27 de agosto de 2019

Se acaba Sudáfrica con un Big Bang (Theory) (SA16)

Martes, 27.08.19- De Ciudad del Cabo a Doha a Londoninium (SA16)

Hacer un divague sobre casi 24 horas de vuelos y aeropuertos es lo que vulgarmente se conoce como "más moral que el Alcoyano", porque si ni siquiera se vuela con la pintoresca "Ethiopian": a quién puede interesar? 

Pero claro, una se lía en esto del divagar: porque lo primero habrá que contar lo que es despertar en el racional Hotel Verde, donde el agua sale en espirales tan finas que una sopesa si pasar luego para rematar en una de esas duchas para mochileros sucios del aeropuerto. Luego, y aquí me descubro, mano en el pecho: El Desayuno Verde. Oh Senior, por dónde empezar a describir el buffetverde: barra con persona que maneja todo tipo de petición que envuelva huevo: desde tortilla campera, hasta escalfados, pasando por fritos. Diversa sección de calientes cuyo highlight son las espinacas con bechamel (por un momento -son las 9 am- dudo; pero hemos venido a jugar). Cereales de todo tipo, yogures, zumos, frutos secos, bollería... es el paraíso y yo creo que todas las fans del blog que me han abusado sobre las opciones gastronómicas sudafricanas (recordemos, ya en la nebulosa, aquel etíope que nos comimos hasta el mantel) se verán contentas de que por una vez, ya a punto de salir del país, comemos por lo menos cantidad. 

Con gran dolor nos encaminamos con nuestras escuálidas maletas de mano a la furgoneta ("shuttle" le dicen, y yo imagino una nave espacial), donde está "la extraña familia" con su enorme equipaje y cara de pocos amigos. Ya digo yo que es mejor viajar ligero. Hoy volamos con Qatar, una compañía sobre la que Fashion se he deshecho en elogios (cabe anotar que ella ha viajado con el curro, luego business, luego durmiendo en horizontal, con azafata arropándote mientras se lleva tu tercera copa de champán, y ya amas la vida y te da igual todo), y hacemos escala en el aeropuerto de Doha, sobre el que Fashion también ha cantado loas, "el mejor que nunca he estado" (claro que nuevo apunte: si una llega bien dormida, o borracha, todo le parece lo mejor). De entrada, nuestro "viajar ligero" no es entendido aquí y no nos dejan subir a cabina nuestras pequeñas maletas de equipaje de mano por nosequé norma absurda. Ergo, tenemos que hacer comedias sacando "básicos" que necesitamos para el vuelo como libro, tapones, antifaces, crema hidratante y demás. Nota: que ya sé de antemano las lectoras del divlog diferirán, hay salvajes que no usan hidratante!

Del primer vuelo no recuerdo demasiado, solo que entro en cierta barrena al constatar en el mapa de pantalla lo que ya sabía: Doha está muy al este y eso explica la cantidad de horas de vuelo que nos esperan. Me quejé de Addis Abbeba, y eso que no hubo ni que comerse las servilletas: ahora reflexiono sobre lo niña malcriada que fui en aquellos primeros divagues. En fin, en el vuelo veo una peli titulada "Red Joan", sobre una inglesa que espió para los comunistas en la época de la guerra fría, con Judy Dench (go Joan!) Y alguna otra sobre la que tal vez mi mente, en su amabilidad infinita, haya hecho un olvido activo. Pasan un par de bandejas, y no duermo nada. 

Ni idea de la hora que es en Doha cuando llegamos, puede ser que hacia la medianoche en nuestros cuerpos (decido no cambiar relojes y seguir en sudafricano, que es como en la península) , allí debe ser las 3-4 de la madrugada. Aún así, la actividad es frenética y esto parecen las rebajas. Multitud de gente que baja de un vuelo y busca otro, y tiendas super-brillantes de todas las marcas más reputadas, consume-carroña-consume, Toblerones gigantes, y a cuánto estará aquí el rimel de Clarins, y buy-more-shit-or-we-are-all-fucked, y hay que coger un trenecillo para ir a nuestra puerta porque el lugar es inmenso. En la puerta de embarque, alto ahí, el-terrorista-más-buscado: el Peda, y le hacen esa cosa que nunca entiendo de explorar la mochila con trocitos de tela pinchados en un palo (qué buscarán? restos de cocaína?). Luego nunca pasa nada. 

En el segundo vuelo ya no tenemos a "la extraña familia": me pregunto a qué extraño país vuelan, y si les habrán investigado con la tela y el palo. Porque eran culpables. O secretas, nunca me queda claro. Este vuelo pasará a mi pequeña historia de tiempo perdido porque, pese a tener un gran libro por leer ("My traitor's heart", divagado aquí), descubro una serie. Aburrida de pasar por las películas, hay una sección de "series" que es donde yo he visto los pocos capítulos sueltos de "Friends" de mi vida. Tras el capítulo de rigor, detecto un título atractivo: "The Big Bang Theory". Solo me suena por haber leído algún artículo en el que se hablaba de uno de sus personajes, un tal Sheldon, como alguien claramente en el espectro autista. Así que le doy al capítulo, a ver qué es... y me engancho.

Parece que este serial ha estado 12 años en antena (yo dónde he vivido? en un monasterio?) y los capítulos sueltos que hay en el avión son de la temporada última. Más que reírme, que a veces lo hago, me encantan la manera de hablar totalmente encorsetada de Sheldon. Yo querría hablar siempre así, pero me doy cuenta que en ciertos círculos no sería entendida, y en casa cuando lo hago, el Peda, dice muy serio: "risas enlatadas". Lo cierto es que la vida sería mucho mejor si tuviéramos risas enlatadas de fondo; propongo tener un aparato, que si activamos con una "pera" (sí, ha de ser un conmutador de pera, y si no sabes lo que es, quiere decir que tu edad nos ofende en este blog) sale la risa. Así el resto de comensales sabe que es momento de reír. Y tal. 

Por fin, milagrosamente, llegamos a Londinium en lo que parece que son las 7 o las 8 de la mañana de un miércoles. Siempre es una sensación de irrealidad: cómo es posible estar aquí de nuevo, tras haber estado en esa cápsula de espacio-tiempo que es el avión. Hace 24 horas estábamos aún dormidos en el verde que te quiero Hotel Verde, ajenos a los efectos de las espinacas con bechamel para el desayuno, Teoría de la Gran Explosión. Y ahora ya estábamos en esta dirty mean old town, and you are so far away from me.... los elefantes folladores, el frutti di mari, las dunas blancas sin ostras, las ballenas, las tarántulas ajusticiadas, las noches en casitas de árboles que no eran tales, el frutti di mari, el Sex Shop de Ronnie, el Rey de la Espinaca en la favela, el frutti di mari, el Cabo de Buena Esperanza, el ver ponerse el sol desde una cabaña de madera, los vinos (hip!) en Falcon Crest, la Table Mountain, los amigos X y R que recomendaron y con los que cenamos frutti di mari, Robben Island, Nelson Mandela... todos tan lejos, y ahora tan cerca, gracias a los maravillosos ratos que he pasado en el divlog escribiendo sobre ellos. Otra cosas sois vosotras, divagantas. Pero toda sádica encuentra su masoquista. Os quiero. 

Y, como decían antes, "un viaje no se acaba hasta que se revelan las fotos", yo digo "un viaje no se acaba hasta que se escribe el último divague". Así que hoy, 21 de Octubre... se acaba nuestra aventura sudafricana. Hasta la próxima, babies. 




14 comentarios:

molinos dijo...

¿Compraste rimmel en Doha?

Di Vagando dijo...

Ja ja MO, te ha faltado "no hay más preguntas". No, aunque en esos sitios raros spr te puedes encontrar La Oferta... pero a las 3 am hora local no me veía estudiando los expositores. Tampoco Toblerone. Qué pasa con todos los aeropuertos y Toblerone?

Love#
di

molinos dijo...

Yo ya no compro Toblerone porque tiene gluten pero creo que los aeropuertos son la reserva mundial de Toblerone, creo que solo pueden vivir en esas condiciones. Un Toblerone no ve la luz del sol, no sabe que estación del año es... pero habla muchos idiomas. Un toblerone solo vive en el Duty Free... y la prueba es que en cuanto sale de ahi, te lo comes y se muere XDDD

Anónimo dijo...

Puede ser que hayas escrito transferencia en lugar de escala??

Dicho esto, es un viaje eterno. Yo lo hice desde Johannesburgo y lo recuerdo larguísisisisimo. Yo no me compré rimmel, yo me hice una manicura mientras esperaba. Ja!!

Qué voy a hacer yo ahora sin estos relatos. Aix.

Petons,

Anna

Di Vagando dijo...

Ay MO, me gusta tu reflexión del Toblerone, me recuerda cuando haces ensayos sobre la tortilla.. "El Toblreone no ve la luz". Yo tmapoco compro peor mi madr epor la visto sí, lleva a medio vecindario cuando vuelve de Londinium. Nota: ayer uno del curro ofreció bombones y una se negó pq es vegana. A ver, lo del gluten no te queda otra pero por vegana nunc amás chocolate!!! Muero.

molinos dijo...

El chocolate es vegetal... ¿no?

Mira de verdad que ganas de sufrir tiene la gente...que se vayan a vivir a un aeropuerto!!

Di Vagando dijo...

ANNA, qué haría yo sin vosotras, mis editoras-in-chief!!!Cómo he podido decir transferencia ne lugar de escala!. Seniorrr.. ahora lo cambio, mil gracias! YO ya no hablo bien ningun idioma, es un problema.

Y qué callado te tenías q había estado en Joburg!!!Valiente! A mí me metieron mucho miedo con esa ciudad...pero sobrevisvite! Y con manicura.. reinona! :)

Bueno, intentaré seguir contando la actualidad londinense, aunque me hago cargo q no es lo mismo.. hay fauna también de pelajes curiosos...En el Brexit, q es lo q me pregunta la gente, ni entro. Estoy en una actitud loquetengaqueserserá, y si es horrible.. aquí no hemos venido a sufrir... ah y engánchate a "Serial" q necesito editoras y la única q no ha claudicado es ELENA RIUS...#

Petons y abracada

di

Di Vagando dijo...

MO, el cacao será vegetal pero seguro q tiene alguna grasa animal maligna, pq me dijo q existe el chocolate para veganos. Ah, y el q los ofrecía es vegetariano y DE EXTREMADURA!!!! Y le digo, pero siendo extremenio eres vegetariano también de ibérico???? y que sí. Y yo, pero te gusta? Y él, sí. Pero es por su amor al mundo animal.

Tú y yo somos malas, eso ya lo sabíamos.

love

di

Elena Rius dijo...

Lástima que se haya acabado el viaje, estos divlogs siempre son fuente de risas. Pero, conociéndoos, estoy segura de que dentro de dos o tres semanas estaréis viajando de nuevo. No pierdo la esperanza, pues, de nuevos episodios aventurero-gastronómicos. (Por cierto, ¿espinacas con bechamel para desayunar?)
El Toblerone: a ver, ¿alguien ha visto alguna vez un Toblerone de esos gigantes fuera de un aeropuerto? Creo que los hacen expresamente para consumo de viajeros con jetlag, capaces de comprar cualquier cosa en esa bruma existencial en que se encuentran.
No he estado en el aeropuerto de Doha, pero imagino que será muy parecido al de Dubái, otro no-lugar, del que Lawrence Osborne, en "El turista desnudo", dice: "Son bazares que tienen como objetivo atrapar seducir a los denominados «consumidores en tránsito» con una amplia selección de tiendas, restaurantes y bares. Son pequeñas ciudades ajenas al espacio y al tiempo, utópicos Cualquier Lugar que articulan la naciente civilización turística."
Al menos, tus vuelos de larga distancia te han servido para conocer a Sheldon y compañía. Pero las últimas temporadas no son las mejores, las divertidas de verdad son las primeras. Ahí se muestra Sheldon en todo su esplendor.

Di Vagando dijo...

Ay, ELENA q no, q no veo viaje en el horizonte... lo siguiente son navidades pero eso es en la península de familia y amigos y, aunque pensando bien darían para divagues enloquecidos, no es lo mismo q espinacas-bechamel al desayuno y otras anécdotas grotescas a las q os he malacostumbrado.

LOs TOblerones, yo es q tengo hasta una foto en un prop q Toblerone puso en el aeropuerto de Stansted...no sé cómo defender eso... Y me gusta el concepto de "no-lugar" para estos aeropuertos del horror.

Bueno, Sheldon hemos comenzado a ver desde el principio (los capítulos de la 12 vimos en avión, pero solo 3 o así) y es verdad q tiene golpes muy graciosos. No me gusta obviamente us tratamiento de las mujeres, se nota q son un par de nerdOs (masculinos) los q escriben el guión, pero hay bastantes frases "para subrayar". Cuando dice "the horror"... muero...

besis

di

Elena Rius dijo...

Lo de los no-lugares no es un hallazgo mío, no creas. De hecho, es un concepto de la antropología moderna. Ahí va enlace a un artículo que lo explica más o menos: https://www.lanuevacronica.com/no-lugares-3
Espero que sigas divirtiéndote con Sheldon y compañía, tienen golpes muy buenos. ¡A ver si por ahí acabas aficionándote a las series!

Di Vagando dijo...

ah sí, sí, claro... qué gran concepto no-lugar! se entiende perfectamente. Yo creo q aquel condominio q estuvimos en Sudáfrica, con la seguridad, era un no-lugar. Y luego está la no-gente... no te pasa q alguna vez te cruzas con gente q crees q no existe? Por ejemplo, en Vetusta, a partir de las 3 am, había una zona de bares donde había unos tíos tan raros q yo pensaba q no existían luego de día. No iban, claro, contigo a la facultad, pero es q tampoco encajaban en taxistas, dependientes, fontaneros, aparejadores... no sé, eran seres de la noche, como de atrezzo de la noche.

AY no me hables de las series! q no tengo tiempo! Pero Sheldon sí... ayer vi uno q iba a casa de Raj a cenar y le decía Leonard, "si no estás a gusto, puedes quedarte en un lado leyendo un libro" y él, "por quién me has tomado? por una paria social? Sabes q no es mi estilo". AY qué risa... muy necesaria en estos momentos

di

Elena Rius dijo...

"No-gente", buen concepto. Ahí tienes materia para un post, seguro.
Yo, desde que descubrí el concepto de no-lugar, lo uso mucho, resulta que hay bastante sitios (normalmente de esos donde en realidad no querrías estar) a los que se les puede aplicar.
No sabes lo necesario que resulta el humor en estos momentos, seguro que en UK, pero también en mi tierra. Estos días hubo hogueras bajo mi ventana, así que figúrate: salir de casa y encontrarte en El Líbano...

Di Vagando dijo...

Ay ELENA< hace tanto q no voy por esos antros vetústicos! Te apuesto q si voy estas navidades habrá jóvenes q dirán... "esa tipa, existe de día?" :)

El no-lugar ha entrado con fuerza en mi vida, lo usaré tb como efecto/alivio cómico cuando una esta atrapada en ellos.

MI hermana también mandó hogueras desde su balcón. Muy triste al ver toda esa energía invertida en una causa q nada tiene q ver con las q a mí me importan... la misma causa del Brexit, del Haz-AMerica-Grande-Otra-Vez o del Vivaespania. NO hemos aprendido nada de la historia, es desesperante.