambiar tu bañera por una ducha funcional, bonita, ecológica. Esto le debe ocurrir a gente de determinada edad, entre los que desafortunadamente me encuentro, no creo que vayan con esta monserga a parejas jóvenes que se acaban de ir a vivir juntos (se sabe que una bañera es fundamental). Pero como los jóvenes no leen esto, hoy vengo a contar mi historia.

Para un cumpleaños que estaba por Vetusta, el Peda me regaló una noche en un hotel -ya se conoce mi gusto por esto de "las aguas"- que se llama "Reina Petronila", quédense con el nombre. Cuando un tiempo después mis padres reformaron el baño, cambiaron la bañera por una ducha de esas de "walk-in" (he descubierto que en castellano se llaman "italianas"). Todo era tan flashy en ese nuevo cuarto de baño, que el Peda lo bautizó -en particular a la ducha- como "Petronila". 

Desde entonces, el "ponga una Petronila en su vida" me persigue. Por ejemplo, una vez en un avión mi vecino era un tipo que tenía una empresa que se dedicaba exclusivamente a cambiar bañeras por duchas: dos horas de vuelo escuchando las beldades del tema. Y sí, si yo, estéticamente lo entiendo todo: mucho más bonito todo italiano que una palangana grande, pero aquí en mi casa en Londinium, cuando hace unos años cambiamos el baño, y volvieron a sonar los cantos de sirenas de las Petronilas, me cerré en banda. Usé el argumento comercial: los ingleses valoran más un piso con bañera, para futuras ventas. [Nota: corre la leyenda de que los ingleses no se duchan a diario y que lo que hacen es bañarse con una frecuencia indeterminada. Yo esto hace años que no lo oigo, pero sí cuando vivía en el countryside, donde todos los gatos son pardos - claro que según Mini en Londinium también alguna gente huele a "granero"]. No recuerdo si como más argumento fue necesario sacar el comodín "bebé" ("a un bebé hay que bañarlo", Mini era más o menos bebé) para terminar con el Peda, que vió sus sueños con Petronila hacer aguas -nunca mejor dicho. 

El divagante se preguntará: a dónde va todo esto, cómo hemos llegado hasta aquí? (yo también me lo pregunto). Bien: este divague se me ocurrió el otro día cuando, desde el fondo de mi bañera, me felicitaba por no haberme dejado engañar con Petronilas de turno. Vale, que Greta Thumberg llora, lo sé, por eso yo lo hago solo en situaciones extremas, muy ocasionalmente. Que juzgue el divagante imparcial si esta situación no me justifica:

Domingo por la tarde-noche. Volvía de una travesía del desierto en bici agotada. Tuve que parar a hinchar una rueda y lo que parecía un sirimiri terminó en una lluvia en toda regla. Como hago alguna vez -y aquí saquen sus conclusiones sobre mi forma física-, al entrar en casa me echo en el suelo de la sala con brazos y piernas abiertas, así á la "Eternal Sunshine of the Spotless Mind". Nunca nadie me dice ahí-te-mueras, todos siguen con su actividad la que sea, así que ya habría hecho una extinción si lo hiciera para casito. Lo hago porque literalmente veo pasar la vida frente a mis ojos. Pero no dramaticemos: el otro día, además, con el pelo mojado, barro hasta en las pestañas, "toda soduda" (así decía Mini de peque "toda sudada"), me empezó a entrar frío. ¿Qué hacer? En esos momentos no hay nada como un baño.

Ah, mejor una ducha diréis. Nah. Un baño, eso sí, que requiere una técnica. Me explico: el agua ha de estar bastante caliente, se añaden sales (ahora tengo unas que huelen a menta con algo) o bombas efervescentes de olor a fresa o a musk, y algo para apoyar la cabeza (los pros tienen una almohada al efecto pero como en este blog somos anti-consumo y este evento ocurre una vez al año, una toalla). Luego se pone música clásica tranquila (no de la que te da ganas de invadir Polonia) y se apagan las luces. En las pelis ponen velas pero es mucho lío porque no sé si saben que Londinium se quemó en 1666 por un baño de estos (no, vale, pero se quemó y están obsesionados) y además porque ya cada vez quedan menos velas. [¿Por qué cuando eres joven tienes una cantidad inusitada de velas de todo tipo en la casa? Te las regalan en el Amigo Invisible, y en un punto las empiezas a regalar como refritos a jóvenes que rotan por tu equipo, que los tempranos 20 son la edad de la velas]. Pero divago: hoy en día y a nuestras edades o bien apagas la luz, o bien pones unas fairies de esas monas, o una luz de bebé (ese bebé que ya se ducha sol@), o lo que sea, pero jamás los focos frontales con los que te aplicas el eye-liner por la mañana.

Así que, querid@s divagantes: no hagáis caso a viajantes en aviones, a Concha Velasco, a vuestros padres o suegros que, siempre razonables y buscando la funcionalidad, te dicen que te pongas una bonita ducha italiana.  Si te lo propone tu hija, pasa igualmente porque se va a ir de casa en un par de años y con su novio buscará un chamizo con bañera. Si te lo propone tu pareja es motivo de acudir a terapia o bien a un abogado: es el equivalente de que te sugieran poner una tele en el dormitorio o "camas separadas", así a lo hermanitos, porque te mueves demasiado. 

Abajo las petronilas, larga vida a las bañeras, ese contexto ideal para el divagar,  la mindfulness (quien sepa), y otras cosas, además de lugar de inspiración de entradas costumbristas tontorronas como esta. 

10 comentarios:

  1. La última vez que me di un baño fue en el 2015. Me da siempre muchísíma pereza prepararlo, luego el agua se va quedando fría, hay que ir rellenando y luego, al terminar, siempre tengo que ducharme porque me parece que no salgo limpia. Entiendo tu amor por la bañera, mi hermana lo comparte pero yo paso.

    Eso sí, acabo de enterarme de que esas duchas grandes se llaman italianas. lo que aprendo contigo.

    ResponderEliminar
  2. A mi el baño y la ducha es como el río y el lago, solo pido que estén razonablemente limpios... y mi mente agradezca más la tranquilidad al chorro "violento"...

    Pero me encantó lo del Alonso, sobre la creatividad del TOC (lateral!)... incluso voy a preguntarle si es algo parecido con el Asperger...

    Bicos compulsivos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias MV... no he encontrado lo del TOC en el artículo, sí lo de la creatividad especial o peculiar en algunas personas en el espectro autista.

      Eliminar
    2. lo siento por el lapsus, pero debe ser el ataque del tik tok, que nos pone a cien... el caso es que tuve bastante alumnado con cuadros varios de diversidad... y siempre cabreaba mucho no tener tiempo suficiente para ellos, y más viendo que lo merecían mucho más que los neurotípicos -y no por caridad, precisamente-

      bicos diversos...

      Eliminar
  3. La gente mayor se cae con más facilidad en la bañera que en la ducha, al menos los que conozco. Un amigo que va en silla de ruedas ahora, después de pasar por muletas toda su vida me recomendó que cualquier reforma en casa incluyera la desaparición de cualquier desnivel pues tarde o temprano serán un problema. Vive al lado del Petronila, casualmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... casualmente el otro día vi q han editado un libro en cómic sobre la reina petronila. En Vetusta conocimos a una chica joven q se llamaba Brianda, y parece q su padre era historiador y la habíá llamado así por algún personaje histórico de la zona. Así q es cuestión de esperar a q empiecen a llamar a las ninias Petronilas...

      Eliminar
  4. Desde q vivo en mi casa, y van para 26 años, me habré bañado 3 veces, las iratis se duchan como una exhalación...no veo el momento de cambiarla por una ducha. Si no fuera por los líos de una obra ya la habria mandado a hacer puñetas. Para el relax nada mejor q un sofá, el sol en mi balcón o un parque con sus pajaritos. En la bañera me arrugo, arriba la ducha

    ResponderEliminar
  5. ...y yo q nos veía cuando nos jubilemos juntas en La Montania Mágica tomando las aguas y el resto del rato hablando en hamacas, envueltas con mantas con colacaos humeantes, los Alpes o el Lago Como o lo q sea de fondo?

    ResponderEliminar
  6. No lo descartes, en nuestra comuna del futuro puede haber sitio para ducha y bañera, pero en mi piso hay q elegir y para todos los días, cuando la cadera cruje, créeme, mejor la ducha. Me gustan los balnearios y tomar las aguas aunq sea en un manantial sulfuroso pero eso casi mejor fuera de casa, no?
    Muxus

    ResponderEliminar
  7. Ahhh nuestra comuna ecològicoliterariafarodesaberconpiscinaycojinesporelsueloyluceslateralesycoronitas... no.puedo.esperar!

    Màsmuxusss

    ResponderEliminar

Comenten bajo su propio riesgo, sin moderación. Puede ser divertido.