17 de abril de 2019

Divague levemente hipocondríaco, en Meknes (M12)

Miércoles, 17 de Abril de 2019: Meknes (Marruecos 12)
El Jadida también es conocida como "la ciudad portuguesa" (y sigo: "es con sertesa una casa portuguesa"), porque estuvo bajo nuestros vecinos de 1506 a 1769. En la guía dicen que es un centro vacacional playero para los marroquíes y que las mujeres, como en Casa (así llaman a Casablanca), también "forman parte activa de la ciudad" (esto es, van a bares). 

Al despertar, aparte de un bicho en nuestra cama (Mini, para quien no leyera ayer), nos encontramos que las hormigas han colonizado la bolsa de tela donde teníamos las galletas (y frutos secos recubiertos de dulce) de viaje. Han venido en procesión, menuda movida, tengo que lavar la bolsa de tela donde las teníamos y me pica todo. 


A las 0915 estamos desayunando, una señora mayor con la que nos entendemos con mímica nos hace los huevos (fritos! sí!) y su nieto de 2 años corretea por ahí, con esa manera de mirarnos, esconderse cuando ve que le miramos, salir otra vez... en fin, una monada. Al final se hace nuestro amigo y nos hacemos muchas fotos. La abuela viene a ratos y le riñe, por nada, como riñen las abuelas (no así las madres, que siempre tenemos razón). A las 10:00 estamos ya viendo la cisterna portuguesa, una joya arquitectónica que nos quiere explicar un señor que habla un idioma muy gracioso, mezcla a partes igual de castellano, inglés y francés. Lástima que no recuerdo ningún ejemplo (problemas de divagar tantos días después). Paseamos a la salida por las murallas, con el mar de fondo, y hemos de volver al mercado de ayer, para comprar, marditas hormigas, nuevas pastas de viaje. Bueno, yo paso, es cosa del Peda: no hay nada que hacer con los dulces de esta cultura. A las 1200 nos vamos de El Jadida.


Hoy vamos a dormir a Meknes, y nos quedan unas cuatro horas de autopista, pasando pero sin entrar por Casablanca y Rabat. La autopista es aburrida. Pienso en "la enfermedad de Meknes", que estudié hace siglos, sin recordar lo que era. Por fin internet me lo aclara: en 1959 unos desalmados vendieron a la gente aceite contaminado para hacerse ricos. Como resultado, muchos sufrieron secuelas neurológicas, y miles terminaron paralíticos. No recordaba la magnitud de la enfermedad, y me lo recordó este artículo de El Pais. No es una lectura agradable, y se hace muy mala leche, particularmente porque hemos visto tanto minusválidos (y ciegos, como dije el otro día), que pensar que esto se podría haber evitado hierve la sangre. 




 Llegamos a Meknès a las 1630, y aparcamos sin problemas en la zona recomendada por el riad. Los aparcadores de turno nos indican y preguntan por cuántas noches. Esta vez solo es una, y atención al sistema de ticket usado para indicarlo: una espiguita. Una no puede sino enternecerse.  

El riad está de nuevo en la medina, que es particularmente "real". Ya sé que los turistas patéticos no paramos de hablar de lo "auténtico" y demás, soy prototípica hasta en eso, pero este mercado merece mucho la pena. Además, nuestro riad esta en la zona de los "bobinaires", que es donde venden hilos (en sus bobinas). La explosión de color es magnífica. 


Pero antes llegamos al Riad El Ma que está muy bien. Lo llevan dos chicas, que al día siguiente nos cuentan que duermen arriba del todo, como Cenicienta, pienso. Ellas son de un pueblo, al que se van cuando cierra en temporada baja; el dueño es un francés, como siempre. Nos sacan el té de rigor en el patio, que tiene árboles,  una fuente, y gotas de lluvia, porque es amplio y no hay, como en otros, techo de cristal;  el único aquí es el de estas dos mujeres super-trabajadoras que nunca podrán ser las dueñas, y que están enriqueciendo a un gabacho en su ático parisino. Nuestra habitación está en el primer piso, y tiene unas cortinas de hilitos a las que Mini hace trenzas, son así como de las 1001 noches. Si sigues subiendo hay una terraza con piscina esquinera que necesita un reparo (el francés dice que no, que se le va del presupuesto), muchas buganvilias, y gatos repelentes. Pensará el divagante que "la amiga de los animales" no soy, que si pollos, que si gatos.. pero es que tienen aquí un columpio muy agradable.. que huele severamente a gato. Subo a una tercera terraza, más alta, desde donde se ve Meknes toda, y el gato ahí está, desafiándome. Me recuerda al antipático Apolo, el gato de los vecinos al que tuve que subir a alimentar unos días; oh qué espanto sacar esa comida de gato del sobre!


Librería en el zoco!
Por qué maniquies tetonas?


Mo queria ver el reloj
 El paseo por el zoco será mejor ilustrado por las fotos, una vez más. La nota de color es que estoy en busca de alguien que me cambie la correa de mi reloj de viaje. Se trata de un reloj retro enorme, que le regalé a Fashion; nanosegundo después la simpática me informó "no llevo relojes". Así que me lo quedé y ahora, la correa, que era amarilla, a pasado a ser ... un fómite (una nueva enfermedad de Meknes?). Pregunto en una tienda, en una plaza llena de joyerías (qué manía tienen con las joyas, debe ser una parte importante de su PIB), me lleva a una senior que está sentado con un mostradorcillo en medio de la calle, y el se ve encantado con al misión.  con una correa, no entra, otra, tampoco, por fin saca otra-usada-, que funciona, le digo si es posible no usada, que como foco de infección ya llevo la mía. Por fin, se va, y desaparece mucho rato. Esperamos y esperamos, se habrá fugado, pero no, aquí está su mostrador, agarrémonos a él. Por fin aparece con una correa de [lo que parece] piel marrón (yo no sé si es piel-piel, y para mí ya el test es, huele-a-caca-de-paloma, senior qué trauma). Tres euros! Gran ganga, gran ganga! Mini tambien consigue cinco gominolas por un dirham. Rebajas en Meknes!






Llega el momento más temido de cada día: la cena. No nos ponemos de acuerdo, todo pinta mal. Por fin, tras muchas vueltas, terminamos en un sitio callejero de esos que son nuestra especialidad, con unas llamaradas que ríete de las bacterias, o eso pienso para consolarme de estar comiendo de nuevo en un lugar que atenta a la mínima salubridad pública (pero qué no, en Marruecos). 
Lo aseguro: él aceptó!




A la vuelta me cuelgo haciendo fotos a las bobinas de hilo. Me gusta que hay muchos hombres cosiendo, es más, todos son hombres cosiendo, lo que me lleva a replanteármelo. Dónde están las mujeres? A uno de ellos, le pido permiso en lugar de robarle la foto. Me lo da, pero esta es la mirada. 











Ya de vuelta al riad, tirada en la cama. Desde hace unos días, hay alguna gente que "me quiere mandar un mensaje" por instagram. No lo entiendo: si quieres comentar una foto, puedes hacerlo ahí. Por qué querrán mandarme un mensaje? A una persona que nunca sale en las fotos, y cuyo avatar es una bruja de Disney? Así que hoy, por curiosidad, le dejo enviar a uno de esos perfiles, a ver qué se le ofrece. Quién sabe si es un magnate del petróleo que quiere pagarme millones porque recorra el mundo y le haga fotos. Una nunca sabe.  Así que esta noche comienzo un chat con un tipo de Meknes que queda claro que no es ni un magnate, ni el Editor Jefe de National Geographic.  


13 comentarios:

molinos dijo...

¿Qué tienes contra los maniquis tetonas? Normalmente son completamente planas y nunca te he visto protestar grrrrrr

¿Y la foto del reloj?

Di Vagando dijo...

ja ja ja.. no, es que llaman la atención. En un país dodne las mujeres tienen q ir tapadas hasta arriba, de repente eso, a mí me chocó. Me parto con q no he escrito sobre "las maniquíes planas" :):):) un tema de divague futuro! q no se me había ocurrido antes...

OK, foto reloj la pongo esta noche ...

beso

di

NáN dijo...

A lo mejor es porque los hombres van a comprar ropa a sus mujeres en establecimientos con maniquíes tetonas. O sea, las ponen para ellos.

Driver dijo...

La foto de los ovillos de hilo azules es alucinante.
Cuantos tonos diferentes!
Os imagináis?
Supongo que hay que mezclar azul cobalto y blanco en distintas proporciones.
Lo harán en peso o en volumen?
Seguramente lo harán a capón,tras años de observación y paciencia.
Nos ponemos en situación?
Un almirez de piedra y un útil para machacar y mezclar.
Unas bolsitas con tierra de origen férreo, color azul.
Otras de origen calizo de color blanco.
Las peso?
Las mezclo en volúmen.?
No. Soy un artesano y se lo que quiero y còmo obtenerlo.
Tras tres años observando como lo hace el abuelo, me lanzo con precaución y entusiasmo.
Mezclo.
Macero.
Diluyo.
Y tiño.
...
Y un día como otro cualquiera, veo mis ovillos azules sacándose al sol.
Y el color es perfecto.
Llevo años sintiendo ese color en los amaneceres de mi tierra.
Me llamo Idrish, soy artesano.
Y lo que sé lo aprendí de mi abuelo.

Di Vagando dijo...

MO-ya te he puesto el reloj.

Nan, fíjate en las muñecas esas...todos tenemos en mente mujeres con tallas E o así, pero estas son muy raras... igual venden ropa q se ponen solo en casa (es ceñido en el pecho).. Yo cuando veo a las que van con burka en londinium, y entran a esas tiendas con matón en al puerta q los normales nunca entramos (Prada, Jimmy Choo o lo que sea), yo me pregunto para qué, y dicen q es pq en casa, cons us maridos, se ponen el Chanel. En serio? Qué vida más rara. Con tu novio quieres estar en pijama (o en el caso de MO, con su sudadera raida)

Ovillos, DRIVER, ovillos!!!! Por qué he dicho "bobinas" todo el rato... claro q se dice ovillos. Y a mí, como a ti, me encantaron los de los azules... es q poner los azules en gama es precioso...Me alegra q te hayan gustado

Muxus babies

di

Luxindex dijo...

Salta a la vista que son operás, las domingas de los maniquís digo.

Di Vagando dijo...

LUX, es q esa cintura y esas tetas solo las tiene Lara Croft, q es un dibujo! :) Ah, y Barbie.

Luxindex dijo...

Se podría decir que bobina y ovillo son, hablando de manufacturas, sinónimos. Pero no sería verdad del todo. Además, los sinónimos no existen. Se podría matizar que, quizás, es más propio decir bobina cuando el hilo es de lino o de cáñamo, y ovillo cuando es de lana, seda, o de algodón. Pero tampoco sería verdad del todo, pues, por ejemplo, hay ovillos de lino y de cáñamo…

La verdad reside en que la bobina siempre va sobre un carrete, el ovillo, no (se lía sobre sí mismo). Así pues, lo de las magníficas fotografías de Di son bobinas (si no lo digo, reviento).

NáN dijo...

Me niego a aceptar que las maravillosas fotos de DI son pequeñas cosas bobas.

Luxindex dijo...

¡Punto para NáN, qué bueno! Conste que he intentado con ganas replicarte con algo aún más ingenioso. Pero he desistido: «¡No le toques ya más, que así es la rosa!», que dijo el poeta.

Oye, ¿dónde te habías metido? Estaba extrañado de no saber de ti.

Di Vagando dijo...

Me lográis sonrojar en estos últimos divagues con los inmerecidos elogios a las fotos y demás. Muchas gracias. Menos mal q tengo a Fashion q dice "a veces son un poco listado, tipo me he lavado los dientes". Yo, como siempre, culpo al Peda: "Ya, es q uso los diarios factuales del Peda, q amablemente escribe para q no me olvide".

Menudo aprendizaje de ovillos-bobinas, madejas! me ha gustado mucho, LUX y NAN, "pequenias cosas bobas"..si fuera alguien q no sabe ortografía podría ser... relacionado con las vacas...

Venga, muy malo, lo sé... bobinos

love

di

molinos dijo...

Ya he visto el reloj.... en fin.

NáN dijo...

Desde que estoy bordando el papel de El increíble hombre menguante, he perdido 2,5 cm en la pierna izquierda, me siento poco frente al ordenador, y por tanto no veo los blogs, LUX.

Procuraré enmendarme