17 de agosto de 2010

Sra Robinson, está usted tratando de seducirme!

Yo de mayor quiero ser Anne Bancroft en "El graduado" (Mike Nichols, 1967). Con su estilo, con su dominio, con su serenidad, con su manera de jugar con el pobre Dustin Hoffman. Es curioso que, cuando se rodó la peli, Hoffman (que tenia 30 anios) interpreta a un yogurín de 20 y Bancroft, que tenia 36 (!) interpreta a la "mujer madura", a la pérfida, experimentada y muy temida mujer que toma las riendas, en este caso de la seducción.

La peli es un joya en cuanto a fotografía, muchas escenas te sorprenden. Hay un montón de encuadres que me gustan (toda la escena de su conversación con el conserje del hotel, "está usted aquí para un affair?", los reflejos en las mesas, la claustrofobia que nos transmite la respiración del buzo). El guión fluye: "Benjamin, te quiero decir una sola palabra, estás escuchando? Plásticos". La frase que da titulo al divague es, no por casualidad, una de las más famosas de la historia del cine. He intentado sin éxito encontrar esta escena subtitulada, pero no me puedo resitir a ponerla... aunque no sepa inglés, el lector sabrá de lo que hablo cuando digo que de mayor quiero ser la Bancroft.




Y la transcripción...

Benjamin: Ay, por Dios!
Mrs. Robinson: ¿Perdón?
B: Oh, no, Sra Robinson, no.
M: ¿Qué pasa?
B: Sra Robinson, que no ... Quiero decir, que no esperaba ...
M: ¿Qué?
B: Quiero decir, usted no pensaría que yo iba a hacer algo así.
M: ¿Cómo qué?
B: ¿Qué está pensando?
M: Bueno, no sé!
B: Por el amor de dios, Sra Robinson. Aquí estamos. Me ha metido en tu casa, me ofrece una bebida, pone música. Ahora me dice que su marido no volverá a casa en horas...
M: ¿Y qué?
B: Sra. Robinson, usted está tratando de seducirme!
N: [risas] ¿Qué?
Benjamín: ¿No?
M: Benjamin, no estoy tratando de seducirte.
B: Lo sé, pero por favor, señora Robinson, esto es difícil ...
M: ¿Te gustaría que te sedujese?
B: ¿Qué?
M: ¿Es eso lo que estás tratando de decirme?
B: Me voy a casa ahora.


La contrapartida a la Bancroft se la trata de dar Katherine Ross. Muy guapa, muy joven, muy descafeinada. No hay más que comparar los diálogos, no hay más que ver la mirada de las dos. Un hombre en posición de elegir, con quién se queda? Con la mujer que asusta, o con el perrito mojado?

Para saber qué hace Dustin Hoffman, quien no haya visto "El graduado" tendrá que hacerlo. Mientras tanto, siempre puede barajar hipótesis y disfrutar de la canción..., and here's to you Mrs Robinson, Jesus loves you more than you will know (wo wo wo)..



15 comentarios:

  1. ohhh..me encanta esta peli!!! Yo también quiero ser la Sra. Robinson...aunque a mi tan jóvenes..mmm..no me van mucho.

    En fin, con la edad creo que todas aprendemos a tener las cosas tan claras como la Sra. Robinson. O por lo menos eso espero.

    moli en un ay.

    ResponderEliminar
  2. Ah, Molinos, estoy contigo: no me gustan los yogurines (pero tampoco el abuelito universal, como a tantas por ahí). Lo q me gusta de la Mrs Robinson es la actitud, q con uno a tu altura (los pobres yogurines se derriten) puede hacer... estragos.

    Sugiero Paracetamol y tal vez un flotador? (para lo tuyo)

    ResponderEliminar
  3. Lo que mola de la Sra. Robinson es la actitud: sé lo que soy,lo bueno y lo malo y me mola, sé lo que quiero y sé como conseguirlo.

    Yo ni yogus ni abuelos....

    Estoy a ibuprofenos en vena...el flotador no me sirve...el dolor inhumano es más arriba..justo justo donde termina la espalda.

    ResponderEliminar
  4. Tremenda la Robinson...

    Yo es que no soy muy de complicarme la vida. Eso de llevar algo tan secreto no lo llevaría bien. Tampoco me veo con el aplomo y la seguridad de la Sra. Robinson.

    ResponderEliminar
  5. Ah, no Diva, q no hablamos de tener affairs (otra gran frase de la peli: "are you here for an affair?"), que hablamos de ese aplomo.

    Curioso q no ha entrado ningún chico hoy a comentar... cualquiera dice aquí que prefiere las mosquitas muertas! :) Pero se puede eh?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues ahí donde la veis la Robinson madre prefiere a las mosquitas muertas (Benjamin) y no es vilipendiada, sino admirada por vosotras, así que yo, que soy más maduro e incluso más mayor que la mismísima Sra. Robinson me quedo con la Robinson hija y espero que alabéis mi decisión.

    Todo el glamur y aplomo femeninos que demuestra la Robinson madre queriendo seducir a Dustin Hoffman, son copia especular de tantos cuarentones que hay por ahí queriendo irse a la cama con veinteañeras de pelo largo e ideas cortas.

    Así que menos admirar en ellas lo que denostamos en ellos.

    ResponderEliminar
  7. Diva, hija, parecemos siamesas. Yo tampoco tendría un affaire, creo. Entre otras cosas no podría soportar tanta tensión. Y luego esa actitud de seguridad y aplomo... ya me gustaría pero por desgracia no soy así.

    ResponderEliminar
  8. Basaja, si te leyeras los comentarios quedaría más claro q no la admiramos por su afición al yogurín, sino por su no-mosquitez.

    Y no me creo q te quedes con la pánfila q asiente a todo... eres un agitador!

    ResponderEliminar
  9. Ani, debe ser q no me he explicado (una vez más) y la blogosfera ha asumido que este post va de mi ilusión por tener un affair con un becario. Eso, o parece q interesa más hablar de affairs (que no tenerlos, lejos de nosotras!) q de mujeres de rompe y rasga.

    ResponderEliminar
  10. Basa..no me creo nada y además no estoy de acuerdo. El aplomo y el saber estar que muestra la Sra. Robinson no se parece ni por el forro a la actitud de los hombres de mediana edad que buscan mosquitas muertas.

    La Sra. Robinson es "porque yo lo valgo"..sé lo que soy...y lo que valgo.

    Los de mediana edad son " porqué sé lo que cuestas".

    A polemizar no me gana nadie.

    Ah..y yo no quiero un affair con un yogurín..que quede cristalino.

    ResponderEliminar
  11. Pues mira Moli, puedo estar de acuerdo contigo... y a la vez conmigo mismo.

    Cada uno usa sus recursos, está claro que a Benjamin no le iba a seducir la MasterCard de la Robinson, porque tradicionalmente los tíos no se van a la cama con nadie cobrando y porque la MasterCard de la Sra. Robinson en el fondo era la MasterCard del Sr. Robinson.

    Sin embargo los cuarentones de patillas plateadas sí que enseñan los reflejos de sus VISAs para irse a la cama con niñitas, tradicionalmente les funciona (a las dos partes) y culturalmente está más asumido. Todos tan contentos.

    Pero no veo yo que haya que hacer distingos entre una y otra actitud, entre uno y otro precio. Conforme la mujer ha ido teniendo más pasta, más recursos, más independencia, se ha desarrollado la prostitución heterosexual masculina, porque la actitud "porque yo lo valgo" sigue requiriendo un poquito más de esfuerzo que la actitud "porque tú lo cuestas". Al final es una cuestión de recursos, se hace lo que se puede...

    ResponderEliminar
  12. Qué sibaritas sois, joder, yo me conformo con que sea negro, ¿qué más dará la edad?

    ResponderEliminar
  13. A ver...Basa...por supuesto que cada uno usa sus recursos. A mi me parece perfecto que los "cuarentones de sienes plateadas" se acuesten con jovenes señoritas obnubiladas por su experiencia, su saber estar y su Visa Oro..faltaría más.

    Lo que valoramos es la actitud de la Sra. Robinson, el aplomo y la seguridad que desprende...eso es lo que mola.


    Y repito..a mi yogurines no me van...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.