17 de agosto de 2012

Love is all around Bergen







7 comentarios:

  1. tanto corazoncito me pone nerviosito y me hace pensar en que detrás del bosque hay un campo de concentración.

    Michael Haneke nos contó muy bien en La cinta blanca lo que se esconde tras la pulcritud sonriente apabullante.

    En resumen: ¡Puaghh!

    ResponderEliminar
  2. Por una vez y sin que sirva de precedente comparto opinión con NáN y tanto corazón, corazón. Y encima la canción también tiene tela.

    La foto de Mini si que merecería la pena una exposición.

    ResponderEliminar
  3. ji, ji, jí. Eso Jota, coincidamos solo de pascuas a ramos.

    ResponderEliminar
  4. JOTA y NáN, cómo sois, citarme "La cinta blanca" y estar de acuerdo entre vosotros en el mismo divague! Muchos corazones pero los nórdicos no son tdo pulcritud y sonrisas. Más bien son demasiado BLUNT... tanto q parecen espanioles. A nosotros los british q nos vengan con imperativos en lugar de "could I have...?" y miles de thankyous nos hace dar leves saltitos.

    Me gustan los corazones, será porque soy toda corasao? :)

    LOve from Lund

    di

    ResponderEliminar
  5. Sabes de donde es mi Noruego? El noruego que inspiró mi post sobre el valor del norueguismo en los tios?? De Bergen!!

    Ah si y ahora la parte cultureta...la cinta blanca..muy bien y muy espeluznante...

    y ya.

    He vuelto.

    ResponderEliminar
  6. Ese "He Vuelto" es de los Poltergeist, MO. MIedo.

    A ver, sobre el norueguismo, yo he intentado hacerte un repor, pero claro, no iba a poner mi objetivo en el careto del Noruego Universal en cuestión. Hubo uno, en ocncreto, en un ferry, que andaba yo por cubierta con MIni, disimulando, a ver si le podíá hacer una foto PARA TI, y viene el tío y me dice-atención-: "Quieres q os haga una foto de las dos juntas?". Y yo: "(MALDICION), sí, por supuesto, dale aquí". Nanosegundos sopensando, "ahora le digo q se ponga con MIni, y luego, es igual, ya le hago un crop". Terrible.

    Ahora, había algunos de órdago. No pude hacer al conductor de tranvía de Oslo q valía millones: un tipo larguirucho con dos trenzas rubias que le llegaban a la cintura. Genial, tan friki. Muchos frikis. Has de ir, y PAGAR (nunca mejor dicho) tu obcecación.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.