8 de febrero de 2010

Contracciones - Primera Parte

¿Para qué blogueas?- Me preguntaba uno el otro día.

Además de que me lo paso bien, compartes (o no) puntos de vista, ideas...Llegué a la conclusión que básicamentre lo hago para recordar.

Hay cosas que (me) han sucedido y que han pasado al limbo de mis ideas y allí yacen esperando un momento de lucidez con el que las pueda recuperar y darles vida otra vez. Otras, las más, se extraviaron y no sé ni donde puedo encontrarlas. Es como si no existieran, no hubieran existido nunca.

En alguna ocasión las he apuntado, las he contado a alguien y por eso hoy las puedo recordar, tal cual, como eran.  Ahí va un refrito.



Lunes, 9 de junio de 2003.

Era lunes por la noche. Nos llaman de la ECAI (Entidad Colaboradora en Adopción Internacional) diciendo que, si lo intentamos, podemos viajar a la asignación el sábado día 14. Por fin ha llegado el momento que tanto hemos esperado. Hay que hacer algún pa-peleo más y tenemos la mala suerte de que el 12 y 13 de junio cierran el consulado ruso en Barcelona para hacer los visados. Nos vamos a la cama de los nervios, a ver mañana que podemos hacer. Esperamos no llevarnos una desilusión y tampoco queremos hacernos ilusiones. ¡Qué contradicción!



 Martes, 10 de junio de 2003.

Mando mensajes de ayuda a la lista de adoptaenrusia para ver si alguien nos puede echar una mano con el pa-peleo que hay que hacer. Sólo tenemos el miércoles para sacar los visados y necesitamos para este trámite: invitación de un hotel de Rusia (nos la proporciona la ECAI), seguro de viajes, rellenar dos formularios con fotos de carnet y los pasaportes. Nos piden también, certificados de penales y certificados médicos. Voy a la notaría a que me los vaya preparando. Como siempre dos juegos de cada, no vaya a ser que nos extravíen algún papel y luego tengamos problemas.

Le comento a mis padres que existe la posibilidad de que marchemos el sábado a Rusia. Mi madre se pone tan contenta que se le escapan las lágrimas. Ya empezamos.



Miércoles, 11 de junio de 2003.

Con los nervios a flor de piel y la angustia de saber que nos lo jugamos a una carta, el miércoles por la mañana con el coche de Consuerte, mi perrita y yo partimos a las 7 de la mañana rumbo al consulado de Rusia en Barcelona. Voy rezando la mitad del camino. He revisado 20 veces que llevo todo lo que debo llevar, pero aún así no estoy tranquila. Abren a las 10 de la mañana, pero quiero llegar pronto no vaya a ser que haya cola por las fiestas posteriores.

Por la autopista me encuentro un accidente que me hace parar y maldigo mi mala suerte. Me hace pensar en que no debo correr. ¡Qué difícil! Afortunadamente no nos retienen mucho y parece que no hay heridos. Más adelante en Sant Just Desvern, me vuelven a parar por obras (quieren que me de un ataque al corazón). La ronda de dalt va fluida (menos mal!) y a las 9 de la mañana llego al consulado ruso donde sólo hay una persona esperando. Soy la segunda. Ha valido la pena madrugar…
Justo antes de abrir cuelgan un cartel fuera diciendo que por razones técnicas hoy sólo abrirán hasta las 12:00. ¡Menos mal que no lo he dejado para última hora!

Poco a poco va viniendo gente. Algunos de ellos rusos. ¿Tendrá nuestro hijo algún parecido físico con ellos?. A eso de las 10:00 que es cuando abren, hay fuera unas 30 personas.

 

Llegamos dentro, me toca el turno y yo rezando para que no falte nada.


-¿Para cuándo quiere el visado?- me pregunta el funcionario de turno que es de lo más seco que hay.

-El sábado me voy a Rusia, así que para hoy - le respondo con la mejor de mis sonrisas.

Me dice el precio (272 euros), y cuando voy a pagar me dice que no, que tengo que ir a una sucursal Bancaria a hacer el ingreso, que hoy no cobran con tarjeta. Adivino que como hay mucha gente quiere ir aligerando la cola y por eso se deshace de mí. Cojo el coche. Me voy a ver si encuentro la sucursal. La encuentro enseguida. Saco dinero del cajero. Pago y me vuelvo como el rayo al consulado. ¡Como no! Me toca hacer cola.

Por fin, llega mi turno. Le doy el comprobante de la transferencia. Revisa todos los papeles en un minuto que a mi se me antoja eterno y por fin, me da los pasaportes con los visados. Reviso fechas etc, para ver que todo cuadre y salgo fuera para que no me vean la cara de felicidad. Estoy a punto de gritar de alegría. ¡¡¡Lo peor ya ha pasado!!!

No hago más que salir fuera y recibo una llamada de la ECAI: hay dos modelos más de papeles específicos para la región de Rusia a la que vamos que me mandan por e-mail (sin problema se pueden hacer), además de un papel que me tienen que hacer del ICAA (institut català d´acolliment y adopció) y que no está hecho (mi gozo en un pozo). Llamo al ICAA les pregunto sobre ese papel y me dicen que ellos creen que sí lo han hecho y lo han enviado a la ECAI, pero que no tienen claro lo que les estoy pidiendo. No me extraña, ¡con los nervios que llevo! Hablo con la ECAI y me dicen que puedo ir yo a buscarlo en Barcelona, aprovechando que estoy aquí. Me armo de paciencia y me voy a hacer los certificados de penales.

Ha sido una suerte que ya hubiera estado en el consulado antes al recoger el certificado de idoneidad y en el palacio de justicia al preparar la documentación inicial. Llego a la calle Pau Clarís y como ya me sé de qué va el tema, voy primero al estanco, compro el papel para hacer los certificados y, en la cola, voy rellenando los datos. Vuelvo a comprobar que llevo el libro de familia, la autorización de Consuerte y su DNI.

Por fin me toca a mí. La funcionaria de turno va comprobando los datos, le doy todo lo que me pide y de pronto me dice: la solicitud está mal! Usted se llama María Diva y aquí sólo pone Diva. ¡Noooooooooo! Me va a dar algo! Vuelvo al estanco, me cambian el papel, regreso a la oficina, vuelvo a hacer cola relleno la solicitud y por fin me toca de nuevo. La funcionaria comprueba que todo esté bien y me da un resguardo para recoger los certificados ¡al día siguiente! Casi me la como. Yo creía que te los daban en el acto. Menos mal que tengo que volver a Barcelona el jueves por tema de trabajo y aprovecharé para recogerlos. Lo malo es que entonces, la notaria sólo me los podrá compulsar el viernes y ese mismo viernes les tendrán que poner la apostilla en Zaragoza. Muy justo, va ser muy justo, pero no imposible.

Intento aclarar lo del papel que falta del ICAA, voy a dos sitios en Barcelona, donde me dicen que no es ahí donde me lo han de hacer. Hablo con la ECAI y al final les digo que hablen ellos directamente con el ICAA, que yo no me aclaro. Por fin me comunican del ICAA que ya saben lo que les pide la ECAI,: es un papel nuevo, que ellos mandarán a Barcelona a que lo firme la directora y después tiene que ir al Tribunal Superior a que lo apostillen. O sea que no estará listo ni de casualidad. Vuelvo a hablar con la ECAI y me dicen que no me preocupe (qué fácil!) que ellos se encargarán de todo. Al parecer no es tan urgente. Otra montaña rusa emocional….

Salgo de Barcelona rumbo a mi casa. Llego a comer casi a las 16:00. Acabo pronto a ver si me ha llegado el e-mail con los papeles que tengo que hacer y que deben ir protocolizados y apostillados. Esa tarde llamo también a la agencia de viajes y le digo que me vayan mirando vuelos Barcelona- Moscú para el sábado 14 y regreso.... ¡aún no lo sé!

12 comentarios:

  1. Entrada con sustancia.

    Es verdad que escribimos para recordar.Si recuerdas, tienes mucho que contar.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  2. Diva, aquí van dos temas en uno...

    Siempre he pensado que nos debían esterilizar a todos al nacer y luego, quien quisiera procrear que "sufra" un proceso similar al de los padres y madres adoptantes...

    ResponderEliminar
  3. Diva, el otro dia vi por segunda vez "Juno", supongo que la habras visto. Es una peli que me gusta muchisimo, plantea un monton de temas.

    La vi por primera vez en un cine, embarazada. Tal vez no sea decir mucho (conociendo mi lagrima facil) que llore de emocion cuando Vanessa, la madre adoptiva coge al niño y dice "que parezco?" y le contesta la madrastra de Juno: "pues una madre primeriza... asustada" (en ingles es algo asi como "just like a mummy, scared as hell". O cuando al final la voz en off de Juno dice "no quisimos ver al niño, siempre fue de Vanessa".

    Esta vez, en DVD y ya con Mini durmiendo en el cuarto de al lado, te dire en bajito que hasta al Peda le cayeron unas lagrimas silenciosas...

    Gracias por la entrada, valiente!

    Di

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Suso. Además ando un poco descolocada últimamente con mi mala memoria... Será la edad o la falta de uso... Chi lo sa?

    ResponderEliminar
  5. Basaja,

    Tu es que eres un pelín radical...

    Anda que también los habrá con certificado de idoneidad que no pasarían una prueba de sentido común.

    De todos modos es imposible, saber de antemano nada con respecto a como cuidar, educar y llevar a buen puerto a un hij@. Si me permites el símil: educar a un hij@ es como construir un barco mientras estás navegando.

    Y realmente en el proceso se sufre. Mucho. Es una montaña rusa emocional. Yo ha siso la única vez en mi vida que he tenido una crisis de ansiedad.

    Pero debe de ser comparable al proceso de tener un hijo biológico: Por que anda que no se come uno el coco en el momento en que le dicen que están esperando un bebé: que si estará bien, que no le pase nada ni al bebé ni a la madre, que toca nosequé prueba, que si el líquido amniótico...

    ResponderEliminar
  6. No querida Di, no he visto Juno. La tengo en los must see. Por ahora estoy intentando ver celda 211 donde tu querido Juan Tosar da un miedo que te mueres. Sin embargo mi poder de abstracción es mayor y ayer sucumbí a la llamada de morfeo y los dejé ahí en medio de la refriega... Supongo que con esta peli me pasará como con sospechosos habituales. La quería ver toda de un tirón para captar la enjundia, pero me dormía siempre. Así que estuve como un mes viendo el principio cada día, tanto es así que casi me lo sabía de memoria. Quizá por eso la recuerdo. Al final, me planté un sábado por la mañana y la ví enterita. De cabo a rabo. Pero entonces no me gustaba el hockey...

    ResponderEliminar
  7. Diva, pues tienes que ver Juno enseguida... olvidate de mi comentario, q es un poco spoiler si no la has visto... pero iguamente te gustara. Es final es buenisimo.

    Luis Tosar esta inmenso en la Celda... como hara para sacaresa voz toda la peli! Me gusto pero como iba con grandisimas expectaciones, pues un poquito menos de lo esperado. En la misma linea drama carcelario la francesa "El profeta", aun no la he visto...

    Sabes que la guionista de Juno (Di-ablo Cody) era bloguera?

    besos

    di

    ResponderEliminar
  8. Diva, gracias por compartir momentos tan duros para ti.

    A veces parece que los centros oficiales están más para poner trabas que para facilitar las cosas.

    Me gusta cuando dices "educar a un hij@ es como construir un barco mientras estás navegando". Todos quisiéramos construir el barco perfecto, el más grande, el más hermoso, y al final resulta que lo que has hecho es sólo poner el pequeño armazón de una simple chalupa. Primero te sientes culpable por no haber sabido hacerlo mejor, pero al paso del tiempo te das cuenta de que aquella pequeña chalupa es fuerte, íntegra, bella, y que resiste bien el embate de las olas. Cuánta emoción siente una al contemplarla...

    Ayer leía: "a ser hijo se aprende cuando eres padre; a ser padre cuando tienes nietos". Me pareció una gran verdad.

    ResponderEliminar
  9. Sue,
    Me has emocionado con tus palabras y no he visto una verdad tan real como la que dices al final.
    Muac.

    ResponderEliminar
  10. Sue, las organizaciones tienen una tarea primordial, que es autoperpetuarse. Toda esa burocracia tiene ese objetivo, para seguir generando la necesidad de ese sistema. Ridículo.

    Me ha gustado la metáfora del barco Diva, y lo que cuentas Sue de tus barquitos.

    Besos

    Di

    ResponderEliminar
  11. Suso y Diva, se escribe para recordar, pero también para no olvidar y para pensar. ¡Cómo me ayuda a mi poner mis ideas deslabazadas sobre la pantalla!

    ResponderEliminar
  12. Diva, tú sí que nos vas a provocar a todos una montaña rusa emocional como no sigas rápido con el resto de capítulos.Necesito saber ya que la historia tuvo un final feliz. O si no lo tuvo, en cuyo caso se me caerá el alma a los pies.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.